Pregunta 2: Llevo más de media vida creyendo en Dios. He trabajado incansablemente para el Señor y he estado constantemente alerta a Su segunda venida. Si el Señor vino, ¿por qué no recibí Su revelación? ¿Me ha abandonado? Esto me ha dejado muy confundido. ¿Cómo lo explicáis vosotros?

Respuesta: El hombre piensa que, si cree en el Señor durante media vida, trabaja mucho para Él y espera vigilante Su segunda venida, el Señor le dará Su revelación cuando regrese. Esto es un concepto y una fantasía del hombre, y no concuerda con la obra de Dios. Los judíos fariseos recorrieron la tierra y el mar difundiendo el camino de Dios. ¿Les dio el Señor Jesús alguna revelación cuando vino? En cuanto a los discípulos que seguían al Señor Jesús, ¿quién de ellos lo seguía porque habían recibido una revelación? ¡Ninguno! Podríais argumentar que Pedro recibió la revelación de Dios y reconoció que el Señor Jesús era Cristo, el Hijo de Dios; pero eso sucedió después de que Pedro llevara algún tiempo siguiendo al Señor Jesús , y un tiempo oyendo Sus sermones, y de que, en su corazón, lo conociera un poco. Sólo entonces recibió una revelación del Espíritu Santo y pudo reconocer la verdadera identidad del Señor Jesús. Sin duda, Pedro no recibió ninguna revelación antes de seguir al Señor Jesús, esto es un hecho. Quienes siguieron al Señor Jesús sólo pudieron reconocerlo como el Mesías que había llegado después de escucharlo predicar por un tiempo. No lo siguieron tras haber recibido una revelación que les permitiera reconocer quién era el Señor Jesús. En los últimos días, Dios Todopoderoso descendió en secreto entre los hombres para realizar la obra del juicio. Millones de personas lo han aceptado y lo siguen, pero no lo hacen porque hayan recibido una revelación del Espíritu Santo. Seguimos a Dios Todopoderoso porque reconocemos la voz de Dios al leer la palabra de Dios Todopoderoso y al comunicar la verdad. ¡Sí! Estos hechos demuestran que, cuando Dios se encarna para realizar Su obra, Él, ciertamente, no da revelaciones a ningún hombre para que crea en Él y lo siga. Y eso sin mencionar que, en los últimos días, Dios expresa la verdad para realizar la obra del juicio. La manifestación de la palabra de Dios a todo el universo es Su obra de los últimos días. Todos pueden oír la voz de Dios. El discurso de Dios en los últimos días representa la primera vez, desde la creación del mundo, que Dios proclama Su palabra a toda la humanidad y al universo entero. En el Apocalipsis, Dios dijo muchas veces: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”. En los últimos días, Dios obra mediante la expresión de Su palabra y de la verdad para encontrar a Sus ovejas. Las ovejas de Dios pueden oír Su voz. Los que oyen y entienden la voz de Dios son Sus ovejas, son las vírgenes prudentes. Los que no entienden Su voz deben ser las vírgenes insensatas. En este asunto cada hombre es clasificado en su propio tipo. ¡Esto demuestra lo sabio y justo que es Dios!

Dios ha expresado gran parte de Su palabra y de Su voz. Si aún no lo oímos ni reconocemos, ¿no somos sólo unas vírgenes insensatas? Hay creyentes de todas las denominaciones que han oído la voz de Dios y se han vuelto hacia Él. ¿No son esos los tesoros “robados”? El Señor ha descendido en secreto para reclamar esos tesoros, para formar un grupo de vencedores antes de los desastres, con los primeros que hayan sido arrebatados ante el trono de Dios. Mas aquellos que esperan la revelación de Dios de forma pasiva pero no reconocen Su voz en las palabras que Él expresa, sólo puede decirse que no aman la verdad, no conocen a Dios y, desde luego, no son Sus ovejas. Naturalmente, estas son las personas abandonadas y eliminadas por Dios. Como el Señor Jesús le dijo a Tomás: “Jesús le dijo: ¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que no vieron, y sin embargo creyeron” (Juan 20:29). Antes de eso, el Señor Jesús había dicho: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen” (Juan 10:27). “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20). Aquí es evidente la sabiduría de Dios. Si Dios diera revelaciones al hombre para que creyera en Él, ¿por qué seguiría diciendo que Sus ovejas oyen Su voz? ¿No es contradictorio? Dios decide si la gente es de Dios basándose en el hecho de que puedan reconocer Su voz. Esto es la equidad y la justicia de Dios. Como veis, aquellos que no recibieron la revelación de Dios y, sin embargo, reconocieron Su voz y aceptaron directamente a Dios Todopoderoso, son los auténticos bendecidos. Por eso, al estudiar el camino verdadero, lo importante no es recibir la revelación de Dios; la clave es reconocer Su voz en las palabras de Dios Todopoderoso. Sólo quienes se dan cuenta de que la palabra de Dios es toda la verdad y lo aceptan a Él, son los auténticos creyentes, los que aman la verdad y ansían la aparición de Dios. Si alguien sólo espera recibir la revelación de Dios, resulta difícil determinar si esta persona realmente ama la verdad, y si realmente conoce la voz de Dios. Así pues, aquellos que han aceptado el regreso del Señor lo han hecho escuchando Su voz y reconociendo que Su palabra es la verdad. Por eso aceptan y obedecen la reaparición y la obra del Señor. Solo esas personas son verdaderamente arrebatadas ante Dios. Aquel que sólo espera la revelación de Dios, pero no estudia las palabras que el Espíritu Santo dirige a todas las iglesias, será excluido y abandonado por la obra de Dios, y estará entre aquellos que gemirán y rechinarán los dientes cuando se vean atrapados en el cataclismo.

Extracto del guion de la película de “El Misterio De La Piedad”

Anterior: Pregunta 1: La promesa del Señor es que Él regresará para llevarnos al reino de los cielos y, sin embargo, vosotros dais testimonio de que el Señor ya se ha encarnado para realizar la obra del juicio en los últimos días. La Biblia profetiza claramente que el Señor descenderá sobre las nubes con poder y gran gloria. Esto difiere bastante de vuestro testimonio, en el que afirmáis que el Señor ya se ha encarnado y ha descendido en secreto entre los hombres.

Siguiente: Pregunta: Todavía no hemos determinado si el reino de Dios está en la tierra o en el cielo. El Señor Jesús habló una vez de que “el reino de los cielos está cerca” y de “la venida del reino de los cielos”. Si es el reino de los cielos, debería estar en los cielos. ¿Cómo puede estar en la tierra?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¿Cómo se debe discernir la voz de Dios? ¿Cómo se puede confirmar que Dios Todopoderoso es de verdad el Señor Jesús que ha regresado?

Aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su esencia, y aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su expresión. Haciéndose carne, Dios traerá la obra que debe hacer, y haciéndose carne expresará lo que Él es; será, asimismo, capaz de traer la verdad al hombre, de concederle vida, y de mostrarle el camino. La carne que no contiene la esencia de Dios seguramente no es el Dios encarnado; de esto no hay duda.

La obra de juicio de Dios en los últimos días es el juicio del gran trono blanco, como se profetizó en el Libro del Apocalipsis

Como ya se dijo antes, el juicio comenzará por la casa de Dios. Este “juicio” se refiere al juicio que Dios hace hoy en aquellos que vienen ante Su trono en los últimos días. Tal vez haya aquellos que creen en imaginaciones sobrenaturales, como aquella de que cuando hayan llegado los últimos días, Dios va a poner una gran mesa en los cielos en la que pondrá un mantel blanco, entonces Dios se sentará sobre un gran trono y todos los hombres se arrodillarán en el suelo.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro