Palabras diarias de Dios | Fragmento 404 | "La Era del Reino es la Era de la Palabra"

Cuando Dios habla, debes recibir inmediatamente Sus palabras para comer de ellas. No importa la medida de lo que entiendas, apégate a la idea de que sólo te centrarás en alimentarte de Su palabra, llegar a conocerla, y practicarla. Esto es algo que debes hacer. No te preocupes sobre cuán grande puede llegar a ser tu estatura; simplemente céntrate en alimentarte de Su palabra. Así es cómo el hombre debe cooperar. Tu vida espiritual es principalmente para entrar en la realidad donde comas y bebas las palabras de Dios y las pongas en práctica. No debes enfocarte en nada más. Los líderes de la iglesia deben ser capaces de guiar a todos los hermanos y hermanas en cuanto a saber cómo comer y beber las palabras de Dios. Esta es la responsabilidad de todos los líderes de la iglesia. Ya sean jóvenes o viejos, todos deben considerar el comer y beber las palabras de Dios con la debida importancia y mantener Sus palabras en sus corazones. Si entras dentro de esta realidad, habrás entrado en la Era del Reino. Hoy en día, la mayoría siente que no pueden vivir sin comer y beber la palabra de Dios, y cualquiera que sea el momento, sienten que Su palabra es novedosa. Seguidamente, el hombre comienza a ubicarse en la senda correcta. Dios usa la palabra para obrar y proveer al hombre. Cuando todos tengan hambre y sed de la palabra de Dios, van a entrar en un mundo de Su palabra.

Dios ha hablado mucho. ¿Cuánto conocimiento tienes de ello? ¿En cuánto has entrado? Si un líder de la iglesia no ha guiado a los hermanos y hermanas a la realidad de la palabra de Dios, ¡han sido negligentes en su deber y han incumplido sus responsabilidades! Cualquiera que sea la profundidad de tu comer y beber, o cuánto puedas recibir, deberás saber cómo comer y beber Su palabra; deberás tratar Su palabra con la debida importancia y comprender la importancia y necesidad que tiene tal comer y beber. Dios ha hablado tanto. Si no comes y bebes Su palabra, ni buscas o pones en práctica Su palabra, no se puede considerar que crees en Dios. Puesto que tú crees en Dios, debes comer y beber Su palabra, experimentar Su palabra, y vivir Su palabra. ¡Sólo esto es creer en Dios! Si dices que crees en Dios, mas no eres capaz de expresar ninguna de Sus palabras ni ponerlas en práctica, no eres considerado un creyente en Dios. Esto es “buscar pan para saciar el hambre”. Hablar únicamente de testimonios triviales, asuntos inútiles, y cuestiones superficiales, y no tener ni siquiera un mínimo de realidad, no constituye creencia en Dios. Por ende, no has captado la manera correcta de creer en Dios. ¿Por qué debes comer y beber más las palabras de Dios? ¿Se considera creencia si no comes ni bebes Sus palabras y sólo buscas ascender al cielo? ¿Cuál es el primer paso para el que cree en Dios? ¿Por cuál camino Dios perfecciona al hombre? ¿Puedes ser perfeccionado sin comer ni beber la palabra de Dios? ¿Puedes ser considerado el pueblo del reino sin que la palabra de Dios sea tu realidad? ¿Qué significa exactamente creer en Dios? Los creyentes en Dios deberían estar poseídos externamente de buena conducta, por lo menos, y es de suma importancia tener la palabra de Dios. No importa lo que suceda, nunca se puede dar la espalda a Su palabra. Tu conocimiento de Dios y el cumplimiento de Su voluntad se logran cabalmente a través de Su palabra. Todas las naciones, denominaciones, y sectores serán conquistados en el futuro a través de la palabra. Dios hablará directamente, y toda la gente sostendrá la palabra de Dios en sus manos; por medio de esto las personas serán perfeccionadas. La palabra de Dios lo impregna todo: la gente habla de la palabra de Dios y practica de acuerdo a la palabra de Dios, mientras que guardada dentro sigue estando la palabra de Dios. Tanto por dentro como por fuera, están inmersos en la palabra de Dios, y así son perfeccionados. Aquellos que cumplen la voluntad de Dios y son capaces de ser Sus testigos, son los que tienen la palabra de Dios como realidad.

Entrando en la Era de la Palabra, es decir, en la Era del Reino Milenario, es la obra que se está completando actualmente. A partir de ahora, practicad la comunión en torno a la palabra de Dios. Sólo a través de comer y beber Su palabra, y de experimentarla, podrás exhibir la palabra de Dios. Sólo a través de tus palabras de experiencia podrás convencer a otros. Si no tienes la palabra de Dios, ¡no podrás convencer a nadie! Todos los que son usados por Dios son capaces de hablar la palabra de Dios. Si no puedes, ello es señal de que el Espíritu Santo no ha obrado dentro de ti, y que no has sido perfeccionado. Esta es la importancia de la palabra de Dios. ¿Tienes un corazón sediento de la palabra de Dios? Los que tienen sed de la palabra de Dios están sedientos por la verdad, y sólo tales hombres son bendecidos por Dios. En el futuro, hay muchas más palabras que Dios dirá a todas las denominaciones. Él, primero habla y pronuncia Su voz en medio de vosotros, y os completa, antes de pasar a hablar y expresar Su voz a los gentiles y conquistarlos. A través de la palabra, todos serán sincera y totalmente convencidos. A través de la palabra de Dios y de Sus revelaciones, el carácter corrupto del hombre ha disminuido. Todos tienen la apariencia del hombre, y el carácter rebelde del hombre también ha disminuido. La palabra obra con autoridad sobre el hombre, y conquista al hombre dentro de la luz de Dios. La obra que Dios llevará a cabo en la era actual, así como los momentos decisivos de Su obra, todo puede encontrarse dentro de Su palabra. Si no lees Su palabra, no entenderás nada. Por medio de tu propio comer y beber Su palabra, comunicando con hermanos y hermanas, y por medio de tus experiencias reales, tu conocimiento de la palabra de Dios llegará a ser completo. Sólo así podrás verdaderamente vivirla en la realidad.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

LA IMPORTANCIA DE LA PALABRA DE DIOS

Los que creen en Dios deben al menos portarse bien. Lo que más importa es tener la palabra de Dios. No importa lo que pase, no te alejes de Su palabra. Conocer y complacer a Dios se consigue con Su palabra. A todas las denominaciones, naciones y grupos, la palabra los conquistará en el futuro. Dios hablará directamente a la gente, y en sus manos, sostendrá Su palabra. Con esto se perfeccionará la gente, y la palabra de Dios impregna todo. La gente practica y habla de la palabra de Dios, mientras mantienen dentro Su palabra. Todos a los que usa Dios pueden vivir Su palabra. Si no puedes hacerlo, esto muestra que el Espíritu Santo no ha obrado en ti, no has conseguido la perfección. Este es el valor de la palabra de Dios, el valor de la palabra de Dios.

Tanto por dentro como por fuera, están inmersos en Su palabra, y así son perfeccionados. Los que dan testimonio y cumplen la voluntad de Dios, tienen Su palabra como su realidad. Entrar en la Era de la Palabra, conocida como la Era del Reino Milenario, es la obra que se está completando ahora. Practica la comunión con lo que dice Dios. Al comer, experimentar Su palabra, puedes vivir la palabra de Dios. Sin un poco de experiencia real ni la vivencia de Su palabra, no convencerías a nadie. Todos a los que usa Dios pueden vivir Su palabra. Si no puedes hacerlo, esto muestra que el Espíritu Santo no ha obrado en ti, no has conseguido la perfección. Este es el valor de la palabra de Dios, el valor de la palabra de Dios.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado