Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

471 Ora con sinceridad para que el Espíritu Santo obre en ti

I

Todos deben comunicar con Dios.

Sin oración, vives en la carne,

vives amarrado por Satanás.

Sin oración real, vives en la oscuridad.

Dios espera que los hermanos y hermanas

puedan orar de verdad cada día.

Esto no es seguir la doctrina.

Se debe obtener un efecto.

Lo mínimo que Dios requiere

es que los corazones se abran a Él.

Si los hombres dan a Dios su corazón, dicen la verdad,

entonces Dios obrará sobre ellos.

Dios no quiere el corazón perverso del hombre,

Él quiere uno honesto y puro.

Si el hombre no habla con su corazón a Dios,

entonces Dios no obrará en su corazón.

La oración es de suma importancia.

Cuando recibes la obra del Espíritu en oración,

te conmueves, tienes la fuerza para amar a Dios.

Si no oras con el corazón, si no abres tu corazón,

si no te comunicas con Él,

entonces Dios no tendrá forma de obrar dentro de ti.

II

Así, lo más crucial de la oración es hablar con tu corazón.

Cuéntale a Dios tus defectos, rebeldía,

y ábrete completamente a Él.

Entonces, Dios escuchará tu oración,

si no, Dios Su rostro esconderá.

Mantén tu corazón en paz ante Dios,

no alejes tu corazón de Dios.

Ora para mantener las cosas como son

cuando no obtienes mejor visión.

Debes orar para no retroceder.

Esto es lo menos que debes hacer.

Todos deben entrar a esta realidad

y practicar con conciencia.

Busca el Espíritu, no lo esperes.

Serás un verdadero buscador de Dios.

La oración es de suma importancia.

Cuando recibes la obra del Espíritu en oración,

te conmueves, tienes la fuerza para amar a Dios.

Si no oras con el corazón, si no abres tu corazón,

si no te comunicas con Él,

entonces Dios no tendrá forma de obrar dentro de ti.

Adaptado de ‘Acerca de la práctica de la oración’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Vive conforme a las palabras de Dios para cambiar tu carácter

Siguiente:La práctica de estar en silencio ante Dios