Palabras diarias de Dios | Fragmento 155 | "Dios mismo, el único VI"

132 |21 Jul 2020

Durante el proceso en que el hombre aprende el conocimiento, Satanás empleará cualquier método para que las personas satisfagan sus propios deseos y realicen sus propios ideales. ¿Tienes claro el camino exacto por el que Satanás quiere conducirte? Dicho de un modo suave, las personas creen que no hay nada malo en aprender conocimiento, que es el curso natural. Creen que fomentar nobles ideales o tener ambiciones se denomina simplemente tener aspiraciones, y que esta debería ser la senda correcta que las personas sigan en la vida. Si estas pueden realizar sus propios ideales, tener éxito en una profesión en la vida, ¿no es más glorioso vivir de esa forma? No sólo honrar a los antepasados de esa forma, sino también dejar la propia marca en la historia, ¿no es una buena cosa? Esto es algo bueno y adecuado a los ojos de las personas mundanas. ¿Acaso Satanás, con sus motivos siniestros, no lleva sin embargo a las personas a este tipo de camino y después decide que ya está hecho? Ciertamente no. En realidad, independientemente de lo nobles que sean los ideales del hombre, de lo realistas que sean sus deseos o de lo adecuadas que puedan ser, todo lo que el hombre quiere lograr, todo lo que busca está inextricablemente vinculado a dos palabras. Ambas son de vital importancia para la vida de cada persona y son cosas que Satanás pretende infundir en el hombre. ¿Qué dos palabras son? Una es “fama” y la otra es “ganancia”: son fama y ganancia. Satanás usa un tipo de forma muy sutil, muy de acuerdo con las nociones de las personas; no es una clase de forma radical cualquiera. En medio de la inconsciencia, los seres humanos llegan a aceptar la forma de vivir de Satanás, sus normas de vida, y establecen metas y una dirección en la vida, y al actuar así, también llegan sin saberlo a tener ideales en la vida. Independientemente de lo altisonantes que estos ideales parezcan en la vida, sólo son un pretexto inextricablemente vinculado a la fama y la ganancia. Cualquier persona importante o famosa y, en realidad, todas las personas, todo lo que siguen en la vida sólo se relaciona con estas dos palabras: “fama” y “ganancia”. ¿Acaso no es así? (Sí). Las personas piensan que una vez que han obtenido la fama y la ganancia, pueden sacar provecho de ellas para disfrutar de un alto estatus y de una gran riqueza, y disfrutar de la vida. Una vez que tienen fama y ganancia, pueden sacar partido de ellas en su búsqueda del placer y su disfrute sin escrúpulos de la carne. De buena gana, aunque sin saberlo, las personas toman su cuerpo, su mente, todo lo que tienen, su futuro y su destino y se los entregan a Satanás para obtener la fama y la ganancia que desean. Los seres humanos hacen esto sin un momento siquiera de vacilación, ignorando siempre la necesidad de recuperarlo todo. ¿Pueden las personas seguir teniendo algún control sobre sí mismas una vez que pasan del lado de Satanás, de esta forma, y se vuelven leales a él? Desde luego que no. Están total y completamente controlados por Satanás. También son incapaces de liberarse a sí mismos de un modo completo y total del cenagal en el que se han hundido. Una vez que alguien está atascado en la fama y la ganancia, dejan de buscar lo que es brillante, lo justo o esas cosas que son hermosas y buenas. Esto se debe a que el poder seductor que la fama y la ganancia tienen sobre las personas es demasiado grande, y se convierten en cosas que las personas persiguen durante toda su vida, y hasta por toda la eternidad sin final. ¿No es esto verdad? Algunos dirán que aprender conocimiento no es nada más que leer libros o aprender unas cuantas cosas que todavía no saben, diciendo que lo hacen para no quedarse atrasados en el tiempo o que el mundo no los deje atrás. Afirmarán que el conocimiento sólo se aprende para poder poner comida en la mesa, para su propio futuro o para las necesidades básicas. ¿Puedes decirme ahora si hay alguien que soporte una década de duro estudio sólo para las necesidades básicas, para resolver tan sólo la cuestión de la comida? (No, no lo hay). ¡No hay nadie así! Entonces, ¿para qué sufrir estas dificultades y sufrir todos estos años? Es por la fama y la ganancia: la fama y la ganancia le esperan más adelante, lo llaman y él cree que sólo por su propia diligencia, sus dificultades y su lucha podrá seguir ese camino y, por este medio, lograr fama y ganancia. Debe sufrir estas dificultades por su propia senda futura, para su disfrute futuro y una vida mejor. ¿Podéis decirme qué es realmente ese supuesto conocimiento? ¿Acaso no son normas de vida y un camino a través de esta, lo que Satanás infunde en las personas y se lo enseña en el curso de su aprendizaje del conocimiento? ¿Acaso no son los elevados ideales de la vida que Satanás infunde en el hombre? Tomad, por ejemplo, las ideas de personas importantes, la integridad de los famosos o el valiente espíritu de personajes heroicos, o la caballerosidad y la amabilidad de los protagonistas y los espadachines de las novelas de artes marciales; estas ideas están influyendo en una generación tras otra, y las personas de cada una de ellas son llevadas a aceptarlas, a vivir por ellas y a perseguirlas de un modo incesante. Esta es la forma, el canal en que Satanás usa el conocimiento para corromper al hombre. Por tanto, después de que él condujera a las personas al camino de la fama y la ganancia, ¿sigue siendo posible que crean en Dios y lo adoren? (No, no lo es). ¿Contienen el conocimiento y las reglas del vivir infundidos por Satanás en el hombre algún pensar de adoración a Dios? ¿Mantienen algún pensamiento que pertenezca a la verdad? (No, no lo hacen). ¿Contienen alguna realidad de temer a Dios y evitar el mal? (No, no la contienen). Parecéis hablar con una cierta falta de certeza, pero no importa. Buscad la verdad en todas las cosas y obtendréis las respuestas correctas; sólo con las contestaciones adecuadas podéis caminar después por la senda adecuada.

Recapitulemos de nuevo brevemente: ¿qué usa Satanás para mantener al hombre acorralado y controlado? (La fama y la ganancia). De modo que Satanás usa fama y ganancia para controlar los pensamientos del hombre hasta que sólo puedan pensar en ellas. Por la fama y la ganancia luchan, sufren dificultades, soportan humillación, y sacrifican todo lo que tienen, y por obtener y mantener la fama y la ganancia harán cualquier juicio o decisión. De esta forma, Satanás ata al hombre con cadenas invisibles. Las personas las llevan en su cuerpo y no tienen la fuerza ni el valor de deshacerse de ellas. Por tanto, los seres humanos se mueven siempre hacia adelante con gran dificultad, cargando con esos grilletes sin saberlo. En aras de esta fama y ganancia, la humanidad se separa de Dios y le traiciona. Con cada generación que pasa, la humanidad se vuelve más y más perversa, más y más oscura; por tanto, de esta forma se destruye una generación tras otra en la fama y la ganancia de Satanás. Consideremos ahora las acciones de Satanás; ¿cuáles son, con exactitud, sus motivos siniestros? Ahora está claro, ¿verdad? ¿No es Satanás abominable? (¡Sí!). Tal vez hoy no podáis calar todavía sus motivos siniestros, porque pensáis que no hay vida sin fama y ganancia. Creéis que, si las personas dejan atrás la fama y la ganancia, ya no serán capaces de ver el camino que tienen por delante ni sus metas; su futuro se vuelve oscuro, tenue y sombrío. Sin embargo, poco a poco, todos reconoceréis un día que la fama y la ganancia son grilletes monstruosos que Satanás usa para atar al hombre. Hasta el día en que llegues a reconocer esto, resistirás por completo el control de Satanás y los grilletes que Satanás trae para atarte. Cuando llegue el momento en que desees deshacerte de todas las cosas que Satanás ha inculcado en ti, romperás definitivamente con Satanás y también detestarás verdaderamente todo lo que él te ha traído. Sólo entonces sentirás un verdadero amor y anhelo por Dios.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Mostrar más
Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Compartir

Cancelar