128 La obra de Dios sigue avanzando

La obra de Dios sigue avanzando;

aunque siempre será la misma misión,

los medios de Su obra siempre cambian,

lo mismo que los que lo siguen.

Mientras Dios realiza más obra, más profundo lo conoce el hombre,

más cambia el carácter del hombre junto a Su obra.

La obra de Dios sigue avanzando;

nunca es vieja, nueva siempre es.

Él no repite una obra previa;

obras nunca antes hechas son las que debe hacer.

Dios no se queda en la misma obra;

siempre es cambiante, siempre innova.

Lo mismo que Dios hablando nuevas palabras,

haciendo nueva obra cada día en ti.

Esta es la obra que hace Dios;

la clave está en “maravilloso” y “nuevo”.

“Inmutable es Dios, y siempre será Dios”.

Este refrán que de hecho, es verdad.

La obra de Dios sigue avanzando;

nunca es vieja, nueva siempre es.

Él no repite una obra previa,

obras nunca antes hechas son las que debe hacer.

La obra de Dios está siempre cambiando,

para los que ignoran la obra del Espíritu,

y aquellos que no saben ver la verdad,

terminan siendo de Dios oponentes.

La esencia de Dios nunca cambiará;

Dios siempre es Dios y nunca Satanás.

Esto no quiere decir que Su obra sea inmutable

y tan constante como Su esencia.

Dices que Dios no cambia,

¿cómo explicas “nunca vieja, siempre nueva”?

La obra de Dios se expande y cambia,

muestra Su deseo y al hombre lo hace saber.

La obra de Dios sigue avanzando;

nunca es vieja, nueva siempre es.

Él no repite una obra previa,

obras nunca antes hechas son las que debe hacer.

Adaptado de ‘¿Cómo puede el hombre que ha delimitado a Dios con sus nociones recibir Sus revelaciones?’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 127 Dios ha revelado todo Su carácter en los últimos días

Siguiente: 129 La obra de Dios no se repite

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

45. Vivir ante Dios

Tras leer las palabras de Dios, la admonición “cuando tu relación con tus hermanos y hermanas es normal, entonces tus condiciones delante de Dios también son normales” quedó grabada en mi mente de una manera especialmente clara. En mi búsqueda, reflexionaba en profundidad sobre esta afirmación. A través del esclarecimiento del Espíritu Santo, sentí que esta declaración aparentemente sencilla encarnaba en realidad una majestuosidad y un juicio que me atravesó el corazón como una espada.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp