Palabras diarias de Dios | Fragmento 271 | "Relativo a la Biblia (3)"

No todo en la Biblia es un registro de las palabras habladas personalmente por Dios. La Biblia simplemente documenta las dos etapas anteriores de la obra de Dios, de las cuales una parte es un registro de la predicción de los profetas, y otra las experiencias y el conocimiento escritos por personas usadas por Dios a lo largo de los tiempos. Las experiencias humanas están contaminadas con opiniones y conocimiento humanos, y esto es algo inevitable. En muchos de los libros de la Biblia hay nociones humanas, prejuicios humanos y el entendimiento absurdo de los humanos. Por supuesto, la mayoría de las palabras son el resultado de la ilustración y la iluminación del Espíritu Santo, y son las comprensiones correctas, pero sigue sin poderse decir que sean expresiones de la verdad totalmente precisas. Sus opiniones sobre ciertas cosas no son nada más que conocimiento derivado de la experiencia personal, o el esclarecimiento del Espíritu Santo. Dios instruyó personalmente la predicción de los profetas: las profecías de la gente como Isaías, Daniel, Esdras, Jeremías y Ezequiel vinieron de la instrucción directa del Espíritu Santo; estas personas eran profetas, habían recibido el Espíritu de profecía, y eran todos profetas del Antiguo Testamento. Durante la Era de la Ley, estas personas, que habían recibido las inspiraciones de Jehová, hablaron muchas profecías, que fueron instruidas directamente por Jehová. ¿Y por qué obró Jehová en ellas? Porque el pueblo de Israel era el pueblo escogido de Dios y la obra de los profetas tenía que llevarse a cabo entre ellos; es por eso que los profetas pudieron recibir tales revelaciones. De hecho, ellos mismos no entendieron las revelaciones de Dios a ellos. El Espíritu Santo habló esas palabras a través de sus bocas de forma que las personas del futuro pudieran comprender esas cosas, y ver que eran realmente la obra del Espíritu de Dios, del Espíritu Santo, y que no venían del hombre, y para darles confirmación de la obra del Espíritu Santo. Durante la Era de la Gracia, Jesús mismo hizo toda esta obra en su lugar, así que las personas no hablaron más profecía. Entonces, ¿Jesús fue un profeta? Por supuesto, Jesús era un profeta, pero también fue capaz de hacer la obra de los apóstoles, podía hablar profecía y predicar y enseñar a las personas por todo el territorio. Pero la obra que hizo y la identidad que representó no eran las mismas cosas. Él vino a redimir a toda la humanidad, a redimir al hombre del pecado; Él era un profeta, y un apóstol, pero más que eso, era Cristo. Un profeta puede hablar profecía, pero no puede decirse que sea Cristo. En esa época, Jesús habló mucha profecía, y por tanto puede decirse que fue un profeta, pero no que fuera un profeta y por eso no Cristo. Eso se debe a que representó a Dios mismo al llevar a cabo una etapa de la obra, y Su identidad era diferente de la de Isaías: Él vino a completar la obra de la redención, y también proveyó la vida del hombre, y el Espíritu de Dios vino sobre Él directamente. En la obra que hizo, no hubo inspiraciones del Espíritu de Dios ni instrucciones de Jehová, sino que el Espíritu vino a obrar directamente; esto es suficiente para demostrar que Jesús no fue lo mismo que un profeta. La obra realizada fue la redención, y después vino el hablar profecía. Él fue un profeta, un apóstol pero, más que eso, fue el Redentor. Los que predecían, entretanto, sólo podían hablar profecía, y eran incapaces de representar al Espíritu de Dios en cualquier otra obra. Como Jesús hizo mucha obra que el hombre nunca antes había hecho, y llevó a cabo la obra de redimir a la humanidad, fue pues diferente a los semejantes a Isaías.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

¿LA BIBLIA ENTERA FUE INSPIRADA POR DIOS?

Hoy todos creen que Dios y la Biblia son uno. Creen que todas las palabras de la Biblia fueron las únicas habladas por Dios, y que Él pronunció cada una de ellas. Los que creen en Dios piensan incluso que, aunque los hombres escribieron el Antiguo y el Nuevo Testamento, fueron por inspiración de Dios y registran las palabras del Espíritu Santo. Esta es una comprensión errónea. No corresponde a los hechos. En realidad, aparte de los libros de profecía, gran parte del Antiguo Testamento es histórica. Algunas epístolas del Nuevo Testamento provienen de experiencias, y otras del esclarecimiento del Espíritu Santo. Es un gran error y una blasfemia que se crea que los relatos y epístolas humanas son las palabras que el Espíritu Santo habló a las iglesias.

Las epístolas paulinas son obra de un hombre, esclarecido por el Espíritu Santo, escritas fueron para las iglesias; un aliento para los hermanos y hermanas. No fueron palabras del Espíritu Santo. Pablo no podía hablar en Su nombre. No era profeta ni veía las visiones de Juan. Sus cartas eran para las iglesias de la época. Todo lo edificante y positivo que habló era correcto, pero no representaba a Dios ni las palabras del Espíritu Santo. Es un gran error y una blasfemia que se crea que los relatos y epístolas humanas son las palabras que el Espíritu Santo habló a las iglesias, habló a las iglesias.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado