429 La manera de sosegar tu corazón ante Dios

Sosiega así tu corazón ante Dios:

Ignora lo externo, guarda silencio ante Dios

y órale con todo el corazón.

Con tu corazón sosegado ante Dios,

come, bebe y disfruta de Sus palabras,

contempla el amor de Dios

y reflexiona sobre Su obra con el corazón.

Primero, empieza por la oración.

Concéntrate, ora a una hora fija.

Incluso si estás ocupado, sin tiempo,

no importa a lo que te enfrentes,

ora a diario como algo normal, come y bebe Sus palabras.

Acerca a Dios a tu corazón y contempla Su amor.

Reflexiona sobre Sus palabras, no te distraigas con lo externo.

Sosegar tu corazón ante Dios es un paso tan crucial

para entrar en las palabras de Dios.

Todos deben aprender esta lección.

Aprenderla con urgencia. Ahh, ahh.

Cuando tu corazón está en paz y puedes meditar por dentro

y reflexionar siempre sobre el amor de Dios;

cuando realmente te acercas a Él

y tu corazón está tan lleno de alabanza

que sobrepasa la oración, es cuando tendrás la talla.

Solo tras ser capaz de estar de verdad en paz ante Dios,

al hombre lo toca el Espíritu Santo.

Él iluminará, esclarecerá y alumbrará al hombre,

que tendrá comunión con Él y comprenderá Su voluntad.

Si las personas lo entienden, entonces entrarán

a la vía correcta en sus vidas espirituales.

Sosegar tu corazón ante Dios es un paso tan crucial

para entrar en las palabras de Dios.

Todos deben aprender esta lección.

Aprenderla con urgencia. Ahh, ahh.

Adaptado de ‘Acerca de acallar el corazón delante de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 428 Cómo callar ante Dios

Siguiente: 430 La práctica de estar en silencio ante Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

85. Un tiempo de tortura brutal

Sin la salvación de Dios, no habría tomado el camino correcto en la vida; sólo me habría hecho cada vez más degenerado, y me habría convertido en escoria sucia que al final sería maldecida por Dios. Ha sido el juicio justo de Dios lo que me ha salvado, y un refinamiento despiadado lo que me ha cambiado.

1. Día tras día en la prisión del PCCh

Soy una cristiana de la Iglesia de Dios Todopoderoso. He sido una seguidora de Dios Todopoderoso durante más de diez años. Durante este tiempo, una cosa que nunca olvidaré es la horrible tribulación experimentada cuando la Policía del PCC me arrestó hace una década.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp