Palabras sobre la actitud hacia la verdad y hacia Dios (Fragmento 6)

En los últimos días, el Creador declaró públicamente todas estas palabras y reveló a todo tipo de personas. Actualmente, todos se enfrentan a la verdad, al camino verdadero y a las declaraciones del Creador, y se revelan todo tipo de voces y puntos de vista. Algunos pensamientos y puntos de vista se inclinan hacia lo distorsionado, algunos son santurrones y arrogantes, otros son conservadores, adhieren a la cultura tradicional, y están podridos, y muchos son estúpidos e ignorantes. Incluso hay algunas personas que odian la verdad y son hostiles hacia ella que arremeten en frenesí como perros enloquecidos, juzgando despreocupadamente y condenando imprudentemente la verdad y las cosas positivas. Juzgan y condenan caprichosamente cualquier cosa positiva y expresión de la verdad y no hacen un esfuerzo por discernir si está bien o mal, o si contiene la verdad. Estas personas son animales y diablos. Cuando los humanos se enfrentan a la verdad y al camino verdadero, tienen muchos puntos de vista distintos que revelan y desenmascaran la fealdad satánica de su intolerancia, terquedad, intransigencia y arrogancia. Tenéis que aprender a discernir y a expandir vuestra comprensión de esto al mismo tiempo que buscáis algo de la verdad. Si estas cosas se revelan en aquellos que no creen y que no han aceptado la obra de Dios de los últimos días, ¿las manifestáis vosotros entonces? A veces, la forma en que las manifestáis y las decís es diferente, pero en realidad reveláis el mismo carácter que los no creyentes. Es parecido a cuando algunas personas aceptan al Señor Jesús y creen que todo el mundo bajo el sol que no le acepte es inferior. Creen que, porque han aceptado la salvación de la cruz del Señor Jesús, son personas superiores y menosprecian a todos. ¿Qué tipo de carácter es este? Les falta comprensión, son demasiado intolerantes y extremadamente arrogantes y santurrones. Ven que otros revelan actitudes corruptas, pero no ven que ellos también revelan las mismas actitudes. ¿Manifestáis estas cosas? Sin lugar a dudas, pues todas las actitudes corruptas del hombre son exactamente las mismas, y se debe solo a la obra y salvación de Dios, a las necesidades de Su obra o Su predestinación que haya una diferencia en las esencias-naturaleza, las búsquedas y los anhelos de cada tipo de persona. Algunas no tienen corazón ni espíritu. Son personas muertas y bestias que no entienden la fe. Estas personas son lo más bajo de toda la humanidad y no se pueden considerar seres humanos. Aquellos que aceptan la nueva obra de Dios entienden más la verdad, su comprensión y su entendimiento de Dios son mayores y sus teorías y puntos de vista son de un nivel superior. Del mismo modo que aquellos que creen en el cristianismo tienen un mayor entendimiento de Dios y un mayor conocimiento de las creaciones y la obra del Creador que los creyentes de Jehová que respetan la ley, aquellos que aceptan la tercera etapa de la obra tienen un mayor entendimiento de Dios que los creyentes del cristianismo. Como cada etapa de la obra de Dios es superior a la anterior, se infiere que, naturalmente, el entendimiento de las personas será sin duda cada vez mayor. No obstante, si lo miras de otra forma, las actitudes corruptas que reveláis después de aceptar esta etapa de la obra son las mismas en esencia que las actitudes corruptas que revelan las personas religiosas. La única diferencia es que vosotros ya habéis aceptado esta etapa de la obra, habéis escuchado muchos sermones, habéis entendido muchas verdades, habéis ganado un entendimiento verdadero de vuestra esencia-naturaleza y habéis cambiado de verdad en algunos aspectos aceptando y practicando la verdad. Por lo tanto, cuando observáis de nuevo el comportamiento que manifiestan las personas religiosas, pensáis que son más corruptas que vosotros. Pero, en realidad, si os colocaran junto a ellas, veríais que las actitudes de las personas hacia Dios y la verdad son las mismas, todos actuáis según nociones y figuraciones y vuestras preferencias, y vuestras actitudes corruptas son las mismas. Si hubieran aceptado esta etapa de la obra, escuchado estos sermones y entendido estas verdades, entonces no habría mucha diferencia entre vosotros y ellos. ¿Qué podéis ver de este asunto? Podéis ver que la verdad hace cambiar a las personas, que estas palabras que dice Dios y estos sermones que predica son la salvación de toda la humanidad y cosas que toda la humanidad necesita. No están pensadas para satisfacer solo a las personas de un grupo, etnia, categoría o color de piel en particular. Satanás ha corrompido a toda la humanidad y esta tiene actitudes satánicas. No hay una gran diferencia en términos de sus esencias corruptas, es solo que su color de piel, etnia y el entorno y el sistema social en el que crecieron no son los mismos, o que hay pequeñas diferencias en la cultura tradicional, el contexto y la educación recibida. Pero estas solo son apariencias exteriores; un mismo Satanás ha corrompido a toda la humanidad, y su esencia-naturaleza corrupta es la misma. Por lo tanto, estas palabras que Dios dice y esta obra que hace no van dirigidas a personas de un grupo étnico o país en particular, sino más bien a toda la humanidad. Incluso cuando hay diferencias en la cultura y el contexto de distintas etnias, o diferencias en la educación recibida, sus actitudes corruptas son exactamente las mismas a ojos de Dios. Por lo tanto, aunque una etapa de Su obra se realiza en un lugar, produce un cambio en todas partes y se aplica a toda la humanidad, puede salvar y proveer a toda la humanidad. Algunas personas dicen: “Los europeos y las personas de otros países no son descendientes del gran dragón rojo; por lo tanto, ¿no sería inapropiado que Dios dijera que toda la humanidad está profundamente corrupta?”. ¿Son correctas estas palabras? (No, no lo son. Toda la humanidad tiene la misma esencia-naturaleza que ha corrompido Satanás). Así es, “descendientes del gran dragón rojo” es solo la denominación de las personas de una etnia; no significa que aquellas que reciban esta denominación y aquellas que no posean esencias diferentes. En efecto, sus esencias siguen siendo las mismas. Toda la humanidad yace bajo la mano del maligno, Satanás ha corrompido a todos y sus esencias-naturaleza corruptas son exactamente iguales. Ahora, cuando los chinos oyen las palabras que Dios dice, se rebelan y se resisten, tienen nociones y figuraciones, así se manifiestan. Cuando estas palabras se repiten a personas de otra etnia, también manifiestan figuraciones, nociones, rebeldía, arrogancia, santurronería e incluso resistencia; es exactamente lo mismo. Toda la humanidad, sin importar la etnia y el contexto cultural, no manifiesta otra cosa que el comportamiento de humanos corruptos que pone en evidencia Dios.

Las actitudes corruptas son comunes a toda la humanidad, todas son las mismas, con más similitudes que diferencias, y sin distinciones obvias. Estas palabras que Dios dice y las verdades que expresa no solo salvan a una etnia, un país o un grupo de personas: Dios salva a toda la humanidad. ¿Qué os demuestra esto? ¿Hay alguien en la raza humana que no se haya sometido a la corrupción de Satanás y pertenezca a una categoría o clase distinta de personas? ¿Hay alguien que no sea objeto de la soberanía de Dios? (No, no hay nadie). ¿Cuál es el significado de las palabras que digo? Dios ejerce la soberanía sobre toda la humanidad y esta fue creada por un solo Dios. No importa el grupo étnico, el tipo de ser humano o lo competente que sean, todos fueron creados por Dios. A ojos del hombre, algunas personas son diferentes a otras y superiores, pero a ojos de Dios todos son iguales, todos los seres humanos son iguales ante los ojos de Dios. ¿Dónde lo veis? Las diferencias en el color de la piel y el idioma son meras apariencias, pero las actitudes corruptas de las personas y sus esencias-naturaleza son las mismas, esta es la verdad del asunto. Cuando se enfrentan a cualquier ser humano que tenga un carácter corrupto satánico, las palabras de Dios pueden lograr resultados. Van dirigidas al carácter corrupto de las personas y pueden resolver todas las actitudes corruptas de la humanidad. Esto muestra que todas las palabras de Dios son la verdad, que pueden proveer, purificar y salvar a la humanidad, eso es innegable. Ahora, las palabras que expresa Dios en los últimos días ya se han difundido por todos los países y etnias del mundo. ¡Es un hecho! ¿Y cuál ha sido la reacción del hombre? (Ha habido todo tipo de reacciones). ¿Y qué indican o reflejan todos estos tipos de reacciones sobre la esencia del hombre? Demuestran que la esencia-naturaleza del hombre es la misma, sus reacciones son las mismas que aquellas de los fariseos y los judíos cuando el Señor Jesús vino a obrar: tienen aversión hacia la verdad, están llenos de figuraciones y nociones sobre Dios y su fe en Él existe dentro de figuraciones y nociones ilusorias. La humanidad en su conjunto no conoce a Dios y se resiste a Él. Al escuchar las palabras de Dios, su primera reacción o las cosas de su esencia-naturaleza que revelan con naturalidad son la resistencia y la hostilidad hacia Dios. Esto es algo que todos tienen en común. Todas sus voces y puntos de vista negativos, cuando se enfrentan a las verdades que expresa Dios, nacen de la esencia naturaleza de la humanidad corrupta y son representativos de esta raza humana. Sus nociones y figuraciones son las mismas que las que tenían los sumos sacerdotes, los escribas y los fariseos sobre Dios cuando llegó el Señor Jesús, no han cambiado. Los religiosos han llevado la cruz durante 2000 años, pero permanecen igual, sin cambiar lo más mínimo. Cuando las personas no han ganado la verdad, estas son las cosas que revelan de forma natural y que salen de ellas de forma innata, y esta es su actitud hacia Dios. Por lo tanto, si una persona cree en Dios, pero no persigue la verdad, ¿se puede arreglar su carácter corrupto? (No, no se puede). No importa cuánto tiempo haya creído, no podrá resolver el problema de su carácter corrupto si no persigue la verdad. Hace dos mil años, los fariseos se resistieron y condenaron con furia al Señor Jesús y lo crucificaron. Ahora, los pastores, los ancianos, los padres y los obispos del mundo religioso todavía se resisten y condenan con furia a Dios encarnado, igual que hicieron los fariseos. Si uno se presentara ante ellos y testificara que Dios está encarnado, podrían apresarle y matarle, y si Dios encarnado fuera a predicar a los lugares de culto de cada religión principal, seguramente le volverían a crucificar o le entregarían a aquellos que están en el poder. No serían nada blandos con Él porque las esencias-naturaleza de los seres humanos corruptos son las mismas. ¿Tenéis alguna reacción dentro cuando oís estas palabras? ¿Creéis que aquellos que han creído en Dios durante muchos años, pero que no han perseguido la verdad de forma alguna, son bastante aterradores? (Un poco). ¡Es algo aterrador! Llevar la Biblia y una cruz, confiar en la ley, llevar las ropas de los fariseos o las túnicas de los sacerdotes y resistirse y condenar a Dios públicamente en los templos, ¿no es esto lo que los creyentes en Dios hacen a plena luz del día? ¿Dónde están las personas que condenan y se resisten a Dios? No hay que buscar muy lejos. Cualquiera de entre Sus creyentes que no acepta la verdad y siente aversión por ella se resiste a Dios, es un anticristo y un fariseo.

Si las personas no persiguen la verdad y no la pueden ganar, nunca conocerán a Dios. Cuando estas no conocen a Dios, siempre permanecerán hostiles hacia Él y no les será posible ser compatibles con Él. No importa lo mucho que tu corazón desee de forma subjetiva amar a Dios y no desee resistirse a Él, es inútil. No sirve de nada tener solo el deseo o querer contenerte, ya que es una cuestión involuntaria que determina la naturaleza de las personas. Por lo tanto, debes buscar convertirte en una persona que tiene la verdad, buscar practicar la verdad, desechar tu carácter corrupto, entrar en las realidades verdad y conseguir la compatibilidad con Dios: esta es la senda correcta. Debéis saber en vuestro corazón que la parte más importante de creer en Dios es perseguir la verdad, y debéis captar algunos pragmatismos respecto a con qué aspectos deberíais empezar al buscar la verdad, así como qué tenéis que hacer, cómo plantear vuestros deberes, cómo acercarte a cada tipo de persona a vuestro alrededor, cómo plantear asuntos y cosas de todo tipo, qué punto de vista deberíais adoptar al plantearlos y qué planteamiento se ajusta a los principios-verdad. Si no buscas la verdad ni entiendes los principios-verdad y solo eres capaz de seguir los preceptos y definir las cosas según ellos, al igual que según la lógica, las nociones y las figuraciones, entonces tu forma de practicar está equivocada y solo demuestra que durante tus años de fe en Dios solo has seguido los preceptos al pie de la letra, pero no has entendido la verdad y no tienes la realidad. Seguir los preceptos y vivir según nociones y figuraciones es agotador y fatigoso para ti, pero es un desperdicio de esfuerzo y Dios no te dará ni un ápice de aprobación. ¡Te mereces estar exhausto! Si tienes entendimiento espiritual y comprensión pura al leer las palabras de Dios o escuchar los sermones y enseñanzas, entonces cuanta más experiencia tengas, más entenderás y ganarás, y todas las cosas que entiendas serán prácticas y conformes a la verdad. Entonces, habrás ganado la verdad y la vida. Si las cosas que has ganado y entendido después de creer en Dios durante muchos años siguen siendo materia de doctrinas y preceptos, de nociones y figuraciones, y las reglas y las regulaciones te vinculan, entonces estás completamente acabado. Esto demuestra que no has ganado la verdad y que no tienes vida. No importa los años que hayas creído en Dios ni cuántas palabras y doctrinas puedas predicar, sigues siendo una persona absurda y atolondrada. Aunque no suene bien decirlo así, es la realidad. Hay muchas personas que han creído en Dios durante años, pero que no ven que la verdad y Cristo poseen el poder en la casa de Dios y que el Espíritu Santo detenta la soberanía sobre todo. Las personas que son así no tienen entendimiento alguno y no son más que ciegas. Algunos ven a Dios juzgar y castigar o perfeccionar a un grupo de personas, mientras que descarta a muchos otros, y por eso dudan del amor de Dios e incluso de Su justicia. ¿Tienen personas así alguna capacidad de comprensión? ¿Tienen algo de entendimiento? Es justo decir que son personas absurdas sin ninguna capacidad para entender. Las personas absurdas siempre miran las cosas a la luz de la insensatez; solo aquellos que entienden la verdad pueden ver las cosas con exactitud y de acuerdo con la realidad.

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Conéctate con nosotros en Messenger