Palabras diarias de Dios: Revelación de la corrupción de la humanidad | Fragmento 350

12 Ago 2020

Conquistaré al ser humano porque los hombres fueron creados por Mí, y además han disfrutado de los abundantes objetos de Mi creación. Pero el hombre también me ha rechazado; no habito en sus corazones, y me consideran una carga en su existencia, hasta el punto de que, habiendo logrado contemplarme, aun me rechazan, y se devanan los sesos pensando en todas las formas posibles de vencerme. Las personas no me dejan tratarlas seriamente, ni imponerles exigencias estrictas, ni tampoco juzgar o castigar su iniquidad. Lejos de considerarlo interesante, lo encuentran molesto. Y así Mi obra consiste en derrotar a la humanidad que come, bebe y se regocija de Mí, pero no me conoce. Desarmaré a la humanidad y luego regresaré a Mi morada, llevándome a Mis ángeles, llevándome Mi gloria. Porque las acciones de los hombres han destrozado Mi corazón y roto Mi obra en pedazos hace mucho tiempo. Mi intención es recuperar la gloria que el maligno me arrebató, luego me marcharé feliz, dejando que los seres humanos sigan viviendo sus vidas, sigan “viviendo y trabajando en paz y con alegría”, sigan “cultivando sus propios campos”, y no interferiré más en sus vidas. Pero ahora deseo recobrar completamente Mi gloria de la mano del maligno, recuperar la totalidad de la gloria forjada en el hombre en la creación del mundo. Nunca más se la otorgaré a la raza humana en la tierra. Porque la gente no solo no ha podido conservar Mi gloria, sino que la ha intercambiado por la imagen de Satanás. Las personas no valoran Mi venida, ni atesoran el día de Mi gloria. No reciben alegremente Mi castigo, ni mucho menos están dispuestas a devolverme Mi gloria ni a desechar el veneno del maligno. Los seres humanos me siguen engañando como siempre; siguen mostrando sonrisas brillantes y rostros felices, como siempre. No son conscientes de la profunda oscuridad que descenderá sobre la humanidad cuando Mi gloria los abandone. Específicamente, no saben que cuando Mi día llegue a toda la humanidad, enfrentarán días aún más duros que la gente en los tiempos de Noé. Porque no conocen la oscuridad que cubrió a Israel cuando Mi gloria se apartó de ellos, ya que cuando amanece, el hombre se olvida de lo difícil que fue atravesar la noche profundamente oscura. Cuando el sol vuelve a ocultarse, y la oscuridad desciende sobre el hombre, este volverá a llorar y a rechinar los dientes en la oscuridad. ¿Acaso habéis olvidado lo difícil que fue para el pueblo de Israel sobrellevar los días de sufrimiento cuando Mi gloria se apartó de Israel? Ahora es el momento de que vosotros presenciéis Mi gloria, y también de que compartáis el día de Mi gloria. El hombre se lamentará en medio de la oscuridad, cuando Mi gloria se aparte de la tierra de inmundicia. Ahora es el día de gloria en que realizo Mi obra, y es el día en el que eximo al ser humano de sufrimientos, porque no compartiré los tiempos de tormento y tribulación con ellos. Solo quiero conquistar completamente a la humanidad, y derrotar totalmente al maligno de la humanidad.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

DEBES VALORAR EL DÍA DE LA GLORIA DE DIOS

La gente no valora la venida de Dios, ni atesora el día de Su gloria. No recibe Su castigo con agrado, ni quiere devolverle Su gloria a Él. No está dispuesta a dejar el veneno del malvado. La humanidad sigue engañando a Dios, con sus caras felices, sus sonrisas, como antes, sin saber que sobre el hombre caerá la oscuridad cuando la gloria de Dios se aleje. No saben que cuando el día de Dios les llegue, les irá peor que a la gente del tiempo de Noé. El hombre no sabe cuán oscuro se volvió Israel cuando la gloria de Dios lo abandonó. Al amanecer olvida cuán oscura fue la noche, cuán difícil de pasar. Cuando se retire el sol y la oscuridad descienda, el hombre volverá a llorar y rechinar sus dientes en la oscuridad.

¿Olvidaste cuando la gloria de Dios dejó a Israel? Qué duro fue para ellos soportar ese sufrimiento. Ahora es cuando ves la gloria de Dios, y cuando compartes el día de Su gloria. El hombre se lamentará cuando la gloria de Dios deje la tierra inmunda. Ahora es el día en que Dios hace Su obra, el día en que exime al hombre del sufrimiento, ya que no compartirá con él el tormento y las tribulaciones. Dios solo quiere conquistar a la humanidad, y derrotar completamente al malvado del hombre. El hombre no sabe cuán oscuro se volvió Israel cuando la gloria de Dios lo abandonó. Al amanecer olvida cuán oscura fue la noche, cuán difícil de pasar. Cuando se retire el sol y la oscuridad descienda, el hombre volverá a llorar y rechinar sus dientes en la oscuridad.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Ver más

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Compartir

Cancelar

Contacta con nosotros por WhatsApp