31 El significado de la aparición de Dios

I

La aparición de Dios se refiere

a Su llegada a la tierra para hacer Su obra.

Con Su propio carácter e identidad, y con Su propio método,

desciende entre los hombres

para iniciar una época y terminar otra.

Esta aparición no es una señal o un cuadro,

ni una especie de ceremonia.

No, no es un milagro o una gran visión,

y mucho menos una clase de proceso religioso.

Es un hecho real y verdadero,

que se puede tocar y contemplar,

un hecho que se puede tocar y contemplar.

Tal aparición no es por seguir un proceso,

o por una obra que se realice a corto plazo;

es más bien por una etapa

de obra en el plan de gestión de Dios.

II

La aparición de Dios siempre es significativa,

y siempre se conecta con Su plan de gestión,

se conecta con Su plan de gestión.

Esta aparición es totalmente diferente

a la aparición de Dios para dirigir,

guiar o iluminar al hombre, guiar o iluminar al hombre.

Cada vez que Dios se manifiesta,

lleva a cabo una etapa de la gran obra.

Esta obra es diferente a la de cualquier otra época,

para el hombre es inimaginable,

nunca la ha podido experimentar,

nunca la ha podido experimentar.

Esta inicia una nueva época y termina con una época pasada,

es una nueva y mejor obra para salvar a la humanidad,

es una obra para llevar a la humanidad a una nueva época.

Este es el significado de la aparición de Dios.

Este es el significado de la aparición de Dios.


Adaptado de ‘La aparición de Dios ha traído una nueva época’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 30 Alabad a Dios que ha regresado victorioso

Siguiente: 32 Dios restaurará el anterior estado de la creación

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 2

Después de la tarea del nuevo enfoque, habrá nuevos pasos en Mi obra. Ya que así ocurre en el reino, Yo haré las cosas directamente a...

45. Todas las palabras de Dios representan el juicio mismo sobre el hombre

Tras leer las palabras de Dios, la admonición “cuando tu relación con tus hermanos y hermanas es normal, entonces tus condiciones delante de Dios también son normales” quedó grabada en mi mente de una manera especialmente clara. En mi búsqueda, reflexionaba en profundidad sobre esta afirmación. A través del esclarecimiento del Espíritu Santo, sentí que esta declaración aparentemente sencilla encarnaba en realidad una majestuosidad y un juicio que me atravesó el corazón como una espada.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro