La identidad inherente al hombre y su valor: ¿cómo son realmente?

Vosotros fuisteis separados del barro y, al fin y al cabo, erais de esa materia que fue seleccionada entre la escoria, lo inmundo y lo odiado por Dios. Pertenecíais a Satanás y este os pisoteó y contaminó en su momento. Por esta razón se dice que fuisteis separados del barro y lejos de ser santos, sois cosas no humanas que han sido objeto de las artimañas de Satanás desde hace tiempo. Esta es la valoración más apropiada para vosotros. Debéis saber que originalmente erais impurezas encontradas en agua estancada y barro, y no capturas deseables como el pescado y las gambas, porque ningún disfrute puede derivarse de vosotros. Para decirlo sin rodeos, vosotros sois las bestias más corruptas de una sociedad baja, peores que cerdos y perros. Hablando con franqueza, dirigirme a vosotros en tales términos no es excesivo ni una hipérbole, sino que simplifica el asunto. Dirigirme a vosotros en tales términos podría decirse que es una forma de ofreceros respeto. Vuestra perspectiva, vuestro discurso, vuestra conducta como hombres, y todos los aspectos de vuestra vida —incluido vuestro estatus en el barro— son suficientes para demostrar que vuestra identidad es “extraordinaria”.

Anterior: La esencia y la identidad del hombre

Siguiente: El pueblo escogido de China no puede representar a ninguna tribu de Israel

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 28

Cuando vine de Sion, todas las cosas me esperaban y, cuando regresé a Sion, todos los hombres me recibieron. Conforme iba y venía, Mis...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro