129 La humildad de Dios es adorable

I

Dios con humildad hace Su obra

en los hombres, tan corruptos.

Para perfeccionarlos. Dios se hace hombre.

Los pastorea y los cuida.

Llega al corazón del gran dragón rojo

para salvar y conquistar a los corruptos,

tratando de cambiarlos y hacerlos de nuevo.

Se humilla a ser un hombre y soporta las dificultades.

Del Espíritu de Dios, la gran humillación.

Dios, grande y noble. Los hombres, ruines y bajos.

Aun así Dios les habla, los cuida y vive entre ellos.

Es tan humilde, tan adorable.

II

El que Dios viva encarnado, con necesidades normales,

prueba que bajó a cierto nivel.

Su Espíritu, grande y noble,

viene como hombre común en la obra de Su Espíritu.

No eres digno de Su obra, del tormento que ha sufrido.

Se nota en tus cualidades, ideas y sentimientos.

No eres digno de Su obra, del tormento que ha sufrido.

Se nota en tu humanidad y en tu forma de vivir.

Dios, grande y noble. Los hombres, ruines y bajos.

Aun así Dios les habla, los cuida y vive entre ellos.

Es tan humilde, tan adorable.


Adaptado de ‘Sólo los que se enfocan en la práctica pueden ser perfeccionados’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 128 Dios pone toda Su esperanza en el hombre

Siguiente: 130 El perfecto cuidado de Dios sobre todo

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro