Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

145 Los santos de todas las eras han renacido

¡Los santos de todas las eras hanrenacido! ¡Los santos de todas las eras hanrenacido!

1 Cuando pensamos en las adversidades y en el encarcelamiento de los santos a lo largo de las eras, no podemos evitar llorar. Han sufrido toda forma de persecución y aflicción entre los hombres; han sido pisoteados y difamados. Han soportado dolor y humillación por generaciones; tantos golpes, tantos azotes del látigo; tanta devastación y tortura; lapidaciones y asesinatos, también. Tantos años en la oscuridad, sin la luz del sol.

2 Surge el Sol de justicia desde el Oriente. Brilla por todo el cosmos; todo se renueva y cambia instantáneamente. Una nueva aura se expande por toda la tierra. Llegamos a la buena tierra de Canaán; nuestro corazón se llena de alegría y ya no nos preocupamos más. Una fragancia fresca se expande por todo el mundo; flota en nuestro corazón. Un gozo especial llena nuestro corazón, como si estuviéramos en el tercer cielo. Probamos la dulzura de las palabras de Dios; recibimos la calidez de Dios; hay un gran gozo en nuestro corazón. Nuestro corazón siempre le pertenecerá a Dios; Él es el Rey de nuestro corazón; Él es el Rey de nuestro corazón.

3 Cristo de los últimos días ha expresado la verdad; Él ha traído el camino de la vida eterna. Sus palabras nos juzgan, nos refinan, nos purifican, nos cambian. Hemos pasado por cientos de pruebas y refinamientos, y hemos encontrado la dulzura en el dolor. La palabra de Dios se ha vuelto nuestra vida, y vivimos de nuevo. Somos purificados por Dios, liberados de la corrupción de Satanás; nuestro corazón es libre, como nunca. Hemos obtenido la salvación de Dios y hemos renacido de la muerte. Dios Todopoderoso nos ha salvado; hemos renacido, hemos renacido.

Anterior:Prometo dedicar mi vida a seguir a Cristo

Siguiente:A lo largo de la adversidad, mi amor por Dios se ha fortalecido