109 La semejanza de quien ama a Dios

1 Los que aman a Dios cumplen su deber fielmente y son los más bendecidos por Dios. Los que aman a Dios son personas honestas a quienes Dios ama. Los que aman a Dios lo obedecen y siguen Su voluntad. Sólo aquellos que aman a Dios son aptos para ser perfeccionados a través del juicio y el castigo.

2 Los que aman a Dios son honrados, sus corazones son honestos y puros. Siguen a Cristo incondicionalmente sin dudas ni reservas. Los que verdaderamente aman a Dios tienen hambre y sed de justicia. Aman la verdad y dependen de las palabras de Dios para vivir; no pueden apartarse de Dios.

3 Los que aman a Dios lo obedecen, son amables y humanos desde el fondo de sus corazones. Nunca son indiferentes en sus deberes, son considerados con la voluntad de Dios en todas las cosas. Aquellos que verdaderamente aman a Dios comparten Sus pensamientos y preocupaciones. Se entregan fielmente y soportan las dificultades sin quejarse, sin mencionar ninguna recompensa.

4 Los que aman a Dios temen a Dios, practican la verdad una vez que la entienden. Aceptan la inspección de Dios en todas las cosas, son libros abiertos, viven en la luz. Los que verdaderamente aman a Dios buscan Su voluntad en todas las cosas. Son personas de principios, de palabra y obra, y viven la realidad de la verdad.

5 Los que aman a Dios están dedicados a Él, dan testimonio frente a las pruebas. Prefieren perder su propia vida antes que traicionar a Dios. Los que realmente aman a Dios se centran en buscar conocer a Dios. Se someten a las orquestaciones de Dios sin quejarse, sus corazones de amor a Dios nunca cambian.

Anterior : 108 Sólo los que aman sinceramente a Dios son personas honestas

Siguiente : 110 Ama a Dios para vivir en la luz

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 15

Todos los seres humanos son criaturas sin conocimiento de sí mismas. Sin embargo, aunque es incapaz de conocerse a sí mismo, conoce a todos...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro