Pregunta 3: profetizó la Biblia: “Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, vendrá de la misma manera, tal como le habéis visto ir al cielo” (Hechos 1:11). Después de que el Señor Jesús resucitara, fue Su cuerpo espiritual el que se elevó al cielo. Cuando el Señor regrese, debería ser Su cuerpo espiritual el que descendiese en una nube. Sin embargo, vosotros dais testimonio de que, nuevamente, Dios se ha hecho carne —el Hijo del Hombre— para realizar la obra del juicio en los últimos días. Evidentemente, esto es incoherente con la Biblia. los pastores y ancianos suelen decir que todos los testimonios acerca de la venida del Señor encarnado es falso. Así pues, creo que es imposible que el Señor regrese encarnado. No puedo aceptar vuestro testimonio. Simplemente esperaré a que el Señor descienda en una nube y nos lleve al reino de los cielos. ¡Sin duda, esto no puede ser una equivocación!

Respuesta: Decís que es imposible que el Señor regrese en la carne, ¿correcto? En la Biblia está explícitamente escrito que el Señor regresará en la carne. ¿Nos queréis decir que no lo habéis encontrado? En la Biblia hay muchas profecías sobre el regreso del Señor, y aquellas sobre Su regreso encarnado son especialmente explícitas. Por ejemplo, cuando el Señor Jesús dijo: “Porque así como el relámpago sale del oriente y resplandece hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:27). “Porque como el relámpago al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro extremo del cielo, así será el Hijo del Hombre en su día. Pero primero es necesario que Él padezca mucho y sea rechazado por esta generación” (Lucas 17:24-25). En reiteradas ocasiones, el Señor Jesús profetizó que regresaría como el Hijo del Hombre. El Hijo del Hombre se refiere a Dios encarnado, como el Señor Jesús encarnado, que por fuera parece una persona normal y corriente que come, bebe, duerme y camina como un hombre normal. Pero el cuerpo espiritual del Señor Jesús después de resucitar era diferente, capaz de traspasar las paredes, aparecer y desaparecer. Era singularmente sobrenatural, así que no se le podía denominar Hijo del Hombre. Al profetizar el regreso del Hijo del Hombre, el Señor Jesús dijo: “Pero primero es necesario que Él padezca mucho y sea rechazado por esta generación” (Lucas 17:25). Si, como afirmáis, el Señor regresará como un cuerpo espiritual que descenderá sobre una nube y se aparecerá públicamente en inmensa gloria, cuando todo el mundo tenga que postrarse y adorarlo, ¿quién se atreverá a oponerse a Él y condenarlo? El Señor Jesús dijo: “Pero primero es necesario que Él padezca mucho y sea rechazado por esta generación” (Lucas 17:25). ¿Cómo se cumplirán estas palabras? Sólo cuando Dios encarnado se aparece para obrar como Hijo del Hombre, cuando la gente no reconoce que Él es Cristo encarnado, es cuando se atreve a condenar y rechazar a Cristo según sus nociones y fantasías. ¿No os parece que es así? Además, el Señor Jesús también profetizó: “Pero de aquel día y hora nadie sabe, ni siquiera los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino solo el Padre” (Mateo 24:36). “Si no velas, vendré como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti” (Apocalipsis 3:3). Si el Señor descendiera en un cuerpo espiritual sobre una nube, todo el mundo lo sabría y lo vería. Sin embargo, el Señor Jesús profetizó que Su regreso “nadie sabe”, “ni el Hijo” y “vendré como ladrón”. ¿Cómo se cumplirán estas palabras? Si el Señor Jesús se apareciera en un cuerpo espiritual, ¿cómo no lo iba a saber Él mismo? Sólo cuando Dios se encarne en el Hijo del Hombre en los últimos días y se convierta en una persona normal y corriente se cumplirá la profecía de que el Hijo no lo sabrá. Al igual que el Señor Jesús, antes de desempeñar Su ministerio, ni siquiera Él conocía Su identidad como Cristo, venido para realizar la obra de redención. Así pues, el Señor Jesús oraba a menudo a Dios Padre. El Señor Jesús no comprendió Su identidad hasta que no comenzó a cumplir con Su ministerio. ¿Os parece más práctico aceptarlo de este modo? ¿Seguís atreviéndoos a decir que en la Biblia no existe ninguna profecía que mencione que el Señor regresará en la carne? Esta fue la profecía pronunciada por el Señor Jesús. ¿Acaso “Hijo del Hombre” no se refiere a Dios encarnado? Hay gente que piensa que, si el Señor regresara encarnado, ¿por qué no lo dijo directamente? ¿Por qué tuvo que hablar de la aparición del “Hijo del Hombre”? Esta es la naturaleza de las profecías. Las profecías se sobrentienden. Si se hubiera hablado de una aparición en la carne, sería un lenguaje sencillo en vez de una profecía. Cuando las personas perspicaces profundicen en el significado de “Hijo del Hombre”, serán iluminadas y comprenderán que el significado de “Hijo del Hombre” es la encarnación. Sólo lo comprendimos cuando Dios Todopoderoso vino y reveló el misterio de la encarnación. Resulta que, en la profecía de la Biblia, “la venida del Hijo del Hombre” significa en realidad la encarnación. Puesto que ahora estamos seguros de que el regreso del Señor será en la carne, ¿cómo podemos cerciorarnos de que Él es la aparición de Dios encarnado? Para ello, debemos ser capaces de reconocer la voz de Dios. Si de verdad Él fuera la aparición del Hijo del Hombre encarnado, expresaría muchas verdades, podría explicar claramente el origen y el propósito de la aparición y obra de Dios, y realizar una etapa concreta de Su obra expresando la verdad. Así pues, Dios Todopoderoso encarnado en los últimos días ha expresado todas las verdades para purificar y salvar a la humanidad y ha realizado la obra del juicio que comienza por la casa de Dios. La palabra expresada por Dios Todopoderoso es la palabra hablada del Espíritu Santo a las iglesias. Dios habla por medio de la carne para llamar a la puerta de todos aquellos que anhelan Su aparición. Aquellos que perciben la palabra de Dios Todopoderoso como la verdad y la voz de Dios son las vírgenes prudentes llevadas ante Dios para que asistan al banquete del Cordero. Ellos comen y beben la última palabra del Espíritu Santo a diario, experimentan la obra de Dios en los últimos días y comprueban con toda seguridad que es la aparición y obra de Dios en los últimos días. Entonces comienzan a dar testimonio a diversas denominaciones y sectas de que el Señor Jesús ha regresado como Dios Todopoderoso encarnado y permiten que la gente venga a escuchar la voz de Dios, es decir, la expresión de Dios Todopoderoso: La Palabra manifestada en carne. Esto cumple la profecía del Señor Jesús: “Pero a medianoche se oyó un clamor: ‘¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo’” (Mateo 25:6). “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20). Aquellos que no reconocen la voz de Dios e incluso condenan y juzgan la obra de Dios en los últimos días son las vírgenes insensatas, que quedan en evidencia y son eliminadas. Esta gente se lamentará en la calamidad apretando los dientes.

En cuanto al recibimiento al Señor, si sólo nos centramos en mirar al cielo esperando que el Señor descienda en una nube, sin escuchar en absoluto la voz de Dios ni buscar las palabras del Espíritu Santo a las iglesias, pero sí obedeciendo ciegamente la palabra de los pastores y ancianos y declarando falsos todos los testimonios del regreso del Señor encarnado, ¿no estamos yendo en contra de la Biblia? ¿Qué dice la Biblia? El apóstol Juan afirmó claramente: “Pues muchos engañadores han salido al mundo que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Ese es el engañador y el anticristo” (2 Juan 1:7). “Y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo” (1 Juan 4:3). ¿Acaso los pastores y ancianos religiosos que niegan y condenan la encarnación de Dios son coherentes con la Biblia? Ellos afirman que todos los testimonios del regreso del Señor encarnado son falsos. ¿No son unas palabras engañosas? Si confiamos en las palabras del apóstol Juan, ¿no son unos anticristos los pastores y ancianos religiosos que niegan la encarnación? Si todos vosotros hacéis caso de las tonterías engañosas que difunden los pastores y ancianos, ¿podréis recibir al Señor? ¿Podréis ver la aparición de Dios? ¿Podréis ser llevados ante Dios como las vírgenes prudentes?

¿Cómo podemos descubrir realmente la aparición y obra de Dios? Dios Todopoderoso dice: “Aquel que es Dios encarnado poseerá la esencia de Dios, y Aquel que es Dios encarnado tendrá la expresión de Dios. Puesto que Dios se hace carne, manifestará la obra que pretende llevar a cabo y puesto que se hace carne expresará lo que Él es; será, asimismo, capaz de traer la verdad al hombre, de concederle la vida y de señalarle el camino. La carne que no contiene la esencia de Dios definitivamente no es el Dios encarnado; de esto no hay duda. Si el hombre pretende investigar si es la carne encarnada de Dios, entonces debe corroborarlo a partir del carácter que Él expresa y de las palabras que Él habla. Es decir, para corroborar si es o no la carne encarnada de Dios y si es o no el camino verdadero, la persona debe discernir basándose en Su esencia. Y, así, a la hora de determinar si se trata de la carne de Dios encarnado, la clave yace en Su esencia (Su obra, Sus declaraciones, Su carácter y muchos otros aspectos), en lugar de fijarse en Su apariencia externa. Si el hombre sólo analiza Su apariencia externa, y como consecuencia pasa por alto Su esencia, esto muestra que el hombre es ignorante” (‘Prefacio’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Ya que estamos buscando las huellas de Dios, nos corresponde a nosotros buscar la voluntad de Dios, Sus palabras y declaraciones; porque dondequiera que haya nuevas palabras dichas por Dios, allí está la voz de Dios, y donde están las huellas de Dios, ahí están Sus hechos. Donde está la expresión de Dios, ahí aparece, y cuando aparece, ahí existe la verdad, el camino y la vida. Al buscar las huellas de Dios, has ignorado las palabras ‘Dios es la verdad, el camino y la vida’. Y así, muchas personas, incluso cuando reciben la verdad, no creen que han encontrado las huellas de Dios y mucho menos reconocen la aparición de Dios. ¡Qué error tan grave! La aparición de Dios no se puede reconciliar con las nociones del hombre; todavía menos puede Dios aparecer por órdenes del hombre. Dios toma Sus propias decisiones y tiene Sus propios planes cuando hace Su obra; más aún, Él tiene Sus propios objetivos y Sus propios métodos. Sea cual sea la obra que Él haga, no es necesario que la consulte con el hombre o busque su consejo, ni mucho menos que notifique de Su obra a cada persona. Este es el carácter de Dios, que debería además ser reconocido por todo el mundo. Si deseáis presenciar la aparición de Dios, seguir las huellas de Dios, entonces debéis primero apartaros de vuestras propias nociones. No debes exigir que Dios haga esto o aquello; mucho menos debes colocarlo dentro de tus propios confines y limitarlo a tus propias nociones. En cambio, debéis preguntar cómo vais a buscar las huellas de Dios, cómo vais a aceptar la aparición de Dios, y cómo vais a someteros a Su nueva obra; esto es lo que el hombre debe hacer. Ya que el hombre no es la verdad y no está dotado de la verdad, debe buscar, aceptar y obedecer” (‘La aparición de Dios ha dado lugar a una nueva era’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Extracto del guion de la película de “El peligroso camino al reino celestial”

Anterior: Pregunta 2: Durante mucho tiempo hemos escuchado que la Iglesia de Dios Todopoderoso ya ha dado testimonio del regreso del Señor Jesús. ¡Y Él es Dios Todopoderoso! Él expresa verdades y lleva a cabo Su obra del juicio de los últimos días, pero la mayoría de las personas de los círculos religiosos creen que el Señor regresará descendiendo con las nubes. Esto se debe a que el Señor Jesús dijo claramente: “Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre; y entonces todas las tribus de la tierra harán duelo, y verán al Hijo del Hombre que viene sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria” (Mateo 24:30). El libro del Apocalipsis también profetizó: “He aquí, viene con las nubes y todo ojo le verá, aun los que le traspasaron; y todas las tribus de la tierra harán lamentación por Él” (Apocalipsis 1:7). También mantengo la creencia de que el Señor regresará descendiendo con las nubes para llevarnos directamente al reino de los cielos. Nos negamos a aceptar al Señor Jesús que no desciende con las nubes. Decís que el regreso del Señor es volver a la carne y descender en secreto. Pero nadie sabe nada acerca de esto. Sin embargo, ¡es irrefutable que el Señor descenderá públicamente con las nubes! Es por eso que estamos esperando a que el Señor descienda con las nubes y aparezca en público para llevarnos directamente al reino de los cielos. ¿Lo hemos entendido correctamente?

Siguiente: Pregunta 1: Durante años sentimos vacía nuestra iglesia, hemos perdido la fe y el amor del principio y cada día somos más débiles y negativos. Los predicadores estamos perdidos y a menudo no sabemos de qué hablar. No sentimos la obra del Espíritu Santo, Hemos buscado Su obra en todas las iglesias, pero cada iglesia que vemos está tan desolada como la nuestra. ¿Por qué hay tantas iglesias desasistidas?

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

4. Cómo profundizan por pasos las tres etapas de obra de Dios para que las personas sean salvadas y perfeccionadas

Toda la gestión de Dios se divide en tres etapas, y en cada etapa al hombre se le hacen exigencias adecuadas. Además, a medida que las épocas pasan y avanzan, las exigencias que Dios le hace a toda la humanidad cada vez son más altas. Así, paso a paso, esta obra de la gestión de Dios alcanza su clímax, hasta que el hombre contempla el hecho de la “aparición de la Palabra en la carne”, y de esta manera las exigencias para el hombre son cada vez más altas y las exigencias para el hombre de dar testimonio cada vez son más altas…

2. Por qué se dice que la humanidad corrupta tiene mayor necesidad de la salvación de Dios hecho carne

Dios se hizo carne porque el objeto de Su obra no es el espíritu de Satanás o de cualquier cosa incorpórea, sino el hombre que es de la carne y a quien Satanás ha corrompido. Precisamente porque la carne del hombre ha sido corrompida es que Dios ha hecho al hombre carnal el objeto de Su obra; además, porque el hombre es objeto de la corrupción, ha hecho al hombre el único objeto de Su obra a través de todas las etapas de Su obra de salvación.

3. Dios Todopoderoso y el Señor Jesús son encarnaciones del mismo Dios

Una vez se me conoció como Jehová. También se me llamó el Mesías, y las personas me llamaron una vez Jesús el Salvador porque me amaban y respetaban. Pero hoy no soy el Jehová o el Jesús que las personas conocieron en tiempos pasados, soy el Dios que ha vuelto en los últimos días, el que pondrá fin a la era. Soy el Dios mismo que se levanta en los extremos de la tierra, repleto con todo Mi carácter, y lleno de autoridad, honor y gloria.

4. De si es posible cumplir adecuadamente con el deber viviendo en función del propio carácter corrupto

En muchos lugares, Dios ha profetizado ganar a un grupo de vencedores en la tierra de Sinim. Es en la parte oriental del mundo que se ganan los vencedores, de modo que el punto de aterrizaje de la segunda encarnación de Dios es, sin lugar a duda, la tierra de Sinim, exactamente donde descansa enrollado el gran dragón rojo. Allí ganará Dios a los descendientes del gran dragón rojo para que quede totalmente derrotado y avergonzado.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro