163 Los santos renacen a través de las eras

Los santos renacen en todas las eras.

Los santos renacen en todas las eras.

Lloramos cuando pensamos en las adversidades que soportamos

y el encarcelamiento de los santos en todas las eras.

Han sido pisoteados, difamados, perseguidos, afligidos,

sufrieron dolor, humillación, y muchos latigazos.

Apedreados y asesinados, devastados y torturados,

muchos años en la oscuridad, sin señal de la luz de sol.

Ganamos la salvación de Dios. Resucitamos de la muerte.

Dios Todopoderoso nos salvó. Nacimos de nuevo.

Dios nos ha salvado. Resucitamos de la muerte.

Dios Todopoderoso nos salvó. Nacimos de nuevo.

El Sol de justicia sale en el Este, alumbra todo el cosmos,

renueva y cambia todo, una nueva aura se extiende.

Acogemos la aparición del Hijo del hombre;

nos regocijamos y nos alegramos.

Somos bendecidos por ser elevados ante Dios

y asistir a las bodas del Cordero.

La alegría de mi corazón es incomparable,

como si estuviera en el tercer cielo;

pruebo la dulzura de las palabras de Dios y siento Su calidez,

y realmente hay alegría en mi corazón.

Nuestro corazón siempre pertenece a Dios, Él es nuestro Rey.

Ganamos la salvación de Dios. Resucitamos de la muerte.

Dios Todopoderoso nos salvó. Nacimos de nuevo.

Dios nos ha salvado. Resucitamos de la muerte.

Dios Todopoderoso nos salvó. Nacimos de nuevo.

Dios Todopoderoso trae consigo el camino de la vida eterna.

Sus palabras nos juzgan, refinan, purifican y cambian.

Sufrimos muchas pruebas y refinamientos, oh,

y encontramos dulzura en el dolor.

Sus palabras se convierten en nuestra fe,

Sus palabras se convierten en nuestra vida,

y vivimos una nueva semejanza humana.

Purificados por Dios, liberados de la corrupción de Satanás,

nuestro corazón es más libre que nunca, oh.

Ganamos la salvación de Dios. Resucitamos de la muerte.

Dios Todopoderoso nos salvó. Nacimos de nuevo.

Dios nos ha salvado. Resucitamos de la muerte.

Dios Todopoderoso nos salvó. Nacimos de nuevo.

Ganamos la salvación de Dios. Resucitamos de la muerte.

Dios Todopoderoso nos salvó. Nacimos de nuevo.

Dios nos ha salvado. Resucitamos de la muerte.

Dios Todopoderoso nos salvó. Nacimos de nuevo.

Anterior: 162 Corre hacia la senda de la luz

Siguiente: 164 A lo largo de la adversidad, mi amor por Dios se ha fortalecido

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro