Capítulo 16

Después del testimonio del Hijo del hombre, Dios Todopoderoso se reveló a Sí mismo a nosotros públicamente como el Sol de justicia. ¡Esta es la transfiguración en el monte! Ahora se está volviendo cada vez más real, una mayor realidad. Hemos visto cómo obra el Espíritu Santo, y Dios mismo ha emergido de la carne. Él no está bajo el control ni del hombre, ni del espacio, ni de la geografía; Él trasciende los límites de la tierra y del mar, se extiende por todo el universo y hasta los confines de la tierra, y todas las naciones y todos los pueblos están escuchando calladamente Su voz. Al abrir nuestros ojos espirituales, vemos que la palabra de Dios ha emanado de Su glorioso cuerpo; este es Dios mismo que emerge de la carne. Él es el Dios mismo, real y completo. Nos habla públicamente, está cara a cara con nosotros, nos aconseja, se compadece de nosotros, nos espera, nos consuela, nos disciplina y nos juzga. Él nos guía de la mano y Su preocupación por nosotros arde como una llama dentro de Él; con un corazón ansioso, Él nos incita a despertar y entrar en Él. Su vida trascendente ha sido forjada en todos nosotros, y todos los que entran en Él alcanzarán la trascendencia, vencerán al mundo y a todos los malvados y gobernarán con Él como reyes. Dios Todopoderoso es el cuerpo espiritual de Dios. Si Él lo ordena, entonces, así será; si Él lo dice, así será; si Él lo manda, entonces, es. ¡Él es el único Dios verdadero! Satanás está bajo Sus pies, en el abismo. Todo en el universo está en Sus manos; el tiempo ha llegado, y todos volverán a la nada y nacerán de nuevo.

Anterior: Capítulo 15

Siguiente: Capítulo 17

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 8

Cuando Dios habla desde la perspectiva del Espíritu, Su voz se dirige a toda la humanidad. Cuando Dios habla desde una perspectiva humana,...

Capítulo 1

Ha llegado alabanza a Sion, y la morada de Dios ha aparecido. El glorioso y santo nombre, alabado por todos los pueblos, se difunde. ¡Ah,...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro