Sirve como lo hicieron los israelitas

Todavía no comprendéis los varios aspectos de la verdad, y siguen existiendo bastantes errores y desviaciones en vuestra práctica. En muchos asuntos, vivís según vuestras nociones e imaginaciones, nunca llegáis a entender los principios de práctica. Por tanto, sigue siendo necesario guiar a la gente hacia el camino correcto; en otras palabras, a que sean capaces de regular su vida humana y espiritual, de poner ambos aspectos en práctica, y no tengan necesidad de ser sustentados y guiados a menudo. Sólo entonces poseerán una verdadera estatura. Y aunque no haya nadie para guiarte en el futuro, seguirás siendo capaz de experimentar por ti mismo. En la actualidad, si entiendes qué aspectos de la verdad son cruciales y cuáles no, en el futuro serás capaz de entrar en la realidad. Hoy, se os está conduciendo hacia el camino correcto, se os permite entender muchas verdades, y en el futuro seréis capaces de ir a mayor profundidad. Puede decirse que lo que ahora se les hace entender a las personas es el camino más puro. Hoy se te está llevando al camino correcto y, cuando un día no haya nadie para guiarte, practicarás y avanzarás más profundamente, conforme a este que es el más puro de todos los caminos. En la actualidad, se hace que las personas entiendan qué clase de prácticas son correctas y cuáles se desvían. Tras entender estas cosas, en el futuro, sus experiencias alcanzarán mayor profundidad. Ahora, las nociones, imaginaciones y desviaciones en vuestra práctica se están revirtiendo, y la senda de práctica y entrada os está siendo revelada, tras lo cual esta etapa de la obra terminará, y empezaréis a caminar por la senda que vosotros los seres humanos debéis hacerlo. Entonces, Mi obra terminará, y a partir de ese momento no os encontraréis más conmigo. Hoy, vuestra estatura sigue siendo demasiado escasa. Existen muchas dificultades que surgen de la esencia y naturaleza humanas; así, también hay algunas cosas profundamente arraigadas que aún deben desenterrarse. Las personas no entienden los detalles más sutiles de su naturaleza y su esencia, y siguen necesitando que Yo se los señale, si no, no sabríais reconocerlos. Llegado cierto punto, cuando las cosas en vuestros huesos y vuestra sangre quedan al descubierto, esto es lo que se conoce como castigo y juicio. Yo sólo concluiré Mi obra cuando esta se haya llevado a cabo exhaustiva y completamente. Cuanto más profundamente queden al descubierto vuestras esencias corruptas, más conocimiento poseeréis, y esto tendrá una gran importancia para vuestro testimonio y perfección futuros. Sólo cuando la obra de castigo y juicio se haya llevado a cabo exhaustivamente, Mi obra quedará completada, y me conoceréis por Mi castigo y Mi juicio. No sólo conoceréis Mi carácter y Mi justicia, sino que, más importante, conoceréis Mi castigo y Mi juicio. Entre vosotros, muchos tenéis grandes nociones acerca de la novedad y la minuciosidad de Mi obra. De todas formas, deberíais ver que Mi obra es nueva y minuciosa, y que Yo os enseño a practicar cara a cara, os llevo de la mano. Sólo eso es beneficioso para vuestra práctica y para vuestra capacidad de manteneros firmes en el futuro; de lo contrario, seríais como hojas de otoño marchitas, amarillentas y secas, sin una pizca de valor. Deberíais saber que Yo lo sé todo en vuestro corazón y vuestro espíritu; y debes saber la obra que realizo y las palabras que hablo son de gran sutileza. En base a vuestro carácter y calibre, así es como se os deberá manejar. Sólo de esta forma se os aclarará el conocimiento sobre Mi castigo y Mi juicio, y aunque hoy no lo sepas, mañana lo sabrás. Cualquier ser creado caerá entre Mis palabras de castigo y juicio, porque Yo no tolero la oposición de ninguna persona contra Mí.

Todos debéis ser capaces de controlar razonablemente vuestras propias vidas. Podéis organizar cada día como deseéis, sois libres de hacer lo que os plazca, podéis leer las palabras de Dios, escuchar himnos o sermones o escribir notas devocionales. Y si os interesa podéis escribir himnos. ¿No constituye todo esto una vida adecuada? Una vida humana debería contener todas estas cosas. Las personas deberían vivir de manera natural; sólo cuando han cosechado fruto tanto en su humanidad normal como en sus vidas espirituales, se puede considerar que han entrado en una vida normal. Hoy, en lo que respecta a la humanidad, no sólo es que estés desprovisto de perspectiva y razón, además hay muchas visiones que deberían conocerse y de las que han de equiparse las personas, y cualquiera que sea la lección que te encuentres, esa es de la que debes aprender; has de ser capaz de adaptarte al entorno. La mejora en tu nivel de educación debe llevarse a cabo a largo plazo para que sea fructífera. Hay varias cosas con las que debes equiparte para una vida humana normal, y debes también entender tu entrada en la vida. En la actualidad, tienes que alcanzar a entender muchas palabras de Dios, volver a leer ahora las que no entendiste en su momento, pues tu corazón se ha vuelto mucho más firme. Estos son los resultados que has cosechado. Un día cualquiera en el que comes y bebes las palabras de Dios y hay un poco de entendimiento en ti, puedes estar libremente en comunión con tus hermanos y hermanas. ¿No es esta la vida que deberías tener? En ocasiones, surgen algunas preguntas o reflexionas sobre un tema, y eso mejora tu discernimiento y te da más comprensión y sabiduría, lo que te permite entender algunas verdades; ¿y no es esto lo que contiene la vida espiritual de la que se habla hoy? No es aceptable poner solamente en práctica un aspecto de la vida espiritual; comer y beber las palabras de Dios, orar y cantar himnos, todo ello constituye la vida espiritual, y cuando tienes una vida espiritual, también debes tener una vida de humanidad normal. Hoy, mucho de lo que se dice tiene el fin de dar a las personas razón y comprensión, de permitirles poseer una vida de humanidad normal. Qué significa tener comprensión; qué significa tener relaciones interpersonales normales; cómo deberías interactuar con las personas, estas son cosas con las que deberías equiparte comiendo y bebiendo las palabras de Dios, y lo que se te exige es alcanzable mediante la humanidad normal. Equípate con las cosas que debes, pero no te excedas de lo adecuado; algunas personas usan toda clase de palabras y vocabulario, y en esto hacen alarde de sus encantos. También hay otros que leen toda clase de libros, lo cual es dar rienda suelta a los deseos de la carne. Incluso estudian y emulan las biografías y las citas de las conocidas como “grandes figuras del mundo” y leen libros pornográficos; ¡eso es aún más ridículo! Las personas así no conocen la senda para entrar en la vida, y menos aún conocen la obra actual de Dios. Ni siquiera saben a qué dedicar sus días. ¡Sus vidas están tan vacías! Ignoran totalmente en qué deberían entrar. Lo único que hacen es hablar y comunicarse con otros, como si eso pudiera sustituir a su propia entrada. ¿Es que no tienen vergüenza alguna? Estas personas no saben cómo vivir, ni entienden la vida humana; gastan todo el día atracándose comida y haciendo cosas sin importancia, ¿y cuál es el sentido de vivir de esta forma? He visto que muchas personas, además de trabajar, comer y vestirse, ocupan su valioso tiempo en cosas sin sentido, van de aquí para allá, hacen el tonto, chismorrean o se pasan el día durmiendo. ¿Es esa la vida de un santo? ¿Es esa la vida de una persona normal? ¿Podrías ser hecho perfecto cuando tu vida es miserable, retrógrada y desaprensiva? ¿Tan dispuesto estás a perderte por Satanás para nada? Cuando las vidas de las personas son fáciles, y no hay sufrimiento en su entorno, son incapaces de experimentar. En entornos cómodos, es fácil que las personas se vuelvan depravadas, pero los entornos adversos te hacen orar con mayor urgencia, y hacen que no te atrevas a dejar a Dios. Cuanto más fáciles e insípidas son sus vidas, más sienten esas personas que vivir no tiene sentido, e incluso les parece que estarían mejor muertas. Así es la carne corrupta de las personas; sólo pueden beneficiarse si se exponen a las pruebas.

Esa etapa de la obra de Jesús se llevó a cabo en Judea y Galilea, y los gentiles no supieron de la misma. La obra que Él realizó era altamente secreta, y ninguna nación aparte de Israel supo de ella. Sólo cuando Jesús completó Su obra, y provocó revuelo, las personas fueron conscientes de ella y, en ese momento, Él había partido. Jesús vino a llevar a cabo una etapa de la obra, ganó a algunas personas, y completó una etapa de la obra. En cualquier etapa de la obra que Dios realiza, hay muchos que le siguen. Si la obra sólo la llevara a cabo Dios Mismo, no tendría sentido; debe haber personas que sigan a Dios hasta que Él lleve a cabo esta etapa de la obra hasta el final. Sólo cuando la obra de Dios mismo se ha completado, las personas empiezan a llevar a cabo la obra comisionada por Dios, y sólo entonces comienza a difundirse la obra de Dios. Dios sólo realiza la obra de dar entrada a una nueva era; la labor de continuarla corresponde a las personas. Así pues, la obra de hoy no durará mucho; Mi vida con el hombre no continuará durante mucho tiempo. Yo sólo completo Mi obra, y hago que desempeñéis la obligación que os corresponde, de forma que esta obra y este evangelio puedan difundirse lo más rápido posible entre los gentiles y otras naciones; sólo así se completará vuestra obligación como seres humanos. El momento actual es el más valioso de todos. Si lo ignoras, eres un necio; si en este entorno, comes y bebes estas palabras, experimentas esta obra, y aun así careces del propósito de buscar la verdad y no sientes la menor sensación de responsabilidad, ¿qué será de ti en el futuro? ¿Acaso una persona como tú no está lista para ser eliminada?

Anterior: Práctica (8)

Siguiente: Elevar el calibre es en aras de recibir la salvación de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

La importancia de la coordinación en el servicio

¡Esto me hizo ver que la coordinación armoniosa en nuestro servicio es tan crítica para la obra de la iglesia y nuestra entrada personal a la vida! Pero en esto no había buscado la voluntad de Dios en absoluto.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro