Palabras diarias de Dios | Fragmento 176 | "La obra de Dios y la obra del hombre"

La obra del Espíritu Santo se trata de permitirles a las personas obtener beneficios; se trata de edificar a las personas; no hay una obra que no beneficie a las personas. No importa si la verdad es profunda o superficial ni cuál sea el calibre de los que aceptan la verdad, lo que sea que el Espíritu Santo haga, todo es beneficioso para las personas. Pero la obra del Espíritu Santo no se puede hacer de una manera directa; debe pasar a través de los hombres que cooperan con Él. Es sólo de esta manera que los resultados de la obra del Espíritu Santo se pueden alcanzar. Por supuesto, cuando es la obra directa del Espíritu Santo, no ha sido adulterada en lo absoluto; pero cuando usa al hombre como vínculo, se mezcla mucho y no es la obra original del Espíritu Santo. De esta manera, la verdad cambia en diferentes grados. Los seguidores no reciben el significado original del Espíritu Santo sino una combinación de la obra del Espíritu Santo y la experiencia y conocimiento del hombre. La parte de la obra del Espíritu Santo que reciben los seguidores es correcta. La experiencia y el conocimiento del hombre que se reciben, varían porque los obreros son diferentes. Una vez que los obreros tienen el esclarecimiento y la guía del Espíritu Santo, su experiencia subsiguiente se basará en este esclarecimiento y guía. Dentro de estas experiencias se combinan la experiencia y la mente del hombre, así como el ser de la humanidad, después de lo cual obtiene el conocimiento o la visión que debe. Este es el camino de la práctica después de que el hombre ha experimentado la verdad. Este es el camino de la práctica no siempre es la misma porque las personas tienen experiencias diferentes y las cosas que las personas experimentan son diferentes. De esta manera, el mismo esclarecimiento del Espíritu Santo resulta en un conocimiento y práctica diferentes porque los que reciben el esclarecimiento son diferentes. Algunas personas cometen errores mínimos durante la práctica mientras que otras cometen errores mayores, y algunas no hacen otra cosa sino cometer errores. Esto se debe a que las habilidades de las personas para entender difieren y porque su calibre inherente también difiere. Algunas personas lo entienden de esta manera después de escuchar un mensaje, y algunas personas lo entienden de esa manera después de escuchar una verdad. Algunas personas se desvían ligeramente; y algunas para nada entienden el verdadero significado de la verdad. Por lo tanto, la manera en que alguien lo entienda es la manera en que liderará a los demás: esto es exactamente cierto porque su obra sólo está expresando su ser. Las personas que son guiadas por los que tienen un entendimiento correcto de la verdad también tendrán un entendimiento correcto de la verdad. Incluso si hay personas que tienen errores en el entendimiento, son muy pocas, y no todas las personas tendrán errores. Las personas que son guiadas por los que tienen errores en el entendimiento de la verdad sin duda estarán equivocadas. Estas personas estarán equivocadas en todo el sentido de la palabra. El grado de entendimiento de la verdad entre los seguidores depende en gran medida de los obreros. Por supuesto, la verdad de Dios es correcta, sin error y es absolutamente cierta. Pero, los obreros no son del todo atinados y no se puede decir que sean completamente confiables. Si los obreros tienen una manera de practicar la verdad que sea muy práctica, entonces los seguidores también tendrán una manera de practicarla. Si los obreros no tienen una manera de practicar la verdad, sino que sólo tienen doctrina, los seguidores no tendrán ninguna realidad. El nacimiento determina el calibre y la naturaleza de los seguidores, y ello no está asociado con los obreros. Pero el grado en el que los seguidores entienden la verdad y conocen a Dios depende de los obreros (esto sólo es así para algunas personas). No importa cómo sea un obrero, así es como serán los seguidores que lidere. Lo que un obrero expresa es su propio ser, sin reservas. Las demandas que coloca sobre sus seguidores son las que él mismo está dispuesto a lograr y las que es capaz de alcanzar. La mayoría de los obreros hacen demandas a sus seguidores basándose en lo que ellos mismos hacen, a pesar de que hay muchas que la gente para nada puede lograr. Lo que las personas no pueden lograr se vuelve un obstáculo para su entrada.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado