32 Alaba la victoria de Dios Todopoderoso

I

Canta a Dios Todopoderoso y alábalo.

Deja que vuele la música del corazón.

Alaba a Dios, que se encarna aquí en el mundo,

purifica y salva al hombre con la verdad.

Oímos Su voz y lo vemos aparecer.

Con el corazón feliz, volvemos a la casa de Dios.

Comemos y bebemos las palabras de Dios,

disfrutamos de la obra del Espíritu.

Entendemos la verdad y nuestro corazón es libre.

Las palabras de Dios: la única verdad,

el camino de la vida eterna.

Gozamos de una vida cara a cara con Dios.

Vitorea Sion, el reino de Dios ha venido a la tierra.

Alabamos a Dios Todopoderoso por Su victoria,

por Su victoria, por Su victoria.

II

Canta a Dios Todopoderoso y alábalo.

Deja que cante la música tu amor por Él.

Alaba Su justo juicio purifica y salva.

Renacemos aceptando el juicio de Su palabra.

Sufrimos por los refinamientos y pruebas,

pero nuestros corruptos caracteres han cambiado.

Vivimos en la luz y practicamos la verdad.

Liberados, amamos a Dios con honestidad.

Todos los pueblos obedecen y alaban juntos a Dios.

Conocemos y tememos a Dios Todopoderoso.

Nos libramos de Satanás

y obtenemos la salvación de Dios.

Alabamos a Dios Todopoderoso por Su victoria,

por Su victoria, por Su victoria.

III

Canta a Dios Todopoderoso y alábalo.

Deja que la música sacuda el mundo entero.

Alaba las omnipotentes palabras de Dios,

que derrotan a Satanás y crean vencedores,

que se extienden por las naciones y tierras.

Aparece el reino justo de Cristo.

Sus palabras dominan la tierra.

Las naciones y los pueblos veneran juntos a Dios,

disfrutan de las bendiciones del cielo en la tierra.

Todas las cosas se regocijan

porque la gran obra de Dios se ha completado.

Su gloria resplandece a través de todo el firmamento.

Es por eso que el cielo y la tierra parecen totalmente nuevos.

Alabamos a Dios Todopoderoso por Su victoria.

Canta a Dios Todopoderoso y alábalo.

Se regocija todo, Dios regresó victorioso.

Canta a Dios Todopoderoso y alábalo.

Se regocija todo, Dios regresó victorioso.

Anterior: 31 La obra de Dios es realmente maravillosa

Siguiente: 33 Alabamos a Dios y le cantamos

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro