287 Somos testigos de Cristo de los últimos días

1 Tenemos la fortuna de haber nacido en los últimos días y de dar la bienvenida al regreso del Salvador. Vemos que toda palabra de Dios es la verdad y que nuestros corazones han sido conquistados. A través del juicio y el castigo, se purifica nuestra corrupción. Creemos firmemente que Dios es la verdad y seguimos Sus pasos de cerca. Las palabras de Dios nos guían durante la terrible persecución y las adversidades. Experimentamos en abundancia el amor de Dios y seguimos a Dios con voluntad de hierro. A través de las tribulaciones, pruebas y refinamientos, damos testimonios victoriosos. El Sol de justicia ha asomado, todos somos testigos de Dios.

2 Dios se hizo carne para salvar al hombre y Él sufre gran humillación. Sufre el rechazo y soporta malos entendidos sin quejas ni lamentos. Somos como el polvo, y ser elevados por Dios realmente es nuestra buena fortuna. Que obtengamos la verdad y la vida es, verdaderamente, por la gran bondad de Dios. Ponemos en práctica la verdad, buscamos ser gente honesta. Ofrecemos nuestra devoción por el evangelio del reino. En la etapa final, cumplimos con nuestro deber y satisfacemos a Dios. En la adversidad y el dolor, no tenemos quejas; solo buscamos el verdadero amor a Dios. A través de las tribulaciones, pruebas y refinamientos, damos testimonios victoriosos. El Sol de justicia ha asomado, todos somos testigos de Dios.

Anterior: 286 Sé valiente en la senda de amar a Dios

Siguiente: 288 Dios sigue amándonos hoy

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Capítulo 2

La iglesia de Filadelfia ha tomado forma, lo cual se debe, por completo, a la gracia y la misericordia de Dios. El amor a Dios surge en el...

Capítulo 5

Cuando Dios hace exigencias a los seres humanos que a estos les resulta difícil explicar y cuando Sus palabras golpean directamente el...

76. Mi motivación por las bendiciones se reveló a través de la enfermedad

Recordé este pasaje de la palabra de Dios: “Confía en Dios para resolver las dificultades que hay dentro de ti, deshazte de tu carácter caído, conoce tu verdadero estado y lo que debes hacer, y comunica más cosas que no entiendas. Es imperativo que llegues a conocerte. Primero trata tu enfermedad. Vive y actúa por Mis palabras por medio de comer y beber más y de descifrarlas”.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp