131 Sólo cuando Dios se vuelve carne el hombre puede ser Su confidente

I

Sólo cuando Dios se humilla en cierta medida

al encarnar y entre los hombres morar,

entonces pueden ser Su confidente y así íntimos ser.

¿Cómo el hombre será Su confidente

si Dios es del espíritu, excelso e impenetrable?

Sólo al ser la misma carne, como es la del hombre,

comprenderá Su voluntad y Dios lo ganará.

II

Dios habla y obra en la carne,

junto al hombre en gozo, penas y aflicciones,

vive en su mundo, lo protege y lo guía,

lo purifica y le da bendición y salvación.

¿Cómo el hombre será Su confidente

si Dios es del espíritu, excelso e insondable?

Sólo al ser la misma carne, como es la del hombre,

comprenderá Su voluntad y Dios lo ganará.

III

Por esto, puede entender la voluntad de Dios

y ser Su confidente; sólo esto es práctico.

Si Dios fuera invisible e intangible al hombre,

¿cómo sería Su confidente? ¿No es esta doctrina ocisa?

¿Cómo el hombre será Su confidente

si Dios es del espíritu, excelso e insondable?

Sólo al ser la misma carne, como es la del hombre,

comprenderá Su voluntad y Dios lo alcanzará.

Sólo cuando Dios se vuelve carne

el hombre puede ser Su confidente.


Adaptado de ‘Sólo los que conocen a Dios y Su obra pueden satisfacer a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 130 El perfecto cuidado de Dios sobre todo

Siguiente: 132 Siempre y cuando no abandones a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro