Palabras diarias de Dios | Fragmento 528 | "Las experiencias de Pedro: su conocimiento del castigo y del juicio"

Para los que van a ser perfeccionados, es indispensable este paso de la obra de ser conquistados; sólo cuando el hombre ha sido conquistado puede experimentar la obra de ser perfeccionado. No hay gran valor en sólo desempeñar el papel de ser conquistado, ya que no te hará apto para que Dios te use. No vas a tener los medios para jugar tu parte de esparcir el evangelio porque no buscas la vida, y no buscas los cambios y la renovación de ti mismo, y por eso no tienes una experiencia actual de vida. Durante esta obra paso a paso, hubo una vez que actuaste como un hacedor de servicio, y como un complemento, pero si últimamente no buscas ser Pedro, y tu búsqueda no es de acuerdo al camino por el cual Pedro fue perfeccionado, entonces, naturalmente, no experimentarás cambios en tu carácter. Si eres alguien que buscas ser perfeccionado, entonces habrás dado testimonio, y dirás: “En esta obra paso a paso de Dios, he aceptado la obra de Dios del castigo y el juicio, y aunque he soportado gran sufrimiento, he llegado a conocer cómo Dios me perfecciona, he obtenido la obra que Dios hace, he adquirido el conocimiento de la justicia de Dios, y Su castigo me ha salvado. Su justo carácter ha venido sobre mí, y me ha traído bendiciones y gracia, y Su juicio y castigo me han protegido y purificado. Si Dios no me hubiera castigado y juzgado, y si las palabras duras de Dios no hubieran venido sobre mí, no hubiera llegado a conocer a Dios ni tampoco hubiera sido salvado. Hoy veo que, como criatura, no sólo uno se goza de todas las cosas que el Creador hizo, sino que, lo más importante, todas las criaturas deben gozar el justo carácter de Dios, y gozar Su justo juicio, porque el carácter de Dios es digno de que el hombre lo goce. Como una criatura a la que Satanás ha corrompido, uno debe gozar el justo carácter de Dios. En Su justo carácter hay castigo y juicio y, lo que es más, hay mucho amor. Aunque soy incapaz de obtener completamente el amor de Dios hoy, he tenido la buena fortuna de verlo, y en esto he sido bendecido”. Esta es la senda que caminan los que experimentan ser perfeccionados, y el conocimiento del que hablan. Tales personas son las mismas que Pedro; tienen las mismas experiencias que Pedro. Tales personas son también las que han ganado la vida, y las que poseen la verdad. Si el hombre experimenta hasta el final, durante el juicio de Dios se librará, de una manera inevitable y completa, de la influencia de Satanás, y Dios lo ganará.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

¿ERES TÚ EL QUE DESEA SER PERFECCIONADO POR DIOS?

Si eres de los que luchan por ser perfeccionados, deberás dar testimonio y dirás:

I

""En cada etapa de lo que Dios hace, he aceptado Su castigo y Su juicio. Aunque he sufrido, me he ganado la obra de Dios, he conocido Su justicia y perfeccionamiento. El carácter justo de Dios me ha dado bendiciones y la gracia, y Su juicio me ha salvado, protegido y purificado. Las duras palabras de Dios, Su castigo y juicio, me han salvado y así lo conozco a Él"". Es el sendero de los que son perfeccionados; esa es la sabiduría de la que hablan. Se han ganado la vida, son como Pedro, poseen la verdad de Dios mismo. Al seguir este sendero hasta el final, el castigo y el juicio los purificarán. Se librarán de Satanás y serán ganados por Dios.

II

""Y hoy he visto, como una criatura de Dios, no sólo disfrutamos todo lo que hizo el Creador, sino lo que es más importante, los seres que Él creó deben disfrutar de Su carácter y justicia. El hombre debe disfrutar del carácter de Dios y las criaturas corruptas deben aceptar Su justicia. Hay juicio, castigo y también un gran amor. Aunque no me gano todo Su amor, verlo es una bendición"". Es el sendero de los que son perfeccionados; esa es la sabiduría de la que hablan. Se han ganado la vida, son como Pedro, poseen la verdad de Dios mismo. Al seguir este sendero hasta el final, el castigo y el juicio los purificarán. Se librarán de Satanás y serán ganados por Dios, por Dios.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado