App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

143 El carácter de Dios es grande y noble

I

El gozo de Dios es que el mundo se llene de justicia y de luz,

es la destrucción de la oscuridad y el mal.

Su gozo es llevar la luz al hombre, y belleza a su vida.

Su gozo es justo; es el símbolo de todo lo benévolo,

es el símbolo del buen auspicio.

Su gozo es justo; es el símbolo de todo lo benévolo,

es el símbolo del buen auspicio.

II

La ira de Dios es que la injusticia perjudica a la humanidad,

que la oscuridad y el mal tienen su ser,

y todo lo que ahuyenta a la verdad,

y que hay cosas que van en contra del bien.

Su ira es el símbolo del fin de la maldad,

y más aún, el símbolo de Su santidad,

el símbolo de Su santidad.

Su ira es el símbolo del fin de la maldad,

y más aún, el símbolo de Su santidad.

III

Él se entristece porque el hombre,

Su esperanza, está en tinieblas,

y Su obra no se hace cumplir,

porque Su amada humanidad no puede vivir en la luz.

Se entristece por los inocentes de la humanidad,

por los que son honestos pero están cegados,

por aquellos que son buenos pero sin convicción.

Su pena es el símbolo de Su bondad,

de Su compasión, belleza y generosidad.

IV

Su alegría es vencer al enemigo,

el corazón del hombre ganar,

abatir el poder de Sus rivales,

y toda la humanidad con una vida bella y en paz.

Su alegría es distinta de la felicidad normal del hombre,

es gozar del fruto que trasciende a la felicidad.

Su alegría es el símbolo de que de ahora en más,

el hombre ya no sufrirá, y entrará en el mundo de la luz.

V

Todas las emociones de la humanidad, por otra parte,

surgen en aras de sus propios intereses,

no por la justicia, la luz o lo que es hermoso

y, menos que nada, por la gracia otorgada del cielo.

Las emociones humanas son egoístas

y pertenecen al mundo de las tinieblas.

No existen en aras de la voluntad,

ni mucho menos por el plan de Dios,

y es por ello que nunca se puede hablar

del hombre y de Dios al mismo tiempo.

VI

Su gozo es justo; es el símbolo de todo lo benévolo,

es el símbolo del buen auspicio.

Su ira es el símbolo del fin de la maldad,

y más aún, el símbolo de Su santidad.

Su pena es el símbolo de Su bondad,

de Su compasión, belleza y generosidad.

Su alegría es el símbolo de que de ahora en más,

el hombre ya no sufrirá, y entrará en el mundo de la luz.

Adaptado de ‘Es muy importante comprender el carácter de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Dios trata al hombre como a Su predilecto

Siguiente:La esencia de Dios está repleta de dignidad