Pregunta 6: La Biblia afirma que, después del bautismo del Señor Jesús, se abrieron los cielos, el Espíritu Santo descendió sobre Él en forma de paloma y una voz dijo: “Este es mi Hijo amado en quien me he complacido” (Mateo 3:17). y nosotros, los creyentes, todos reconocemos que el Señor Jesús es Cristo, el Hijo de Dios. Sin embargo, ustedes dieron testimonio de que Cristo encarnado es la aparición de Dios, es Dios mismo, de que el Señor Jesús es Dios y de que también Dios Todopoderoso es Dios. Esto nos resulta bastante misterioso y difiere de lo que comprendíamos antes. Entonces, ¿Cristo encarnado es Dios mismo o el Hijo de Dios? Ambas situaciones nos parecen razonables y concuerdan con la Biblia. Entonces, ¿cuál es la correcta?

Respuesta: Esta es precisamente una cuestión que más le cuesta comprender a la mayoría de los creyentes. Cuando el Señor Jesús encarnado vino a realizar la obra de redención de la humanidad, Dios se convirtió en el Hijo del Hombre y se apareció y realizó Su obra entre los hombres. Él no solo inició la Era de la Gracia, también inició una nueva era en la que Dios vino personalmente al mundo para convivir con los hombres. Con gran adoración, la gente dio al Señor Jesús el nombre de Cristo, Hijo de Dios. En aquel tiempo, el Espíritu Santo también dio testimonio de que el Señor Jesús era el Hijo amado de Dios y el Señor Jesús llamaba Padre al Dios celestial. Por esa razón, Muchas personas creían que el Señor Jesús era el Hijo de Dios. Así se formó el concepto de esta relación Padre-Hijo. Ahora pensemos un momento: ¿Acaso dice Dios en alguna parte del Génesis que tiene un hijo? Y en la Era de la Ley, ¿alguna vez Dios Jehová dijo que tuviera un hijo? ¡No! Esto demuestra que hay un solo Dios y que no existe una relación Padre-Hijo. Alguien podría preguntar: ¿por qué, en la Era de la Gracia, el Señor Jesús dijo que Él era el Hijo de Dios? ¿Era Nuestro Señor Jesucristo el Hijo de Dios o Dios mismo? Se podría decir que esta es una cuestión que nosotros, los creyentes, hemos debatido durante siglos. La gente intuye la contradicción inherente a este asunto, pero no sabe explicarla. El Señor Jesús es Dios y también el Hijo de Dios; por tanto, ¿existe también un Dios Padre? A la gente le cuesta todavía más explicar esto. En los dos últimos milenios, muy pocos han reconocido que el Señor Jesucristo es Dios mismo, la aparición de Dios. De hecho, la Biblia recoge claramente este hecho. En Juan 14:8, Felipe le pidió al Señor Jesús: “Señor, muéstranos al Padre, y nos basta”. Y en ese momento, ¿qué le respondió el Señor Jesús a Felipe? El Señor Jesús le dijo a Felipe: “¿Tanto tiempo he estado con vosotros, y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo dices tú: ‘Muéstranos al Padre’? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os digo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí es el que hace las obras. Creedme que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí; y si no, creed por las obras mismas” (Juan 14:9-11). Aquí el Señor Jesús lo dice muy claro: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre”. Como ven, el Señor Jesús es la aparición de Dios mismo. El Señor Jesús no dijo aquí que tuviese una relación Padre-Hijo con Dios. Él solo dijo: “Yo estoy en el Padre, y el Padre en mí”. “Yo y el Padre somos uno” (Juan 10:30). Entonces, según las palabras del Señor Jesús, ¿podemos confirmar que Él es Dios, que hay un solo Dios y que no hay ninguna relación “Padre-Hijo”?

Extracto del guion de la película de “El misterio de la piedad (la continuación)”

Anterior: Pregunta 5: En la Era de la Gracia, Dios se encarnó para ser la ofrenda por el pecado y asumir la carga del pecado de la humanidad. Todo esto tiene lógica. El Señor Jesús fue concebido por el Espíritu Santo y se convirtió en el Hijo del Hombre, para redimir a la humanidad mediante Su cuerpo libre de pecado. Solo así fue humillado Satanás. En los últimos días, Dios se ha vuelto a encarnar como el Hijo del Hombre para realizar la obra del juicio. Hemos visto que esto es un hecho. Lo que quiero preguntar es esto. Las dos encarnaciones de Dios son un poco distintas: la primera fue en Judea y la segunda es en China. ¿Por qué Dios se tiene que encarnar dos veces para realizar la obra de salvación de la humanidad? ¿Cuál es el verdadero significado de las dos encarnaciones de Dios?

Siguiente: Pregunta 7: Si el Señor Jesús es Dios mismo, ¿por qué cuando el Señor Jesús ora sigue haciéndolo a Dios Padre? Sin duda, este es un misterio por develar. Por favor, compártanlo con nosotros.

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

1. Base de la encarnación de Dios en China en los últimos días en las profecías de la Biblia y en las palabras de Dios

En muchos lugares, Dios ha profetizado ganar a un grupo de vencedores en la tierra de Sinim. Es en la parte oriental del mundo que se ganan los vencedores, de modo que el punto de aterrizaje de la segunda encarnación de Dios es, sin lugar a duda, la tierra de Sinim, exactamente donde descansa enrollado el gran dragón rojo. Allí ganará Dios a los descendientes del gran dragón rojo para que quede totalmente derrotado y avergonzado.

4. La naturaleza del problema de no aceptar el nuevo nombre de Dios

Estas son personas que no pueden aceptar la nueva obra del Espíritu Santo; son demasiado conservadoras e incapaces de aceptar cosas nuevas. Esas personas son las que creen en Dios pero que también lo rechazan. El hombre cree que los israelitas estaban equivocados por “solo creer en Jehová pero no creer en Jesús”, pero la mayoría de las personas desempeñan un papel en el que “solo creen en Jehová y rechazan a Jesús”, y “anhelan el regreso del Mesías pero se oponen al Mesías que se llama Jesús”.

1. Por qué Dios todavía necesita llevar a cabo la obra del juicio en los últimos días, aunque el Señor Jesús redimió a la humanidad

Aunque Jesús hizo mucha obra entre los hombres, sólo completó la redención de toda la humanidad, se convirtió en la ofrenda por el pecado del hombre, pero no lo libró de su carácter corrupto. Salvar al hombre totalmente de la influencia de Satanás no sólo requirió a Jesús cargar con los pecados del hombre como la ofrenda por el pecado, sino también que Dios realizara una obra mayor para librar completamente al hombre de su carácter, que ha sido corrompido por Satanás.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro