Palabras diarias de Dios | Fragmento 183 | "Dios mismo, el único IX"

0 |29 Jul 2020

Palabras diarias de Dios | Fragmento 183 | «Dios mismo, el único IX»

Cuarto, Dios trazó límites entre las diferentes razas. Sobre la tierra hay personas blancas, negras, cobrizas y amarillas. Son tipos de personas distintos. Dios también fijó el ámbito para las vidas de estos tipos diferentes de personas, y sin ser consciente de ello, estas viven dentro de su entorno apropiado para la supervivencia bajo la administración de Dios. Nadie puede salirse de esto. Por ejemplo, la raza blanca —esto es, los blancos—, ¿en qué áreas viven en su mayor parte? Lo hacen en países europeos y americanos. Las personas negras viven principalmente en África. ¿Y en qué áreas viven las personas cobrizas? Principalmente en el sureste asiático, en países como Tailandia, India, Myanmar, Vietnam y Laos. Esto es, en regiones del sureste asiático. Las personas amarillas viven principalmente en Asia, esto es, China, Japón, Corea del Sur y otros países similares. Dios ha distribuido apropiadamente todos estos distintos tipos de razas de forma que están repartidas en diferentes partes del mundo. En estas, Dios preparó hace mucho un entorno para la supervivencia adecuado para cada raza humana diferente. Dentro de estos tipos de entorno para la supervivencia, Dios ha preparado para ellas el color y los componentes del terreno. Las personas blancas y negras tienen diferentes componentes en su cuerpo, que también difieren de los de las personas de otros colores. Cuando Dios creó a todos los seres, ya había preparado ese entorno para la supervivencia. Su propósito en ello fue que cuando ese tipo de persona comenzara a multiplicarse, a aumentar en número, pudiera quedarse fija en ese ámbito. Antes de crear a los seres humanos, Dios ya lo había pensado todo: Él atribuiría una cierta zona a las personas blancas para permitirles desarrollarse y sobrevivir. Por tanto, cuando Él estaba creando la tierra ya tenía un plan, tenía intención y propósito en lo que estaba poniendo en aquel pedazo de tierra, y en lo que crecería en el mismo. Por ejemplo, hace mucho que Dios preparó las montañas, la cantidad de llanuras, de fuentes de agua, los tipos de aves y animales, los peces y las plantas que se hallarían en esa tierra. Cuando preparaba un entorno para la supervivencia de un tipo de ser humano, de una raza, Dios consideraba muchos aspectos del asunto: el entorno geográfico, los componentes del terreno, los tipos de aves y animales, el tamaño de los diversos tipos de peces, los componentes del pescado, las diferentes cualidades del agua, así como los distintos tipos de plantas… Dios había preparado eso mucho tiempo atrás. Ese tipo de entorno es un entorno natural para la supervivencia que Dios creó y preparó para las personas blancas. Deberíais ser capaces de ver que cuando Dios creó todos los seres, lo meditó mucho. Hizo las cosas con un plan. Ahora podéis ver eso, ¿verdad? (Las consideraciones de Dios para los diversos tipos de personas fueron meditadas en profundidad. Para el entorno para la supervivencia de diferentes tipos de humanos, Él preparó los tipos de aves y animales, los tipos de peces, cuántas montañas y cuántas llanuras habría. Él lo consideró todo de forma muy considerada y precisa). Por ejemplo, ¿qué alimentos comen principalmente las personas blancas? (Principalmente alimentos con alto contenido proteico, diferentes tipos de carne, productos lácteos y alimentos basados en el trigo). Los alimentos que las personas blancas comen son muy diferentes de los que comen los asiáticos. Los alimentos básicos que los blancos consumen son principalmente carne, huevos, leche y aves de corral. Los cereales como el pan y el arroz son generalmente alimentos no básicos que se colocan a un lado del plato. Incluso cuando comen ensalada, compuesta de vegetales, añaden buey o pollo asado en ella. Aunque coman alimentos basados en el trigo, les añaden queso, huevos o carne. Es decir, sus alimentos básicos no están formados principalmente por los que se basan en el trigo o el arroz; comen bastante carne y queso. Beben con frecuencia agua helada, porque consumen alimentos realmente altos en calorías. Cuando se sientan a comer, antes de que se sirva la comida todos beben un vaso de agua helada primero, de forma que las personas blancas son realmente robustas. Estas son sus fuentes de vida, sus entornos para vivir preparados por Dios para ellos, que les permite tener ese tipo de estilo de vida. Es un estilo de vida diferente del de las personas de otros colores. No hay nada correcto o erróneo en él; es innato, está predestinado por Dios y se debe a Su dominio y Sus disposiciones. Este tipo de raza tiene un cierto estilo de vida y ciertas fuentes para su sustento debido a su raza, así como al entorno para la supervivencia preparado para ella por Dios. Se podría decir que el entorno para la supervivencia que Dios preparó para las personas blancas y los alimentos diarios que obtienen del mismo son ricos y abundantes.

Dios también preparó los entornos necesarios para la supervivencia de otras razas. También hay personas negras, ¿dónde están ubicadas? Lo están principalmente en el centro y el sur de África. ¿Qué preparó Dios para ellas en ese tipo de entorno para vivir? Selvas tropicales, todo tipo de aves y animales, y también desiertos y toda clase de plantas acordes con ellos. Tienen fuentes para el agua, para su sustento y para su alimento. Dios no tuvo prejuicios contra ellas. Independientemente de lo que hayan hecho alguna vez, su supervivencia no ha sido un problema. También ocupan una cierta ubicación y un área en una parte del mundo.

Ahora hablemos un poco acerca de las personas amarillas. Estas se localizan principalmente en el Oriente. ¿Cuáles son las diferencias entre los entornos y las posiciones geográficas de Oriente y Occidente? En Oriente, la mayor parte de la tierra es fértil, y rica en materiales y yacimientos minerales. Esto es, todas las clases de recursos existentes encima y debajo de la tierra son abundantes. Y para este grupo de personas, para esta raza, Dios también preparó el correspondiente terreno, clima y los diversos entornos geográficos adecuados para ellas. Aunque existen grandes diferencias entre ese entorno geográfico y el entorno de Occidente, Dios preparó el alimento necesario, el sustento y las fuentes para la supervivencia de las personas. Sencillamente es un entorno habitable diferente al de las personas blancas de Occidente. ¿Pero qué es eso hacia lo que necesito atraer vuestra atención, eso que debo deciros? El número de personas de raza oriental es relativamente elevado, por lo que Dios añadió en esa parte de la tierra muchos elementos diferentes a los del Oeste. En esa parte del mundo, Él añadió muchos paisajes diferentes y toda clase de abundantes materiales. Los recursos naturales son muy cuantiosos allí; el terreno también es variado y diverso, adecuado para nutrir a un enorme número de personas de raza oriental. Algo que difiere de Occidente es que en Oriente —desde el sur hasta el norte, desde el este al oeste— el clima es mejor que en Occidente. Las cuatro estaciones están claramente delineadas, las temperaturas son acogedoras, los recursos naturales abundantes, y los escenarios naturales y los tipos de terreno mucho mejores que en Occidente. ¿Por qué Dios hizo esto? Él creó un equilibrio muy racional entre las personas blancas y las amarillas. ¿Qué significa esto? Cada aspecto de aquello de lo que las personas blancas pueden disfrutar es mucho mejor que aquello de lo que las amarillas pueden disfrutar. Sus alimentos y las cosas que usan son mucho mejores. Sin embargo, Dios no está predispuesto contra ninguna raza. Él dio a las personas amarillas un entorno más bello y mejor para la supervivencia. Este es el equilibrio. Lo entendéis ahora, ¿verdad?

Dios ha predestinado qué tipos de personas viven en qué parte del mundo y los humanos no pueden salirse de este ámbito. ¡Esto es algo maravilloso! Aunque se producen guerras o invasiones durante diferentes eras o en momentos particulares, estas guerras, estas invasiones no pueden destruir en absoluto los entornos para la supervivencia que Dios ha predestinado para cada raza. Esto es, Dios ha fijado cierto tipo de personas en cierta parte del mundo y estas no pueden salirse de ese ámbito. Aunque las personas tengan algún tipo de ambición para cambiar o expandir su territorio, sin el permiso de Dios, esto será muy difícil de conseguir. Será muy difícil de lograr. Por ejemplo, las personas blancas querían expandir su territorio y colonizaron otros países. Los alemanes invadieron algunos países, Inglaterra ocupó la India. ¿Cuál fue el resultado? Al final fracasaron. ¿Qué se ve a partir de este fracaso? Dios no permite que se destruya lo que Él predestinó. Así pues, no importa cuán gran poder hayas podido ver en la expansión de Inglaterra, al final el resultado es que tuvieron que retirarse y que la tierra siguió perteneciendo a la India. Los que viven en ella siguen siendo los indios, no los ingleses. Esto se debe a que es algo que Dios no permite. Algunos de los que investigan la historia o la política han provisto tesis sobre esto; dan razones para el fracaso de Inglaterra, alegando que pudo deberse a que cierta etnia no podía ser conquistada o por alguna otra razón humana… Estas no son razones reales. La verdadera razón es Dios: Él no lo permite. Él hace que una etnia viva en una tierra concreta y la asienta allí, y si no le permite que se mueva, esta nunca podrá hacerlo. Si Dios define un ámbito para sus miembros, estos vivirán dentro de él. La humanidad no puede liberarse ni escapar de estos ámbitos. Esto es cierto. Por muy grandes que sean las fuerzas de los invasores o por muy débiles que sean los invadidos, su éxito al final se debe a Dios. Él ya ha predestinado esto y nadie lo puede cambiar.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Deja un comentario

Compartir

Cancelar