Palabras diarias de Dios | Fragmento 455 | "La forma religiosa de servicio debe prohibirse"

Desde el inicio de Su obra en todo el universo, Dios ha predestinado a muchas personas para que le sirvan, incluyendo gente de todo tipo. Su propósito es cumplir Su propia voluntad y asegurar que Su obra sobre la tierra se lleve a buen término. Este es el propósito de Dios al escoger gente que le sirva. Toda persona que sirva a Dios debe entender esta voluntad de Dios. A través de esta obra suya, la gente está mejor capacitada para ver la sabiduría de Dios y la omnipotencia de Dios, y ver los principios de Su obra en la tierra. Prácticamente, Dios viene a la tierra a hacer Su obra y contactar gente para que ellos conozcan con mayor claridad Sus obras. Hoy en día, este grupo de vosotros sois afortunados de servir al Dios práctico. Esta es una gran bendición para vosotros. Dios realmente os está levantando. Cuando Dios selecciona a una persona para servirle, Él siempre tiene Sus propios principios. Servir a Dios no es solamente un asunto de entusiasmo, como se lo imagina la gente. Hoy una persona puede servir a Dios en Su presencia, como podéis ver, porque es guiada por Dios y tiene la obra del Espíritu Santo; y porque es buscadora de la verdad. Estos son los requisitos mínimos para un siervo de Dios.

Servir a Dios no es una tarea sencilla. Aquellos a quienes no se les cambia su carácter pervertido nunca pueden servir a Dios. Si tu carácter no ha sido juzgado y castigado por la palabra de Dios, entonces tu carácter todavía representa a Satanás. Esto es suficiente para probar que tu servicio a Dios viene de tu propia buena intención. Es un servicio que se basa en tu naturaleza satánica. Sirves a Dios con tu carácter natural y de acuerdo a tus preferencias personales; es más, sigues pensando que Dios ama lo que sea que te guste y que odia lo que sea que no te guste, y tu trabajo está completamente guiado por tus propias preferencias. ¿Se puede llamar esto servir a Dios? En última instancia, tu carácter de vida no cambiará ni un ápice. De hecho te volverás más terco, porque has estado sirviendo a Dios y esto hará que tu carácter corrupto se arraigue profundamente. De esta manera, desarrollarás internamente normas sobre el servicio a Dios que se basan fundamentalmente en tu propio temperamento y en la experiencia derivada de tu servicio de acuerdo con tu propio carácter. Esta es la experiencia y lecciones humanas. Es la filosofía de vida del hombre. La gente como esta está entre los fariseos y los líderes religiosos. Si nunca despiertan y se arrepienten, entonces finalmente se volverán a los falsos cristos quienes aparecerán en los últimos días. Serán impostores. Los falsos cristos y los impostores de los que se habló saldrán de esta clase de gente. Si aquellos que sirven a Dios siguen su conducta y actúan de acuerdo a su propia voluntad, entonces están en peligro constante de ser expulsados. Aquellos quienes aplican sus muchos años de experiencia sirviendo a Dios para atrapar los corazones de la gente, exhortar y controlar a la gente, se enaltecen a sí mismos —y los que nunca se arrepientan, y nunca confiesen, y nunca renuncien a los beneficios de la posición— estas personas caerán ante Dios. Son personas del mismo tipo que Pablo, vanidosas y presumidas en cuanto a su jerarquía y calificaciones. Dios no traerá a la perfección a gente como esta. Esta clase de servicio interfiere con la obra de Dios. La gente ama aferrarse a lo viejo. Se aferra a las nociones del pasado, se aferra a las cosas del pasado. Este es un gran obstáculo a su servicio. Si no puedes librarte de ellas, esas cosas ahogarán toda tu vida. Dios no te elogiará, no en lo más mínimo, ni siquiera si revientas tus piernas o te rompes la espalda trabajando, ni siquiera si eres martirizado en tu servicio a Dios. Todo lo contrario; Él va a decir que tú eres un hacedor de maldad.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

UNA PERSONA NO PUEDE SERVIR A DIOS A MENOS QUE SU CARÁCTER CAMBIE

Servir a Dios no es sencillo, y no podrás hacerlo nunca con un carácter corrupto que tiene licencia para no cambiar. Si a tu carácter no se lo juzgó, si la palabra de Dios no lo castigó, tu carácter representa a Satanás. Esto prueba que tu servicio a Dios seguro surge de tu buena intención, y tu naturaleza satánica es su base. Servir a Dios con carácter natural, según tus preferencias, pensar que Dios se deleita en lo que tú quieres y odia lo que no quieres hacer, si tus preferencias rigen tu labor, ¿puede esto llamarse servir a Dios?

Al final, tu carácter no cambiará y tu servicio te hará más obstinado. Así la corrupción se arraigará, y tu servicio a Dios se basará en tu carácter y tus experiencias. Esta es la filosofía del hombre. Estas personas son fariseos, funcionarios religiosos. Si no se despiertan y arrepienten, serán los falsos Cristos y los engañadores de los que se habla, que en los últimos días aparecerán. Servir a Dios no es sencillo, y no podrás hacerlo nunca con un carácter corrupto que tiene licencia para no cambiar.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado