Palabras diarias de Dios | Fragmento 503 | "Quienes aman a Dios vivirán por siempre en Su luz"

Palabras diarias de Dios | Fragmento 503 | "Quienes aman a Dios vivirán por siempre en Su luz"

223 |29 Sep 2020

Tan pronto como Dios pasa a ser la vida en las personas, estas se vuelven incapaces de dejarlo. ¿No es esto un hecho de Dios? ¡No hay un testimonio mayor! Dios ha obrado hasta un cierto punto; ha dicho que las personas hagan servicios, que sean castigadas o que mueran, y ellas no se han retirado, lo que muestra que ellas han sido conquistadas por Dios. Las personas que tienen la verdad son aquellas que, en sus experiencias reales, pueden mantenerse firmes en su testimonio, en su posición, permanecer en el lado de Dios, sin retirarse nunca, y pueden tener una relación normal con las personas que aman a Dios, que, cuando les acontecen cosas, son capaces de obedecer totalmente a Dios y pueden hacerlo hasta la muerte. Tu práctica y tus revelaciones en la vida real son el testimonio de Dios, forman parte del vivir del hombre y del testimonio de Dios, y esto es disfrutar verdaderamente de Su amor; cuando hayas experimentado hasta este punto, el efecto esperado sería alcanzado. Estarás poseido de vivir realmente y cada una de tus acciones será vista por otros con admiración. Tu apariencia es ordinaria, pero vives una vida de piedad total, y cuando comunicas las palabras de Dios, eres guiado y esclarecido por Él. Eres capaz de transmitir la voluntad de Dios a través de tus palabras, de comunicar la realidad, y entiendes mucho sobre servir en espíritu. Hablas con sinceridad, eres decente y recto; no buscas confrontaciones y eres decoroso; eres capaz de obedecer los arreglos de Dios y de mantenerte firme en tu testimonio cuando te ocurren cosas, y te sientes tranquilo y sereno, independientemente de aquello con lo que estés lidiando. Este tipo de persona en verdad ha visto el amor de Dios. Algunas personas aún son jóvenes, pero actúan como si fueran de mediana edad; son maduras, poseen la verdad y otros las admiran. Estas son las personas que tienen testimonio, y que son la manifestación de Dios. Es decir, cuando hayan experimentado hasta cierto punto, tendrán en su interior una percepción de Él y, por tanto, su carácter externo también se estabilizará. Muchas personas no ponen en práctica la verdad ni se mantienen firmes en su testimonio. En tales personas no hay amor de Dios ni testimonio de Dios y son las que Dios aborrece más. Comen y beben Sus palabras, pero lo que expresan es a Satanás, y permiten que este envilezca las palabras de Dios. En personas como estas no hay señal del amor de Dios; todo lo que expresan es de Satanás. Si tu corazón está siempre en paz delante de Dios; si siempre prestas atención a las personas y a las cosas que te rodean, así como a lo que está aconteciendo a tu alrededor; si eres consciente de la carga de Dios y siempre tienes un corazón que lo venere, entonces Él te esclarecerá a menudo en tu interior. En la iglesia hay personas que son “supervisores”, miran específicamente los errores de los demás y después los copian e imitan. Son incapaces de diferenciar, no odian el pecado, no aborrecen las cosas de Satanás ni estas les repugnan. Estas personas están llenas de las cosas de Satanás y Dios las abandonará por completo al final. Tu corazón siempre debe ser reverente delante de Dios, debes ser moderado en tus palabras y acciones y nunca desear oponerte o molestar a Dios. Nunca debes estar dispuesto a que la obra de Dios en ti no haya servido de nada ni permitir que todas las dificultades que has sufrido y todo lo que has puesto en práctica sean en vano. Debes estar dispuesto a trabajar con mayor esfuerzo y a amar más a Dios en el camino que tienes por delante. Estas son las personas que tienen una visión como su fundamento. Estas son las personas que buscan progresar.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

SÓLO VIVIENDO LA REALIDAD PUEDES DAR TESTIMONIO

I

Los que poseen la verdad, mantienen su testimonio en su experiencia, firmes en su posición, del lado de Dios, sin retirarse nunca, obedientes hasta la muerte, siendo normales con aquellos que aman a Dios. Tu práctica y expresiones en la vida son testimonio de Dios, lo que el hombre debería vivir. Eso es disfrutar del amor de Dios. Si lo logras, el fruto lo conseguirás.

II

Estás poseído de vivir realmente, cada acto es admirado por los demás. Tu apariencia es ordinaria, pero vives una vida de piedad. Cuando compartes Su palabra, Dios te ilumina. Tu práctica y expresiones en la vida son testimonio de Dios, lo que el hombre debería vivir. Eso es disfrutar del amor de Dios. Si lo logras, el fruto lo conseguirás.

III

Puedes transmitir Su voluntad con tus palabras, y la realidad, entiendes el servicio en espíritu. En tu discurso eres sincero, decente y honrado, nada de alborotos; de obedecer Sus planes eres capaz, mantenerte firme en tu testimonio. Las cosas afrontas, sereno y calmado. Esa es la clase de ser humano que ha visto realmente el amor de Dios. Tu práctica y expresiones en la vida son testimonio de Dios, lo que el hombre debería vivir. Eso es disfrutar del amor de Dios. Si lo logras, el fruto lo conseguirás.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Mostrar más
Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Compartir

Cancelar