Palabras diarias de Dios | Fragmento 501 | "Quienes aman a Dios vivirán por siempre en Su luz"

18 Abr 2021

Mientras más pongas en práctica la verdad, más la poseerás, más tendrás el amor de Dios y más te bendecirá Él. Si siempre practicas de esta forma, verás gradualmente el amor de Dios en ti y lo conocerás como lo hizo Pedro: Pedro dijo que Dios no sólo tiene la sabiduría para crear los cielos, la tierra y todas las cosas, sino que, además, también para hacer una obra real en las personas. Pedro dijo que Él no sólo es digno del amor de las personas por Su creación de los cielos, la tierra y todas las cosas, sino, además, por Su capacidad de crear, salvar, perfeccionar al hombre y transmitirle Su amor. Así, Pedro también dijo que hay mucho en Él digno del amor del hombre. Pedro dijo a Jesús: “¿Acaso no eres Tú merecedor del amor de las personas por mucho más que crear los cielos, la tierra y todas las cosas? Hay más cosas adorables en ti, actúas y te mueves en la vida real, Tu Espíritu me toca en mi interior, me disciplinas, me reprendes, estas cosas son más dignas del amor de las personas”. Si deseas ver y experimentar el amor de Dios, debes explorar y buscar en la vida real, y debes estar dispuesto a dejar de lado tu carne. Debes tomar esta determinación: tú debes ser alguien resuelto, capaz de satisfacer a Dios en todas las cosas, sin ser perezoso, ni codiciar los disfrutes de la carne, ni vivir para esta sino para Dios. Puede haber momentos en los que no satisfagas a Dios. Eso se debe a que no entiendes Su voluntad; la próxima vez, aunque requerirá más esfuerzo, debes satisfacerlo a Él y no a la carne. Cuando experimentes de esta forma, habrás llegado a conocer a Dios. Verás que Él creó los cielos, la tierra y todas las cosas en ellos, que Él se ha hecho carne para que las personas puedan verlo de forma práctica, y se pongan en contacto con Él de forma práctica, que Él es capaz de caminar en medio del hombre, que Su Espíritu puede perfeccionar a las personas en la vida real, permitiéndoles ver Su hermosura y experimentar Su disciplina, Su castigo y Sus bendiciones. Si siempre experimentas de esta forma, en la vida real serás inseparable de Dios, y si un día tu relación con Él deja de ser normal, podrás sufrir reproches y sentir remordimientos. Cuando tienes una relación normal con Dios, nunca deseas dejarlo y, si un día Él dice que te dejará, tendrás miedo y dirás que preferirías morir antes que ser abandonado por Él. Tan pronto como tengas estas emociones, sentirás que eres incapaz de abandonar a Dios, y de esta forma tendrás un fundamento y disfrutarás realmente de Su amor.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Ver más

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Compartir

Cancelar