Palabras diarias de Dios | Fragmento 87 | "Sólo al experimentar pruebas dolorosas puedes conocer el encanto de Dios"

¿A través de qué método se alcanza la perfección del hombre por parte de Dios? Se alcanza por medio de Su justo carácter. El carácter de Dios consiste principalmente de la justicia, la ira, la majestad, el juicio y la maldición y perfecciona al hombre principalmente por medio de Su juicio. Algunas personas no entienden y preguntan por qué es que Dios sólo puede perfeccionar al hombre por medio del juicio y la maldición. Dicen: “Si Dios maldijera al hombre, ¿no moriría el hombre? Si Dios juzgara al hombre, ¿el hombre no sería condenado? Entonces, ¿cómo puede todavía ser perfeccionado?”. Esas son las palabras de la gente que no conoce la obra de Dios. Lo que Dios maldice es la desobediencia del hombre y lo que Él juzga son los pecados del hombre. Aunque Él habla severamente y de manera implacable, Él revela todo lo que hay dentro del hombre y a través de estas palabras severas revela lo que es esencial dentro del hombre pero a través de ese juicio le da al hombre un conocimiento profundo de la esencia de la carne y, por lo tanto, el hombre se somete a Dios. La carne del hombre es del pecado y de Satanás, es desobediente y el objeto del castigo de Dios. Por tanto, para permitirle al hombre que se conozca a sí mismo, las palabras del juicio de Dios le deben suceder y todo tipo de refinamiento se debe emplear; sólo entonces puede ser efectiva la obra de Dios.

De las palabras que Dios ha hablado se puede ver que Él ya ha condenado la carne del hombre. ¿No son estas palabras, entonces, las palabras de maldición? Las palabras que Dios habló revelan lo que el hombre es en realidad y por medio de esa revelación es juzgado, y cuando ve que no puede satisfacer la voluntad de Dios, dentro de él siente aflicción y remordimiento, siente que está tan en deuda con Dios y que no puede alcanzar la voluntad de Dios. Hay veces en las que el Espíritu Santo te disciplina desde el interior, y esta disciplina procede del juicio de Dios; hay veces en las que Dios te reprende y esconde Su rostro de ti, cuando no te presta atención y no obra dentro de ti, castigándote silenciosamente con el propósito de refinarte. La obra que Dios hace en el hombre es principalmente para poner en claro Su justo carácter. ¿Qué testimonio de Dios da el hombre en última instancia? El hombre testifica que Dios es el Dios justo, que Su carácter es la justicia, la ira, el castigo y el juicio; el hombre da testimonio del justo carácter de Dios. Dios usa Su juicio para hacer perfecto al hombre, ha amado al hombre y salvado al hombre, pero, ¿cuánto está comprendido en Su amor? Hay juicio, majestad, ira y maldición. Aunque Dios maldijo al hombre en el pasado, no echó por completo al hombre en el abismo, sino que usó ese medio para refinar la fe del hombre; no hizo morir al hombre, sino que actuó con la intención de hacer perfecto al hombre. La esencia de la carne es aquello que es de Satanás, Dios lo dijo exactamente bien, pero los hechos que Dios lleva a cabo no se completan de acuerdo a Sus palabras. Te maldice para que lo ames y para que conozcas la esencia de la carne; te castiga con el propósito de que despiertes, para permitirte que conozcas las deficiencias que hay dentro de ti y para que conozcas la total indignidad del hombre. Por consiguiente, las maldiciones de Dios, Su juicio y Su majestad e ira, todo es con el fin de hacer perfecto al hombre. Todo lo que Dios hace en la actualidad, y el justo carácter que deja claro dentro de vosotros, todo es con el fin de hacer perfecto al hombre. Ese es el amor de Dios.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

EL JUICIO ES LA PRINCIPAL FORMA QUE TIENE DIOS DE PERFECCIONAR AL HOMBRE

Dios perfecciona al hombre mediante Su carácter justo. Justicia, maldiciones, ira, majestad y juicio. El carácter de Dios consta de esto. Y, con el juicio, Él perfecciona al hombre. Hay quienes no entienden y preguntan por qué es que Dios sólo puede perfeccionar al hombre, perfeccionarlo por medio del juicio y la maldición. ¿Acaso no moriría el hombre si Dios lo maldijera? Si Dios juzga al hombre, ¿acaso no sería condenado? ¿Cómo puede todavía ser perfeccionado? Estas son las preguntas que formulan los que no conocen la obra de Dios. Dios perfecciona al hombre mediante Su carácter justo. Justicia, maldiciones, ira, majestad y juicio. El carácter de Dios consta de esto. Y, con el juicio, Él perfecciona al hombre.

Lo que Dios maldice es la desobediencia del hombre y Él juzga los pecados del hombre. Aunque habla severamente y con vehemencia, revela la esencia del hombre con estas palabras. Ese juicio le permite al hombre ver la esencia de su carne y así someterse con obediencia a Dios. Dios perfecciona al hombre mediante Su carácter justo. Justicia, maldiciones, ira, majestad y juicio. El carácter de Dios consta de esto. Y, con el juicio, Él perfecciona al hombre.

La carne del hombre es de pecado y Satanás, desobediente y objeto del castigo de Dios. Para permitirle al hombre conocerse, el juicio de Dios le debe suceder. Todo refinamiento se debe usar. Sólo así será efectiva la obra de Dios. El juicio es la forma de Dios de perfeccionar al hombre. Dios perfecciona al hombre mediante Su carácter justo. Justicia, maldiciones, ira, majestad y juicio. El carácter de Dios consta de esto. Y, con el juicio, Él perfecciona al hombre.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp