Palabras diarias de Dios | Fragmento 464 | "¿Qué sabes de la fe?"

Palabras diarias de Dios | Fragmento 464 | "¿Qué sabes de la fe?"

414 |29 Ago 2020

El hombre tiene fe en Mí pero no puede dar testimonio de Mí y antes de que Yo mismo me dé a conocer, el hombre no puede testificar por Mí. El hombre sólo ve que sobrepaso a las criaturas y a todos los hombres santos y ve que la obra que Yo hago no puede ser hecha por los hombres. Por lo tanto, desde los judíos hasta los hombres de la actualidad, cualquiera que haya visto Mis gloriosas obras simplemente está lleno de una curiosidad hacia Mí, pero aún la boca de ni una sola criatura podría dar testimonio de Mí. Sólo Mi Padre dio testimonio de Mí; Él hizo un camino para Mí entre todas las criaturas. De otro modo, sin importar cómo obrara, el hombre nunca sabría que Yo soy el Señor de la creación, porque el hombre sólo sabe tomar y no tiene fe en Mí por Mi obra. El hombre sólo me conoce porque soy inocente y de ninguna manera soy pecador, porque puedo explicar muchos misterios, porque estoy por encima de la multitud o porque el hombre se ha beneficiado mucho de Mí. Sin embargo, pocos son los que creen que Yo soy el Señor de la creación. Es esto por lo que digo que el hombre no sabe por qué tiene fe en Mí; no sabe el propósito o la relevancia de tener fe en Mí. La realidad del hombre está faltando, tal que es casi indigno para dar testimonio de Mí. Tenéis muy poca fe verdadera y habéis adquirido muy poca, así que tenéis un testimonio muy pequeño. Además, entendéis muy poco y carecéis de mucho, tal que casi no sois aptos para dar testimonio de Mis obras. Vuestra resolución es en efecto considerable pero, ¿estáis seguro de que podréis testificar con éxito de la esencia de Dios? Lo que habéis experimentado y visto sobrepasa a lo que experimentaron y vieron los santos y profetas antiguos pero, ¿sois capaces de dar mayor testimonio que las palabras de estos antiguos santos y profetas? Eso que Yo os otorgo ahora excede a Moisés y es mayor que David, así que de la misma manera Yo pido que vuestro testimonio exceda al de Moisés y que vuestras palabras sean mayores que las de David. Os doy cien veces más, así que de igual manera os pido que me devolváis lo mismo. Debéis saber que Yo soy quien otorgo vida a la humanidad y sois vosotros los que recibís vida de Mí y debéis dar testimonio para Mí. Este es vuestro deber el cual envío sobre vosotros y el cual vosotros debéis hacer por Mí. Os he otorgado toda Mi gloria y os he otorgado la vida que el pueblo escogido, los israelitas, nunca recibió. Por derecho, debéis dar testimonio para Mí y dedicarme vuestra juventud y darme vuestra vida. A quien quiera que Yo le otorgue Mi gloria dará Mi testimonio y dará su vida por Mí. Esto ha sido predestinado desde hace mucho tiempo. Es vuestra buena fortuna que Yo os otorgue Mi gloria y vuestro deber es testificar para Mi gloria. Si creéis en Mí sólo para ganar fortuna, entonces Mi obra no tendrá mucha relevancia y no estaríais cumpliendo vuestro deber. Los israelitas sólo vieron Mi misericordia, amor y grandeza y los judíos sólo fueron testigos de Mi paciencia y redención. Sólo vieron muy poco de la obra de Mi Espíritu; puede ser tal que su nivel de entendimiento era escasamente un diezmilésimo de lo que vosotros habéis escuchado y visto. Lo que vosotros habéis visto excede incluso aquello de los sumos sacerdotes vieron entre ellos. Hoy, la verdad que has entendido sobrepasa la de ellos; lo que habéis visto este día excede lo que se vio en la Era de la Ley así como en la Era de la Gracia, y lo que has experimentado sobrepasa incluso aquello que Moisés y Elías experimentaron. Porque lo que los israelitas entendieron sólo fue la ley de Jehová y lo que vieron sólo fue la espalda de Jehová; lo que los judíos entendieron sólo fue la redención de Jesús, lo que recibieron sólo fue la gracia que Jesús les otorgó y lo que vieron sólo fue la imagen de Jesús dentro de la casa de los judíos. Lo que vosotros veis este día es la gloria de Jehová, la redención de Jesús y todas Mis obras de hoy. También habéis escuchado la palabra de Mi Espíritu, apreciado Mi sabiduría y llegado a conocer Mis maravillas y aprendido de Mi carácter. También os he dicho todo Mi plan de gestión. Lo que habéis visto no es sólo a un Dios amoroso y misericordioso, sino a Uno que está lleno de justicia. Habéis visto Mi maravillosa obra y habéis sabido que estoy lleno del ardor de la ira y de majestad. Además, habéis sabido que una vez hice descender Mi furia rabiosa sobre la casa de Israel y este día ha venido sobre vosotros. Habéis entendido más de Mis misterios en el cielo que Isaías al igual que Juan; sabéis más de Mi belleza y honorabilidad que todos los santos de anteriores generaciones. Lo que habéis recibido no son solamente Mi verdad, Mi camino, Mi vida, sino la visión y la revelación mayor que las de Juan. Habéis entendido muchos más misterios y también habéis visto Mi rostro genuino; habéis aceptado más de Mi juicio y sabido más de Mi justo carácter. Así que, aunque nacisteis en los últimos días, la comprensión que tenéis es la de los antiguos y la del pasado; también habéis experimentado lo que es hoy y eso lo logró Mi mano. Lo que Yo pido de vosotros no es irrazonable porque os he dado demasiado y habéis visto mucho de Mí. Por lo tanto, os pido que deis testimonio para Mí como lo hicieron los antiguos santos y este es el único deseo de Mi corazón.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

EL DEBER DEL HOMBRE ES DAR TESTIMONIO DE DIOS

I

Dios la vida te da, es un obsequio por parte de Él. Por eso es que tú debes testificarle a Él. Dios Su gloria te da, la vida que no tuvo el pueblo de Israel. Tu vida y juventud debes dedicarle a Él. Tienes la gloria de Dios, testificar de Él es tu deber.

II

Es un gran privilegio haber recibido Su gloria. Por eso es tu deber testificar de Su gloria. Si tú crees en Dios sólo para obtener bendiciones, Su obra no tendrá importancia y no cumplirás con tu deber. Tienes la gloria de Dios, testificar de Él es tu deber.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Mostrar más
Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Compartir

Cancelar