Palabras diarias de Dios | Fragmento 498 | "Solo amar a Dios es realmente creer en Él"

¿A qué estado interno de las personas van dirigidas estas pruebas? Apuntan al carácter rebelde en los seres humanos que es incapaz de satisfacer a Dios. Hay mucha impureza dentro de las personas, y mucha hipocresía; por tanto, Dios las somete a pruebas con el fin de purificarlas. Pero si hoy eres capaz de satisfacerle, las pruebas del futuro serán un perfeccionamiento para ti. Si hoy eres incapaz de satisfacerle, las pruebas del futuro te tentarán, y caerás inconscientemente; en ese momento serás incapaz de ayudarte, porque no puedes estar a la altura de la obra de Dios ni posees una estatura práctica. Así pues, si deseas ser capaz de mantenerte firme en el futuro, satisfacer mejor a Dios, y seguirle hasta el final, hoy debes edificar un fundamento sólido, debes satisfacer a Dios poniendo en práctica la verdad en todas las cosas, y ser consciente de Su voluntad. Si practicas siempre de esta forma, habrá un fundamento en ti, y Dios inspirará en ti un corazón que le ame, y te dará fe. Un día, cuando una prueba te sobrevenga realmente, es posible que puedas sufrir algún daño y sentirte agraviado hasta cierto punto, sufrir un pesar devastador como si hubieras muerto; sin embargo, tu amor a Dios no cambiará y pasará a ser incluso más profundo. Esas son las bendiciones de Dios. Si hoy eres capaz de aceptar todo lo que Él dice y hace, con un corazón obediente, Él te bendecirá sin duda, y por tanto serás alguien bendecido por Dios, que recibe Su promesa. Si hoy no practicas, cuando las pruebas te sobrevengan un día no tendrás fe ni un corazón amoroso, y en ese momento la prueba se convertirá en tentación; serás sumergido en la tentación de Satanás y no tendrás forma de escapar. Hoy puedes ser capaz de mantenerte firme cuando te venga una pequeña prueba, pero no podrás hacerlo necesariamente cuando una prueba mayor te suceda algún día. Algunas personas son engreídas y se creen ya casi perfectas. Si no profundizas más en esos momentos, y permaneces complaciente, estarás en peligro. Hoy, Dios no hace la obra de las pruebas mayores; se diría que todo parece ir bien, pero cuando Él te pruebe, descubrirás que eres demasiado deficiente, porque tu estatura es demasiado pequeña, y eres incapaz de soportar pruebas mayores. Si hoy no sigues adelante, si te quedas en el mismo lugar, caerás cuando llegue el gran viento. Deberíais considerar a menudo cuán pequeña es vuestra estatura; sólo así progresaréis. Si sólo ves que tu estatura es demasiado pequeña durante las pruebas, que tu fuerza de voluntad es muy débil, que hay muy poca realidad dentro de ti, y que no eres adecuado para la voluntad de Dios; si sólo eres consciente de estas cosas en ese momento, será demasiado tarde.

Si no conoces el carácter de Dios, caerás inevitablemente durante las pruebas, porque no sabes cómo perfecciona Él a las personas ni por qué medios lo hace; y cuando Sus pruebas te sobrevengan y no concuerden con tus conceptos, serás incapaz de mantenerte firme. El amor verdadero de Dios es todo Su carácter, y cuando este se te muestra, ¿qué proporciona esto a tu carne? Cuando se te muestre el carácter justo de Dios, tu carne sufrirá inevitablemente mucho dolor. Si no lo padeces, Dios no puede perfeccionarte ni serás capaz de dedicarle amor sincero. Si Dios te perfecciona, te mostrará sin duda todo Su carácter. Desde el momento de la creación hasta hoy, Él nunca ha mostrado todo Su carácter; sin embargo, durante los últimos días se lo revelará a este grupo de personas a las que ha predestinado y seleccionado. Perfeccionando a las personas deja al descubierto Su carácter, por medio de esto completa a un grupo de personas. Ese es el amor verdadero de Dios por las personas. Experimentar el verdadero amor de Dios por ellas requiere que los seres humanos soporten un dolor extremo, y paguen un alto precio. Sólo después de esto las ganará Dios y serán capaces de devolverle su amor sincero; sólo entonces quedará satisfecho el corazón de Dios. Si las personas desean que Dios las perfeccione, cumplir Su voluntad y darle todo su amor sincero, deben experimentar mucho sufrimiento y muchos tormentos en las diversas circunstancias, sufrir un dolor peor que la muerte y, en última instancia, se verán obligados a devolverle a Dios su corazón sincero. Durante las dificultades y el refinamiento se revela si alguien ama a Dios con sinceridad o no. Dios purifica el amor de las personas, y esto también se logra en medio de los sufrimientos y el refinamiento.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado