Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

164 Somos testigos de Cristo de los últimos días

1 La humanidad ha sido corrompida durante miles de años y es demasiado despreciable para contemplarla. Buscando fama y fortuna y viviendo en el pecado, perdimos nuestra humanidad y conciencia. Tenemos la fortuna de haber nacido en los últimos días y de dar la bienvenida al regreso del Salvador. Vemos que toda palabra de Dios es la verdad y que nuestros corazones han sido conquistados. A través del juicio y el castigo, se purifica nuestra corrupción. Creemos firmemente que Dios es la verdad y seguimos Sus pasos de cerca. Las palabras de Dios nos guían durante la terrible persecución y las adversidades. Experimentamos en abundancia el amor de Dios y seguimos a Dios con voluntad de hierro. A través de las tribulaciones, recibimos nueva vida y damos testimonios victoriosos. El Sol de justicia ha asomado, todos somos testigos de Dios.

2 Dios se hizo carne para salvar al hombre y Él sufre gran humillación. Sufre el rechazo y soporta malos entendidos sin quejas ni lamentos. Somos como el polvo, y ser elevados por Dios realmente es nuestra buena fortuna. Que obtengamos la verdad y la vida es, verdaderamente, por la gran bondad de Dios. Estamos en compañía de Dios, caminamos con Él. Practicamos la honestidad y, sin duda, recibiremos la aprobación de Dios. En la etapa final, cumplimos con nuestro deber y satisfacemos a Dios. En la adversidad y el dolor, no tenemos quejas; sólo buscamos el verdadero amor a Dios. A través de las tribulaciones, recibimos nueva vida y damos testimonios victoriosos. El Sol de justicia ha asomado, todos somos testigos de Dios.

Anterior:Juntos contra viento y marea; lealtad hasta la muerte

Siguiente:El testimonio de la vida