La Palabra de Dios | La obra de esparcir el evangelio también es la obra de salvar al hombre

Compartir

Cancelar