170 Todo el pueblo de Dios expresa sus sinceros sentimientos

I

Mira el reino de Dios, donde Dios lo rige todo.

Desde que comenzó la creación hasta el día de hoy,

quienes son guiados por Él han sufrido adversidades,

han tenido altibajos. Pero ahora viven bajo Su luz.

¿Quién no llora por las injusticias de ayer?

¿Quién no derrama lágrimas por ganarse hoy la vida?

¿Quién no aprovecha la ocasión de dedicar su corazón a Dios?

¿Quién no quiere dar voz a su pasión y experiencia?

¿Quién no llora por las injusticias de ayer?

¿Quién no derrama lágrimas por ganarse hoy la vida?

¿Quién no aprovecha la ocasión de dedicar su corazón a Dios?

¿Quién no quiere dar voz a su pasión y experiencia?

II

La gente da lo mejor a Dios. De sus locuras se arrepienten.

Otros se odian por lo que ayer perseguían.

Todos han llegado a conocerse,

han visto a Satán actuar y el milagro de Dios.

En sus corazones vive Dios, porque Su obra se ha cumplido.

¿Quién no llora por las injusticias de ayer?

¿Quién no derrama lágrimas por ganarse hoy la vida?

¿Quién no aprovecha la ocasión de dedicar su corazón a Dios?

¿Quién no quiere dar voz a su pasión y experiencia?

¿Quién no llora por las injusticias de ayer?

¿Quién no derrama lágrimas por ganarse hoy la vida?

¿Quién no aprovecha la ocasión de dedicar su corazón a Dios?

¿Quién no quiere dar voz a su pasión y experiencia?


Adaptado de ‘Capítulo 18’ de Las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 169 Dios crea un mañana más hermoso para la humanidad

Siguiente : 171 Dios reina en el reino

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Prefacio

Aunque muchas personas creen en Dios, pocas entienden qué significa la fe en Él, y qué deben hacer para ser conformes a Su corazón. Esto se...

54. Los secretos escondidos detrás de la búsqueda

“[…] algunas personas idolatran de manera particular a Pablo: les gusta pronunciar discursos y trabajar fuera. Les gusta reunirse y hablar; les gusta que las personas los escuchen, los adoren, los rodeen. Les gusta tener estatus en el corazón de los demás y aprecian que otros valoren su imagen”.

¡Pueblos todos! ¡Alegraos!

En Mi luz, la gente ve la luz de nuevo. En Mi palabra, la gente encuentra las cosas que disfruta. He venido de oriente, de oriente...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro