App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

284 ¿Eres tú el que desea ser perfeccionado por Dios?

Si eres de los que luchan por ser perfeccionados,

deberás dar testimonio y dirás:

I

“En cada etapa de lo que Dios hace,

he aceptado Su castigo y Su juicio.

Aunque he sufrido, me he ganado la obra de Dios,

he conocido Su justicia y perfeccionamiento.

El carácter justo de Dios me ha dado bendiciones y la gracia,

y Su juicio me ha salvado, protegido y purificado.

Las duras palabras de Dios, Su castigo y juicio,

me han salvado y así lo conozco a Él”.

Es el sendero de los que son perfeccionados;

esa es la sabiduría de la que hablan.

Se han ganado la vida, son como Pedro,

poseen la verdad de Dios mismo.

Al seguir este sendero hasta el final,

el castigo y el juicio los purificarán.

Se librarán de Satanás y serán ganados por Dios.

II

“Y hoy he visto, como una criatura de Dios,

no sólo disfrutamos todo lo que hizo el Creador,

sino lo que es más importante,

los seres que Él creó deben disfrutar de Su carácter y justicia.

El hombre debe disfrutar del carácter de Dios

y las criaturas corruptas deben aceptar Su justicia.

Hay juicio, castigo y también un gran amor.

Aunque no me gano todo Su amor, verlo es una bendición”.

Es el sendero de los que son perfeccionados;

esa es la sabiduría de la que hablan.

Se han ganado la vida, son como Pedro,

poseen la verdad de Dios mismo.

Al seguir este sendero hasta el final,

el castigo y el juicio los purificarán.

Se librarán de Satanás y serán ganados por Dios, por Dios.

Adaptado de ‘Las experiencias de Pedro: su conocimiento del castigo y del juicio’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Deja que Dios entre en tu corazón

Siguiente:Debes sentir el amor de Dios en la vida real