Capítulo 86

Las personas dicen que soy un Dios misericordioso y que traeré la salvación a todo lo que he creado. Todas estas cosas se dicen con base en las nociones humanas. Que soy un Dios misericordioso se dice a Mis hijos primogénitos, y que Yo traigo salvación se dice a Mis hijos y Mi pueblo. Porque soy un Dios sabio, está claro, en Mi mente, a qué personas amo y a qué personas odio. A aquellos a los que amo, siempre los amaré hasta el final, y ese amor nunca cambiará. En cuanto a aquellos que odio, no me conmueven ni un poco, sin importar lo bien que se comporten. Esto se debe a que no nacieron de Mí y no poseen Mis cualidades ni Mi vida. Es decir, no fueron predestinados ni escogidos por Mí, porque Yo soy infalible. Es decir, todos mis hechos son llamados santos y honorables, y nunca me lamento de nada. A los ojos de las personas, soy extremadamente despiadado; pero ¿no reconocéis que Yo soy el mismo Dios justo y majestuoso? Todo lo mío es correcto: aquellos a los que odio sin duda recibirán Mis maldiciones, y aquellos a los que amo sin duda recibirán Mis bendiciones. Este es Mi carácter santo e inviolable, y nadie lo cambiará. ¡Esto es absoluto!

Hoy, aquellos que en verdad están de acuerdo con Mis intenciones de seguro serán hechos completos por Mí, porque Mi obra es directa y exhaustiva, y no dejo cabos sueltos. Aquellos a los que maldigo serán quemados. Así que ¿por qué la mayoría de las personas han sido maldecidas por Mí y, sin embargo, el Espíritu Santo todavía está haciendo Su obra sobre ellas (esto se dice con respecto a que Yo no resido en un templo inmundo)? ¿Entendéis el verdadero significado detrás de la expresión de que todos los asuntos y todas las cosas rinden servicio a Cristo? El Espíritu Santo lleva a cabo Su obra a través de ellos cuando Yo hago uso de su servicio, pero, en general, cuando no están a Mi servicio, ellos no son fundamentalmente esclarecidos en lo espiritual. Incluso si buscan, lo hacen por celo, y esta es una estratagema de Satanás, porque en tiempos normales, ellos no prestan atención a Mi obra en absoluto y son desconsiderados hacia Mis cargas por completo. Ahora que Mis hijos primogénitos han crecido, los alejo a patadas; por este motivo, Mi Espíritu se ha retirado de todos los lugares y se ha puesto énfasis especial en Mis hijos primogénitos. ¿Lo entendéis? Todo depende de Mis acciones, de Mi predestinación y de todas las palabras que salen de Mi boca. Todos los lugares que han recibido Mis bendiciones son necesariamente lugares donde Yo obro y donde Mi obra se lleva a cabo. China es la nación donde se adora más a Satanás y, por lo tanto, ha sido maldecida por Mí. También es la nación que ha hecho más por perseguirme. De ninguna manera haré Mi obra en personas que están bajo la influencia del gran dragón rojo. ¿Entendéis el verdadero significado de Mis palabras? Después de todo, Mis hijos y Mi pueblo son pocos. Absolutamente todo está dentro de Mis manos; la energía debe centrarse en aquellos a los que he escogido y predestinado, y los esfuerzos deben dedicarse a ellos. Es decir, los que son Mis hijos primogénitos deben darse prisa y practicar para poder soportar Mis cargas lo antes posible y dedicar todos sus esfuerzos a Mi obra.

Aquellos de vosotros que hacen el servicio para Mí, ¡escuchad! Podéis recibir algo de Mi gracia al hacer servicio para Mí. Es decir, sabréis por un tiempo acerca de Mi obra posterior y las cosas que sucederán en el futuro, pero no disfrutaréis de ellas en absoluto. Esta es Mi gracia. Cuando vuestro servicio esté completo, iros de inmediato y no os demoréis. Aquellos de vosotros que son Mis hijos primogénitos no deben ser arrogantes, pero vosotros podéis ser orgullosos, porque he otorgado infinitas bendiciones sobre vosotros. Aquellos de vosotros que son los blancos de la destrucción no deben traer problemas sobre sí mismos o sentir lástima por su destino. ¿Quién te hizo descendiente de Satanás? Después de que hayas hecho tu servicio para Mí, puedes regresar una vez más al abismo sin fondo, porque ya no me serás de utilidad, y comenzaré a lidiar con vosotros con Mi castigo. Una vez que empiece a trabajar, nunca me detendré; Mis hechos se cumplirán, y Mis logros durarán por siempre. Todo esto es aplicable a Mis hijos primogénitos, a Mis hijos y a Mi pueblo, y esto va para vosotros también: Mis castigos a vosotros serán eternos. Os he dicho muchas veces que los malvados que me resisten sin dudas serán castigados por Mí. Si el Espíritu Santo no te regaña después de que te hayas resistido a Mí, ya has sido maldecido y, por lo tanto, serás derribado por Mi mano. Si recibes la disciplina del Espíritu Santo mientras tienes malos pensamientos sobre Mí, entonces, has recibido Mis bendiciones; sin embargo, debes ser siempre cauteloso, nunca negligente y nunca descuidado.

Anterior: Capítulo 85

Siguiente: Capítulo 87

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Conocer la obra de Dios hoy

Conocer la obra de Dios en estos tiempos es, mayormente, conocer cuál es el ministerio principal de Dios encarnado en los últimos días y...

Capítulo 10

Durante la época de la edificación de la iglesia, Dios apenas mencionó la edificación del reino. Incluso cuando sacó el tema a colación, lo...

Capítulo 10

La Era del Reino es, después de todo, diferente a los tiempos pasados. No se relaciona con la forma como la humanidad actúa; más bien, Yo...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro