Pregunta 7: Decís que Pablo no exaltó ni dio testimonio del Señor Jesús. No acepto lo que estáis diciendo. El hermano Pablo escribió muchas cartas. ¿Acaso no eran todas testimonios del Señor Jesús?

Respuesta: Aunque Pablo escribió todas esas cartas, nunca exaltó ni dio testimonio del Señor Jesús Incluso cuando mencionaba al Señor Jesús, sólo estaba usando el nombre de Jesucristo para dar testimonio sobre sí mismo. Por ejemplo, en sus cartas, a menudo decía: “Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios”. Lo que Pablo quería decir era que estaba sirviendo como apóstol del Señor Jesús por voluntad de Dios, no por voluntad del Señor Jesús. ¿Lo llamó Dios desde el cielo? ¡No! El Señor Jesús lo llamó. El Señor Jesús no lo llamó con la identidad de Dios, sino que llamó a Pablo con la identidad de Cristo. Sin embargo, Pablo dijo “por la voluntad de Dios”. No reconoció que el Señor Jesucristo y Dios eran uno y la misma cosa. En las cartas de Pablo, él siempre separaba a Dios, a Cristo y al Espíritu Santo. Pensaba que Dios era Dios y Cristo era Cristo, que Dios está por encima de Cristo y sólo el Padre celestial es el más alto. Podemos ver que Pablo creía en el Dios del cielo, no en Cristo encarnado. Porque Pablo no conoció al Señor Jesús, nunca exaltó al Señor Jesucristo como Dios. Nunca exaltó las palabras de Jesucristo ni dio testimonio del hecho de que Sus palabras eran las palabras de Dios, ni hizo que la gente engrandeciera al Señor Jesús. Por lo tanto, ¿creía Pablo realmente en Cristo? ¿Estaba siguiendo a Cristo y dando testimonio de Él? La verdadera naturaleza de lo que hizo Pablo es muy seria. Según las palabras del apóstol Juan: “Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo” (1 Juan 4:2-3). Este pasaje nos dice que todo los que no reconocen la encarnación de dios son anticristos. Considerando el hecho de que Pablo sólo creía en el Dios del cielo y por lo tanto no creía realmente en Cristo, por lo que respecta a la obra de Jesucristo, Pablo no era un creyente. Pablo agitó la bandera de “un apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios”, y exaltó y se estableció a sí mismo en todo lo que hizo. Siempre quiso estar a la misma altura que el Señor Jesucristo. Esto demuestra plenamente que Pablo era demasiado ambicioso. Nunca reverenció ni obedeció al Señor Jesús en lo más mínimo. Su verdadera naturaleza, la naturaleza del odio a la verdad y la resistencia a Dios, nunca cambió. Esto es otra prueba más de cómo Pablo nunca se arrepintió realmente.

Pablo trabajó y difundió el evangelio durante muchos años, pero nunca predicó ni dio testimonio de las palabras de Jesucristo. Tampoco vimos a Pablo hablar de las verdades expresadas por el Señor Jesús, a pesar de las muchas iglesias a las que viajó. De verdad dudamos cuántas palabras del Señor Jesús estaban en el corazón de Pablo. Por tanto, estamos seguros de que Pablo no buscaba la verdad porque no se centraba en experimentar las palabras del Señor Jesucristo, ni practicó las palabras del Señor Jesús. En su lugar, difundió el evangelio según sus dones, el esfuerzo humano, el conocimiento y la habilidad humana. ¿Cómo iba a ser alguien que buscara la verdad? No es una sorpresa que jamás conociera, amara ni obedeciera al Señor Jesús. Incluso después de obrar durante muchos años, su vieja naturaleza nunca cambió. En su lugar, se volvió cada vez más arrogante y mercenario. Se estableció por medio del trabajo para hacer que otros lo siguieran y lo reverenciaran. Entonces trató de usar eso como capital para hacer un trato con Dios. “He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe. En el futuro me está reservada la corona de justicia […]” (2 Timoteo 4:7-8). Esta frase explica claramente el motivo de Pablo para sus muchos años de trabajo: las recompensas y la corona. Desde el principio hasta el fin, Pablo nunca persiguió la verdad; nunca buscó cambiar su carácter. Sus objetivos y su naturaleza satánica nunca cambiaron en absoluto. El camino que recorrió fue el de los fariseos. Todo esto prueba que nunca se arrepintió de verdad. El Señor Jesús llamó a Pablo para darle la oportunidad de arrepentirse y usarle para difundir el evangelio. El hecho de que el Señor Jesús fuera capaz de conquistar a Pablo, alguien con una naturaleza demoníaca, prueba que Él es todopoderoso. y nos muestra que Él puede hacer que cualquiera sirva a Su obra.

Extracto del guion de la película de “Recuerdos que escuecen”

Anterior: Pregunta 6: Todas estas cosas de las que habláis son pecados que el Pablo cometió antes de aceptar la llamada del Señor. Sin embargo, después de ser iluminado por la gran luz, comenzó a viajar por todas partes difundiendo el evangelio del Señor. Ni siquiera sabemos cuántas iglesias fundó o a cuánta gente llevó a aceptar la salvación del Señor Jesús. Escribió muchas cartas de apoyo a los fieles. Esto demuestra que el hermano Pablo ya se había arrepentido. Puedes llegar a la conclusión de que era un enemigo del Señor Jesús según sus actuaciones antes de regresar al Señor.

Siguiente: Pregunta 8: Dices que Pablo nunca se arrepintió. Bueno, Pablo dijo que para él vivir es Cristo. ¿Cómo interpretas eso?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

5. Por qué se dice que la humanidad corrupta tiene mayor necesidad de la salvación de Dios hecho carne

Dios se hizo carne porque el objeto de Su obra no es el espíritu de Satanás o de cualquier cosa incorpórea, sino el hombre que es de la carne y a quien Satanás ha corrompido. Precisamente porque la carne del hombre ha sido corrompida es que Dios ha hecho al hombre carnal el objeto de Su obra; además, porque el hombre es objeto de la corrupción, ha hecho al hombre el único objeto de Su obra a través de todas las etapas de Su obra de salvación.

1. Las ovejas de Dios oyen Su voz y solo al oír la voz de Dios es posible reunirse con el Señor regresado

Aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su esencia, y aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su expresión. Haciéndose carne, Dios traerá la obra que debe hacer, y haciéndose carne expresará lo que Él es; será, asimismo, capaz de traer la verdad al hombre, de concederle vida, y de mostrarle el camino. La carne que no contiene la esencia de Dios seguramente no es el Dios encarnado; de esto no hay duda.

2. La relación entre cada etapa de la obra de Dios y Su nombre

Una vez se me conoció como Jehová. También se me llamó el Mesías, y las personas me llamaron una vez Jesús el Salvador porque me amaban y respetaban. Pero hoy no soy el Jehová o el Jesús que las personas conocieron en tiempos pasados, soy el Dios que ha vuelto en los últimos días, el que pondrá fin a la era. Soy el Dios mismo que se levanta en los extremos de la tierra, repleto con todo Mi carácter, y lleno de autoridad, honor y gloria.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro