Capítulo 74

Bienaventurados son los que han leído Mis palabras y creen que se cumplirán. No te maltrataré en absoluto, haré que se cumpla en ti aquello en lo que crees. Esta es Mi bendición, que recae sobre ti. Mis palabras golpean los secretos escondidos en cada persona, todos tienen heridas mortales, y Yo soy el buen médico que las sana. Simplemente, entrad en Mi presencia. ¿Por qué dije que en el futuro no habrá más tristeza ni más lágrimas? Es por esta razón. En Mí, todo se logra, pero, en los seres humanos, todas las cosas son corruptas, vacías y engañosas. En Mi presencia, es seguro que ganarás todas las cosas y, sin dudas, verás y disfrutarás todas las bendiciones que nunca podrías haber imaginado. Aquellos que no se presentan ante Mí son sin duda rebeldes y son los que se resisten a Mí. Desde luego, no los absolveré fácilmente; castigaré a tales personas con severidad. ¡Recuerda esto! Mientras más personas se presenten ante Mí, más ganarán, aunque solo será gracia. Después, recibirán aún mayores bendiciones.

Desde la creación del mundo, he empezado a predestinar y seleccionar a este grupo de personas; a saber, vosotros los de hoy. Vuestro temperamento, calibre, aspecto y estatura, la familia en la que naciste, tu trabajo y tu matrimonio; tú en tu totalidad, incluso el color de tu pelo y tu piel, y el momento de tu nacimiento; todo fue dispuesto por Mis manos. Arreglé con Mi mano las cosas que haces y las personas que te encuentras todos los días, por no mencionar el hecho de que traerte a Mi presencia hoy se hizo en realidad por Mi arreglo. No te entregues al desorden; debes proceder con calma. Lo que Yo te permito disfrutar hoy es una parte que mereces y que ha sido predestinada por Mí desde la creación del mundo. Los seres humanos son muy extremos: o son obstinados en exceso o son desvergonzados por completo. No pueden abordar las cosas según Mi plan y Mis arreglos. No hagas esto por más tiempo. En Mí, todo está emancipado; no te ates a ti mismo, ya que habrá pérdida con respecto a tu vida. ¡Recuerda esto!

Creed que todo está en Mis manos. Lo que considerabais misterios en el pasado son revelados abiertamente hoy; ya no están ocultos (porque Yo he dicho que en el futuro nada estará oculto). Las personas son con frecuencia impacientes; están demasiado ansiosas por completar cosas y no consideran lo que hay en Mi corazón. Yo os estoy entrenando para que podáis compartir Mi carga y gestionar Mi casa. Quiero que crezcáis rápidamente para que podáis liderar a vuestros hermanos más jóvenes que vosotros, y de forma que nosotros, el Padre y los hijos, podamos estar pronto reunidos, para nunca más separarnos. Esto cumplirá mis intenciones. Los misterios ya han sido revelados a todas las personas, y nada en absoluto permanece oculto: Yo —el Dios mismo completo, que posee tanto una humanidad normal como una divinidad completa— he sido revelado, hoy, justo delante de vuestros ojos. Todo Mi ser (vestimenta, aspecto externo y forma corporal) es una manifestación perfecta de Dios mismo; es una encarnación de la persona de Dios que los hombres han imaginado desde la creación del mundo, pero que nadie ha visto. La razón por la que Mis acciones son tan buenas como Mis palabras es que Mi humanidad normal y Mi divinidad completa se complementan la una a la otra. Además, eso permite que todas las personas vean a una persona normal tener realmente un poder tan grande. Aquellos de vosotros que creéis verdaderamente en Mí lo hacéis porque Yo le di a cada uno un corazón verdadero para que pudiera amarme. Cuando te trato, arrojo luz sobre ti, te esclarezco y así te permito que me conozcas. Como resultado, independientemente de cómo te trate Yo, no huirás; más bien estarás cada vez más seguro de Mí. Cuando eres débil, esto es también Mi arreglo, y te permite ver que, si me dejas, morirás y te marchitarás. A partir de eso puedes aprender que Yo soy tu vida. Cuando te vuelvas fuerte después de haber sido débil, se te permitirá ver que ser débil o fuerte no depende de ti, sino que depende completamente de Mí.

Todos los misterios son completamente revelados. En vuestras actividades futuras, Yo os daré Mis instrucciones, tarea a tarea. No seré vago; seré totalmente explícito e incluso os hablaré directamente; esto es con el fin de que no tengáis que reflexionar sobre cosas por vuestra cuenta, para que tampoco alteréis Mi gestión. Es por esta razón que sigo insistiendo, una y otra vez, en que de ahora en adelante nada más estará oculto.

Anterior: Capítulo 73

Siguiente: Capítulo 75

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¿Existe la Trinidad?

Después de que la verdad de Jesús hecho carne se materializara, el hombre creyó esto: que no es solo el Padre en el cielo, sino también el...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro