He sido arrebatado delante de Dios

3 Feb 2021

Por Zhang Yue, Indonesia

A los 20 años, me bauticé y me volví al Señor Jesús. Los sermones del pastor sobre el amor y las enseñanzas del Señor Jesús abrigaban mi corazón, y todos mis hermanos y hermanas de la iglesia se ayudaban mucho entre sí, así que disfrutaba mucho de asistir a esa iglesia. A menudo, el pastor decía: “El Señor Jesús fue crucificado para redimirnos, resucitó y ascendió al cielo para prepararnos un lugar. Cuando finalice Sus preparativos, vendrá por nosotros y nos acompañará al cielo. El Señor Jesús prometió: ‘Porque voy a preparar un lugar para vosotros. Y si me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros’ (Juan 14:2-3). Y, de nuevo, en 1 Tesalonicenses 4:17: ‘Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre’”. El pastor nos decía con frecuencia: “Mientras confiemos en el Señor, cuando Él venga, nos llevará al cielo y estaremos con Él para siempre. En el cielo no hay tristeza, enfermedad ni lágrimas. Solo hay alegría y paz”. Estos versículos me daban esperanza y apoyo. Creía que, mientras siguiera al Señor y resistiera hasta el final, seguramente sería arrebatado al cielo y disfrutaría de las bendiciones del Señor. Siempre tuve la esperanza de que el Señor vendría pronto para arrebatarme al cielo.

Hasta que un día de septiembre de 2017 conocí al hermano Wang a través de Facebook. Me dijo: “El Señor Jesús ya ha regresado como Dios Todopoderoso para expresar la verdad y hacer la obra de juicio y de purificación en los últimos días”. Cuando me enteré de esto, quedé desconcertado: ¿El Señor Jesús ya ha regresado? ¿Cómo es posible? Si la promesa del Señor aún no se ha cumplido, ¿cómo podría haber regresado ya? Antes de que el hermano Wang terminara de hablar, lo interrumpí y dije: “Cuando el Señor Jesús regrese, todos seremos arrebatados a las nubes para encontrarnos con el Señor. Pero todavía estamos aquí en la tierra, ninguno de nosotros ha sido arrebatado. ¿Cómo podría haber regresado el Señor Jesús?”. El hermano Wang me aconsejó que buscara e investigara la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días. También me dijo que compartiría sus enseñanzas conmigo si tenía alguna pregunta. Pero, como lo que dijo era diferente a lo que yo había entendido, y también porque estaba bastante ocupado con el trabajo, no volví a hablar con el hermano Wang.

Luego, en noviembre, me dieron un mes de licencia mientras remodelaban mi empresa, así que, de repente, tenía mucho tiempo libre. Entraba a Facebook y hablaba con amigos. Noté que muchos de mis amigos publicaban películas, videos, artículos con testimonios, videos musicales e himnos de la Iglesia de Dios Todopoderoso. Recordé que el hermano Wang me había dicho que el Señor Jesús ya había regresado. Así que me dio curiosidad: ¿qué tipo de iglesia es la Iglesia de Dios Todopoderoso exactamente? ¿Por qué parece estar creciendo tan rápido? Recordé un dicho familiar: “¡Todo lo que viene de Dios debe florecer!”. ¿Es posible que Dios Todopoderoso sea verdaderamente el Señor Jesús que ha regresado? Pero luego pensé: “Todavía no hemos sido arrebatados y la promesa de Dios aún no se ha cumplido. ¿Qué está pasando, exactamente?”. Me sentía muy confundido. Y un día, mientras charlaba en Facebook con la hermana Li, mi amiga, le pregunté: “¿Sabes algo de la Iglesia de Dios Todopoderoso?”. Dijo que la conocía, que es la única iglesia que da testimonio de que el Señor Jesús ya ha regresado, que su primo acababa de aceptar a Dios Todopoderoso y que la había llevado dos veces a escuchar los sermones. los sermones que había escuchado en la iglesia eran muy frescos y esclarecedores, y que le habían ayudado a aclarar muchas preguntas sobre su fe. Entonces decidió averiguar más sobre la Iglesia de Dios Todopoderoso.

Cuando me enteré de esto, me puse un poco nervioso y rápidamente le dije a la hermana Li: “En 1 Tesalonicenses 4:17 dice: ‘Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire’. Pero todavía estamos en la tierra, no hemos sido arrebatados, ¿cómo podría haber regresado ya el Señor? No debes tener los ojos vendados ni descarriarte”. Dijo: “No hay que ser cortos de vista, pero tampoco sería correcto rechazarlo ciegamente sin examinarlo primero. ¡Esa no es la voluntad del Señor!”. “Si Dios Todopoderoso es verdaderamente el Señor Jesús que ha regresado y lo pasamos por alto porque nos rehusamos a investigarlo, vamos a lamentarlo”. “El Señor Jesús dijo: ‘Y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá’ (Mateo 7:8). Siempre que busquemos con la mente abierta, seremos recompensados. No hay duda”. Pensé que lo que dijo la hermana Li tenía mucho sentido. Recibir al Señor influye directamente en cómo entramos al reino de los cielos y no debe tomarse a la ligera.

Entonces entré a la página web de la Iglesia de Dios Todopoderoso con la hermana Li para investigar más a fondo. Vimos una película llamada Ser arrebatado en el peligro, en la que una conversación entre tres personas me dejó una profunda impresión. En esa escena, el hermano Guo leyó algunas profecías de Apocalipsis: “Y me volví para ver de quién era la voz que hablaba conmigo. Y al volverme, vi siete candelabros de oro; y en medio de los candelabros, vi a uno semejante al Hijo del Hombre” (Apocalipsis 1:12-13). “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis capítulos 2, 3). Y dijo: “Estos versículos nos muestran que, cuando el Señor regrese durante los últimos días, se encarnará como el Hijo del hombre para hablar a las iglesias. El Señor Jesús también dijo: ‘Mis ovejas oyen mi voz’ (Juan 10:27). Debemos ser vírgenes prudentes y buscar la voz de Dios. Dondequiera que el Espíritu Santo les hable a las iglesias estará la voz de Dios, así como Su aparición y Su obra. ¡Solo después de escuchar la voz de Dios, de aceptar Su obra y de regresar ante el trono de Dios, seremos arrebatados!”. “Entiendo que el ‘arrebatamiento’ se trata de escuchar la voz de Dios, de aceptar al Hijo del hombre encarnado e ir al encuentro de Dios. Este es el verdadero significado del arrebatamiento. No seremos arrebatados si no aceptamos el regreso del Señor. Dios nos abandonará”. Luego, el hermano Zhou compartió sus enseñanzas: “El Señor se hace carne como el Hijo del hombre para hacer Su obra en la tierra en los últimos días. Somos arrebatados cuando aceptamos al Hijo del hombre encarnado. Debemos ser vírgenes prudentes y buscar la voz de Dios. ¡Hallar las declaraciones del Espíritu Santo y aceptar a Dios significa que somos arrebatados de verdad!”. Luego, el hermano Zheng dijo: “Ahora sabemos el verdadero significado del arrebatamiento. Es cuando el Señor viene a la tierra para encontrarnos, cuando escuchamos Su voz y finalmente regresamos ante Él. No tiene nada que ver con ser elevados de un lugar bajo a un lugar alto. Creemos que el Señor está en el cielo y nos arrebatará hacia él, pero este rapto es producto de nuestra imaginación. ¡No tiene sentido!”.

En ese punto de la película, estaba un poco confundido, así que le pregunté a la hermana Li: “Esto es diferente de lo que entiendo por arrebatamiento. ¿Significa que he estado equivocado todo este tiempo? Mi pastor siempre describió el arrebatamiento de esta manera. Simplemente se refiere al Señor Jesús que nos eleva en el aire para estar con Él a Su regreso. ¿Acaso esto es incorrecto?”.

La hermana Li respondió: “Lo que dicen es esclarecedor. Después de todo, en la Biblia dice que solo los santos verán al Señor. Si seguimos atrapados en el ciclo de pecar y confesar, ¿podemos poner los ojos en el Señor? ¿No es demasiado vaga nuestra idea de ser arrebatados en el aire para encontrarnos con el Señor? Escuché a los hermanos y a las hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso decir que el Señor Jesús solo hizo la obra de redención, que perdonó los pecados de la humanidad, pero el carácter corrupto y la naturaleza pecaminosa del hombre aún no se han resuelto. La gente todavía comete pecados y se resiste a Dios a menudo, por lo que no puede entrar en Su reino. Para salvar a la humanidad, Dios se ha hecho carne en los últimos días. Se basa en la obra del Señor Jesús y expresa la verdad y juzga y purifica al hombre para quitar de raíz la causa de los pecados del hombre, para que el hombre pueda librarse del pecado, ser salvo y entrar en el reino de Dios. Así que no creo que el arrebatamiento sea tan simple como lo imaginamos”.

Después de escuchar a la hermana Li, me parecía también que había algún tipo de misterio en la idea del arrebatamiento y quería descubrirlo. Así que contactamos al hermano Wang de la Iglesia de Dios Todopoderoso y le comentamos nuestra confusión. Le dije: “1 Tesalonicenses 4:17 dice: ‘Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire’. Vimos que en la película Ser arrebatado en el peligro arrebatamiento significa escuchar la voz del Señor aquí en la tierra, y aceptar Sus palabras y obra cuando regrese. No significa lo que dice la Biblia, que somos arrebatados en el aire para encontrarnos con el Señor. ¿No va esto en contra de la propia Biblia?”.

Lo siguiente: “En cuanto al misterio del arrebatamiento, ningún hombre puede comprenderlo del todo. Solo Dios lo sabe”. “Debemos buscar la verdad basándonos en las palabras del Señor y en las profecías de Apocalipsis. Solo eso es lo correcto”. “¿Qué dice en la oración del Señor? ‘Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo’ (Mateo 6:9-10). El Señor Jesús nos dijo claramente: El reino de Dios descenderá sobre la tierra en los últimos días. No estará en el cielo. La voluntad de Dios se hará tanto en la tierra como en el cielo. Además, en Apocalipsis dice: ‘Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, preparada como una novia ataviada para su esposo. Entonces oí una gran voz que decía desde el trono: He aquí, el tabernáculo de Dios está entre los hombres, y Él habitará entre ellos y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará entre ellos’ (Apocalipsis 21:2-3). ‘El reino del mundo ha venido a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo; y Él reinará por los siglos de los siglos’ (Apocalipsis 11:15)”. “Estas profecías mencionan ‘el tabernáculo de Dios está entre los hombres’, ‘el reino del mundo ha venido a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo’, y ‘la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios’. Esto demuestra que Dios construirá Su reino en la tierra en los últimos días, que vivirá entre los hombres y que todas las naciones del mundo llegarán a ser el reino de Cristo. Si mantenemos eso de acuerdo con nuestra creencia, el reino de Dios está en los cielos y, cuando el Señor regrese, nos arrebatará al cielo. ¿No acabarían en la nada esas profecías?”.

Ante esto, pensé: “En mis años como cristiano, siempre dije la oración del Señor, que dice que venga el reino de Dios y que se haga Su voluntad tanto en la tierra como en el cielo. Apocalipsis dice claramente: ‘El tabernáculo de Dios está entre los hombres’, ‘El reino del mundo ha venido a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo’, ‘la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios’. Todo esto lo explica claro como el agua, ¿cómo no me di cuenta yo mismo? ¿Por qué el pastor o los predicadores no hablaron de estos capítulos? Los sermones de la gente de la Iglesia de Dios Todopoderoso son muy esclarecedores. Lo han explicado todo con tanta claridad y sencillez que, cuanto más escucho, más me interesa”. Pero todavía tenía algunas dudas, así que le pregunté al hermano Wang: “Tu análisis de Dios construyendo Su reino en la tierra es fresco y novedoso, y está de acuerdo con la Biblia. Pero el Señor Jesús también prometió: ‘Porque voy a preparar un lugar para vosotros. Y si me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros’ (Juan 14:2-3). Cuando el Señor Jesús resucitó y ascendió al cielo, preparó un lugar para nosotros, así que ese lugar debería ser en el cielo. ¿De qué otra forma podría entenderse este pasaje?”.

El hermano Wang respondió con una enseñanza: “Hay misterio en todas las palabras del Señor. No podemos delimitar la obra de Dios con nuestras propias nociones e imaginaciones, porque la obra de Dios es insondable”. “Solo después de que Dios haya terminado toda Su obra y la haya manifestado ante nosotros, podremos verla con claridad. Recién luego de que acepté la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días y vi los frutos de la obra de Dios, me di cuenta de lo que significa que el Señor nos prepara un lugar. Significa que Dios se hace carne en los últimos días para hacer Su obra en la tierra y que también preordina que naceríamos en los últimos días para aceptar Su obra. Esto cumple lo que dijo el Señor Jesús: ‘Para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros’ (Juan 14:3). Como pueden ver, el lugar que el Señor Jesús nos ha preparado es en la tierra, no en el cielo”. Al escuchar esto, me di cuenta de lo ignorante que había sido. El Señor había venido a la tierra en los últimos días para hablar y hacer Su obra, pero ahí estaba yo, mirando hacia las nubes y esperando que el Señor me arrebatara en el aire. ¡Había entendido todo mal! ¿Cómo podría haber recibido al Señor y haber sido arrebatado?

El hermano Wang luego leyó un pasaje de las palabras de Dios Todopoderoso. Dios Todopoderoso dice: “Cuando Dios y la humanidad entren juntos en el reposo, significará que la humanidad ha sido salvada y que Satanás ha sido destruido, que la obra de Dios entre los humanos se ha terminado por completo. Dios ya no continuará obrando en los humanos y ellos ya no vivirán bajo el campo de acción de Satanás. Por lo tanto, Dios ya no estará ocupado y los humanos ya no correrán de aquí para allá constantemente; Dios y la humanidad entrarán al mismo tiempo en el reposo. Dios regresará a Su lugar original y cada persona regresará a su lugar correspondiente. Estos son los destinos en los que Dios y los humanos residirán cuando toda la gestión de Dios se haya terminado. Dios tiene el destino de Dios y la humanidad tiene el destino de la humanidad. Mientras reposa, Dios seguirá guiando a todos los humanos en sus vidas sobre la tierra, y mientras están en Su luz, adorarán al único Dios verdadero que está en el cielo. Dios ya no vivirá entre la humanidad y tampoco los humanos podrán vivir con Dios en Su destino. Dios y los humanos no pueden vivir dentro del mismo reino; en vez de esto, ambos tienen sus respectivas maneras de vivir. Dios es el que guía a toda la humanidad y toda la humanidad es la cristalización de la obra de gestión de Dios. Los seres humanos son los que son guiados y no son de la misma sustancia que Dios. ‘Reposar’ quiere decir regresar a su lugar original. Por lo tanto, cuando Dios entra en el reposo, esto quiere decir que ha regresado a Su lugar original. Él ya no vivirá sobre la tierra ni entre la humanidad para compartir su júbilo y sufrimiento. Cuando los humanos entren en el reposo, esto querrá decir que se han convertido en verdaderos objetos de la creación; adorarán a Dios desde la tierra y vivirán vidas humanas normales. La gente ya no será desobediente a Dios ni se resistirá a Él y regresará a la vida original de Adán y Eva. Estas serán las respectivas vidas y destinos de Dios los humanos después de que entren en el reposo. La derrota de Satanás es una tendencia inevitable en la guerra con Dios. De esta manera, la entrada de Dios en el reposo después de que se complete Su obra de gestión y la salvación completa de la humanidad y su entrada en el reposo se han convertido igualmente en tendencias inevitables. El lugar de reposo de la humanidad está en la tierra y el lugar de reposo de Dios está en el cielo. Mientras los humanos adoran a Dios en reposo vivirán sobre la tierra, y mientras Dios guía al resto de la humanidad al reposo, los guiará desde el cielo, no desde la tierra” (‘Dios y el hombre entrarán juntos en el reposo’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Luego, el hermano Wang dijo: “Fue en la tierra donde, en el principio, Dios creó al hombre del polvo, y, cuando fue corrompido por Satanás, fue en la tierra donde Dios guio y redimió a la humanidad a través de Su obra”. “Ahora bien, en los últimos días, Dios ha vuelto a encarnarse y expresa la verdad para juzgar y purificar al hombre, para resolver su pecaminosidad y crear un grupo de vencedores. Estos vencedores pueden escuchar las palabras de Dios, someterse a Él y seguir Su camino. La voluntad de Dios se cumplirá y el reino de Cristo se realizará aquí en la tierra, lo que le traerá gloria a Dios”. “Cuando la obra de gestión de Dios para la salvación del hombre esté terminada, Él habrá derrotado a Satanás. Las fuerzas de Satanás ya no podrán perturbar el mundo, solo quedarán los que Dios ha salvado y el hombre ya no se resistirá ni se rebelará contra Dios. La humanidad vivirá en paz, no habrá más guerras, y Dios y el hombre entrarán en reposo juntos. El lugar de reposo de Dios está en el cielo, mientras que el del hombre está en la tierra. Dios guiará a la humanidad desde Su lugar en el cielo, y el hombre adorará a Dios en la tierra, y disfrutará de una existencia como si estuviera en el cielo. Esta es la vida armoniosa y maravillosa que Dios ha preparado para la humanidad. Es lo que Dios finalmente logrará”.

Había algo muy práctico en lo que decía el hermano Wang. Cuando Satanás sea destruido, el mundo se librará de las fuerzas oscuras y del mal ¡y la vida que Dios ha planeado para nosotros será la más maravillosa! Estaba muy equivocado con respecto al arrebatamiento. Dios creó al hombre para que viva en la tierra, ¿cómo podría alcanzar el cielo tan fácilmente? Si Dios realmente arrebató al hombre por los aires, ¿cómo sobreviviría sin comida ni refugio? Esta idea de encontrarnos con el Señor en el aire es realmente un producto de las nociones e imaginaciones del hombre. Es una forma de pensar muy infantil. Con frecuencia, solía escuchar al pastor hablar sobre cómo el reino de Dios está en el cielo, y yo lo creía de verdad y anhelaba ser arrebatado al cielo. ¡Supongo que el pastor y los predicadores tampoco entienden la Biblia! Interpretan mal la palabra de Dios según sus propias nociones. ¡Están engañando a la gente de verdad!

El hermano Wang continuó con sus enseñanzas: “Con respecto al verdadero significado del arrebatamiento, veamos qué tienen para decir las palabras de Dios Todopoderoso. Dios Todopoderoso dice: ‘“Ser arrebatado” no significa ser tomado de un lugar bajo para ser colocado en un lugar alto, como las personas podrían imaginar; es una idea completamente equivocada. “Ser arrebatado” se refiere a Mi predestinación y posterior selección. Va dirigido a todos los que Yo he predestinado y escogido. Todos aquellos que son arrebatados son personas que han ganado el estatus de hijos primogénitos, de hijos, o que son del pueblo de Dios. Esto es sumamente incompatible con las nociones de las personas. Aquellas que tengan participación en Mi casa en el futuro son los que han sido arrebatados delante de Mí. Esto es absolutamente cierto, nunca cambia y es irrefutable. Este es el contraataque contra Satanás. Todo aquel a quien Yo predestiné será arrebatado delante de Mí’” (‘Capítulo 104’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”). El hermano Wang compartió lo siguiente: “El arrebatamiento no es como lo imaginamos. No significa ser arrebatados de la tierra a las nubes para encontrarnos con el Señor, y desde luego no se refiere a ser arrebatados al cielo. Esta idea surgió a través de las nociones de la gente y de las interpretaciones literales de esos versículos”. “Ser arrebatado en realidad se refiere a recibir al Señor y ser llevados ante Dios. Significa poder escuchar la voz de Dios, aceptar y someterse a la nueva obra de Dios y seguir las huellas del Cordero cuando Dios venga a la tierra para hablar y hacer Su obra. Dios Todopoderoso se ha hecho carne para expresar la verdad y hacer la obra de juicio y de purificación. Todos los que escuchan la voz y siguen la nueva obra de Dios en los últimos días son arrebatados delante del trono de Dios. Estas personas son las vírgenes prudentes, son el ‘oro, la plata y las gemas’ que el Señor lleva a la casa de Dios. Todas estas personas son de buen calibre, pueden aceptar y comprender la verdad y entienden la voz de Dios. Son arrebatadas de verdad. Aceptan el juicio y el castigo de las palabras de Dios, alcanzan una comprensión real de Él y se purifica su carácter corrupto. Estas personas son los vencedores hechos por Dios antes de los grandes desastres y Él los conducirá a su maravilloso destino final. Este es el verdadero significado de ser arrebatados al cielo”. “Aquellas personas que se aferran a sus nociones y esperan que el Señor las lleve al cielo, y que se niegan a aceptar la obra del juicio de Dios en los últimos días, son las vírgenes insensatas. Serán desechadas por el Señor y caerán en los desastres, llorando y rechinando los dientes”. “Como dicen las palabras de Dios Todopoderoso: ‘Aquellos que puedan permanecer firmes durante la obra del juicio y el castigo de Dios durante los últimos días, es decir, durante la obra final de purificación, serán los que entrarán en el reposo final con Dios; por lo tanto, los que entran en el reposo se habrán librado de la influencia de Satanás y Dios los habrá adquirido después de que hayan pasado Su obra final de purificación. Estos humanos a los que Dios finalmente haya adquirido entrarán en el reposo final. El objetivo esencial de la obra del castigo y el juicio de Dios es purificar a la humanidad y prepararla para el día del reposo final. Sin esta purificación, nadie de la humanidad podrá ser clasificado en diferentes categorías según su especie ni entrar en el reposo. Esta obra es el único camino de la humanidad para entrar en el reposo. Solo la obra de purificación de Dios purificará a los humanos de su injusticia y solo Su obra de castigo y juicio traerá a la luz aquellos elementos rebeldes entre la humanidad, separando de ese modo a los que pueden ser salvados de los que no, y aquellos que permanecerán de los que no. Cuando esta obra termine, todas aquellas personas a las que se les permita permanecer serán purificadas y entrarán en un estado superior de humanidad en el que disfrutarán de una segunda vida humana más maravillosa sobre la tierra; en otras palabras, comenzarán su día del reposo humano y convivirán con Dios. Después de que aquellos a los que no se les permite permanecer hayan sido castigados y juzgados, su verdadera forma de ser se revelará por completo; después de esto todos serán destruidos y, al igual que Satanás, ya no se les permitirá sobrevivir sobre la tierra. La humanidad del futuro no incluirá ya a nadie de ese tipo de personas; tales personas no son aptas para entrar a la tierra del último reposo ni tampoco para participar en el día del reposo que Dios y la humanidad compartirán, porque son blanco del castigo, son malvadas y no son justas’” (‘Dios y el hombre entrarán juntos en el reposo’ en “La Palabra manifestada en carne”). Luego, el hermano Wang dijo: “Todas las personas que realmente creen en Dios y anhelan que aparezca han aceptado a Dios Todopoderoso al leer Sus palabras y escuchar Su voz y han sido arrebatados delante del trono de Dios. Reciben la provisión de las palabras de Dios y sus espíritus ya no tienen sed. Ya no son débiles ni negativos, y ya no viven atadas por las cadenas del pecado sin ningún camino que recorrer. Ahora viven a la luz de Dios. Han aceptado el juicio de las palabras de Dios, su carácter corrupto mejora gradualmente, y, con el tiempo, se deshacen de las ataduras del pecado y permanecen en el reino de la libertad sin restricciones. ¿No es esta la vida de alguien que ha sido arrebatado?”.

Las enseñanzas del hermano Wang me ayudaron con mi confusión. Ser arrebatado significa escuchar la voz de Dios y regresar ante Su trono. Finalmente entendí el verdadero significado del arrebatamiento. Durante estos años, solo entendía el significado literal de las Escrituras. Basándome en mis nociones, creía que el Señor vendría a llevarnos al cielo para encontrarnos con Él. No me concentré en escuchar la voz de Dios y casi me perdí la oportunidad de ser arrebatado. ¡Cuánta ignorancia de mi parte! Recién ahora me he dado cuenta de que solo aquellos que son arrebatados delante del trono de Dios, que aceptan el juicio de Su palabra, y que son purificados y transformados son aptos para entrar en el reino de Dios y recibir Sus promesas. La obra de Dios es verdaderamente sabia e importante. Después de buscar e investigar y de leer las palabras de Dios Todopoderoso, tuve la certeza de que Dios Todopoderoso es el Señor Jesús que regresó ¡y acepté la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días! Fui arrebatado delante del trono de Dios y asistí a la fiesta del Cordero. ¡Gracias a Dios por Su salvación!

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado