408 El secreto en tu corazón

1 Hay un enorme secreto en tu corazón. Jamás te haces consciente de él porque has estado viviendo en un mundo donde no brilla la luz. El maligno se ha llevado tu corazón y tu espíritu. Tus ojos están cubiertos de oscuridad; no puedes ver el sol en el cielo ni la estrella brillante en la noche. Tus oídos están tapados con palabras engañosas y no escuchas la estruendosa voz de Jehová ni el sonido de muchas aguas provenientes del trono.

2 Has perdido todo lo que te debió haber pertenecido y todo lo que el Todopoderoso te confirió. Has entrado en un mar infinito de amargura, sin fuerza para ser rescatado y sin esperanza de supervivencia y te has quedado sólo para luchar y moverte afanosamente… A partir de ese momento, estás condenado a estar afligido por el maligno, muy lejos de las bendiciones del Todopoderoso, fuera del alcance de las provisiones del Todopoderoso y te embarcas en un camino sin regreso. Un millón de llamados difícilmente pueden despertar tu corazón y tu espíritu. Duermes profundamente en las manos del maligno, quien te ha tentado hacia el reino ilimitado, sin dirección, sin señales en el camino.

3 A partir de ahora, has perdido tu pureza original, tu inocencia y has comenzado a esconderte del cuidado del Todopoderoso. El maligno dirige tu corazón en todos los asuntos y se ha convertido en tu vida. Ya no le temes, ya no lo evitas, ya no dudas de él. Más bien, lo tratas como el Dios en tu corazón. Comienzas a venerarlo, a adorarlo, a ser inseparable de él, como su sombra, y se comprometen mutuamente en la vida y en la muerte. No tienes la más mínima idea de cuál es tu origen, de por qué existes o de por qué mueres.

4 Ves al Todopoderoso como un extraño; no conoces Su origen y mucho menos todo lo que Él ha hecho por ti. Todo lo que viene de Él se ha vuelto detestable para ti. Ni lo aprecias ni conoces su valor. Caminas con el maligno desde el mismo día en el que empezaste a recibir provisiones del Todopoderoso. Tú y el maligno caminan por miles de años de tempestades y tormentas. Junto a él, te opones a Dios, quien fue la fuente de tu vida. No te arrepientes y, mucho menos, sabes que has llegado al punto de perecer.

5 Te olvidas de que el maligno te ha tentado, te ha afligido; te olvidas de tu origen. Así como así, el maligno te ha estado dañando paso a paso, incluso hasta ahora. Tu corazón y tu espíritu son insensibles y decadentes. Ya no te quejas de las aflicciones del mundo; ya no crees que el mundo es injusto. Ni siquiera te importa la existencia del Todopoderoso. Esto es porque has considerado al maligno como tu verdadero padre y ya no puedes apartarte de él. Este es el secreto que alberga tu corazón.

Adaptado de ‘El suspiro del Todopoderoso’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 407 La humanidad necesita que Dios le dé la vida

Siguiente : 409 ¿Quién es capaz de conocer a Dios cuando venga?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 15

Todos los seres humanos son criaturas sin conocimiento de sí mismas. Sin embargo, aunque es incapaz de conocerse a sí mismo, conoce a todos...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro