Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

921 Lo que Dios prepara para la humanidad está más allá de la imaginación

1 Lo que he preparado para vosotros, es decir, tesoros raros y preciosos de todas partes del mundo, todo se os dará. No podéis concebir ni podéis imaginar todo esto en el presente y ningún hombre ha disfrutado esto antes. Cuando estas bendiciones vengan sobre vosotros, estaréis extáticos sin fin, pero no olvidéis que todo esto es Mi poder, Mis acciones, Mi justicia y, más aún, Mi majestad. (Seré clemente con quienes escoja ser clemente y seré misericordioso con quienes escoja ser misericordioso.) En ese momento no tendréis padres y no habrá relaciones de sangre. Vosotros sois todas las personas a las que amo, Mis hijos amados. Nadie se atreverá a oprimiros a partir de ese entonces. ¡Será tiempo para que os convirtáis en adultos y tiempo para que gobernéis las naciones con vara de hierro!

2 ¿Quién se atreve a obstruir a Mis hijos amados? ¿Quién se atreve a atacar a Mis hijos amados? Todos venerarán a Mis hijos amados porque el Padre ha sido glorificado. Todas las cosas que nadie podría jamás imaginar aparecerán delante de vuestros ojos. Serán ilimitadas, inagotables, interminables. En poco tiempo, seguramente ya no necesitaréis ser quemados por el sol ni soportar el calor torturador. Ni tampoco tendréis que sufrir el frío, ni la lluvia, la nieve ni el viento os alcanzarán. Esto es porque os amo y será por completo el mundo de Mi amor. Os daré todo lo que queráis y preparé para vosotros todo lo que necesitéis. ¿Quién se atreve a decir que Yo no soy justo? Te mataré de inmediato, porque he dicho antes que Mi ira (contra los malvados) durará hasta la eternidad y no cederé ni siquiera un poco. Sin embargo, Mi amor (por Mis hijos amados) también durará hasta la eternidad; no lo reprimiré ni un poco.

Adaptado de ‘Capítulo 84’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:La vida en el reposo

Siguiente:La belleza del reino