Prefacio

El contenido de Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos está dividido en dos partes: himnos de las palabras de Dios e himnos de la vida de la iglesia.

Los himnos de las palabras de Dios Todopoderoso han sido extraídos en su totalidad de pasajes seleccionados de La Palabra manifestada en carne y Registros de las pláticas de Cristo de los últimos días. La transformación de estas declaraciones esenciales en canciones supone un gran beneficio para los escogidos de Dios en su práctica de las devociones espirituales, de acercarse a Dios, contemplar Sus palabras y comprender la verdad. Son aún más beneficiosos para la gente que experimenta las palabras de Dios y entra en la realidad de las palabras de Dios.

Los himnos de la vida de la iglesia son himnos de testimonio escritos por los escogidos de Dios basándose en sus experiencias del juicio y el castigo de Dios. Estos himnos dan testimonio del efecto que la obra de juicio de Dios tiene en las personas. Dan testimonio de que toda la verdad expresada por Dios Todopoderoso es completamente capaz de conquistar, purificar y perfeccionar a los seres humanos. Prueban por completo que Dios ha creado un grupo de vencedores en China, ha resultado victorioso sobre Satanás y ha obtenido gloria plenamente. Estos himnos les proporcionan fe y fuerza a las personas y los animan a reflexionar sobre sí mismos, a percibir sus deficiencias, a resolver sus dificultades y puntos de confusión, confirmando que solo aquellos que entienden la verdad pueden librarse de la influencia de Satanás, que la verdad puede liberar a la gente. Las buenas canciones son un acompañamiento en la vida, disponibles para ayudar cuando sea necesario. Son una gran fuente de edificación.

8 de agosto de 2020

Siguiente: 1 Himno del reino
(I) El reino ha venido al mundo

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Dios mismo, el único V

La santidad de Dios (II)Ahora, hermanos y hermanas, cantemos un himno. Buscad uno que os guste y cantéis habitualmente. (Nos gustaría...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp