Pregunta 4: Habeis dicho que las palabras en el libro La Palabra manifestada en carne sons la nueva palabra de Dios. El Apocalipsis dice claramente: “Yo testifico a todos los que oyen las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a ellas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro” (Apocalipsis 22:18). ¡No es lo que hacéis añadir a la Biblia!

Respuesta: “ni añadir ni quitar de la Biblia”. Y cree que nosotros estamos añadiendo a la Biblia. Bien, vamos a debatir sobre este tema. Hermanos y hermanas, en su época, lo que dijo Juan fue si alguno añadiere a esta “profecía”, pero no si alguno añadiere a la “Biblia”. Además, cuando Juan dijo esto, el Nuevo Testamento no existía. El Nuevo Testamento se creó después del 300 d. C. y el Apocalipsis se escribió alrededor del 90 d. C., después de que Juan viera la aparición en la isla de Patmos. Obviamente, “ese libro” del que hablaba Juan se refiere al Apocalipsis, el libro de la profecía, no a toda la Biblia. Así que, “ninguno debe añadir” no significa que Dios no hará obra nueva ni pronunciará palabras nuevas en el futuro. Lo que Juan vio fue solo una visión, pero no la realidad de la obra de Dios de los últimos días. La obra y la palabra de Dios de los últimos días no son un complemento a las profecías del Apocalipsis, sino el cumplimiento de las profecías. Leamos Apocalipsis 2:17 dice: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al vencedor le daré del maná escondido […]”. “el Espíritu dice a las iglesias” y “del maná escondido” mencionados en este versículo en realidad se refieren a las palabras que expresa Dios Todopoderoso en los últimos días. También, en Apocalipsis 5:1-5 dice esto. “Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. Y vi a un ángel poderoso que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y de desatar sus sellos? Y nadie, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro ni mirar su contenido. Y yo lloraba mucho, porque nadie había sido hallado digno de abrir el libro ni de mirar su contenido. Entonces uno de los ancianos me dijo: No llores; mira, el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido para abrir el libro y sus siete sellos”. Nosotros creíamos que ese libro se refería a la Biblia. Pero este versículo dice que nadie ha leído el libro. O sea, que el libro no se refiere a la Biblia. El versículo dice: “Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos” (Apocalipsis 5:1). O sea, que el contenido del libro no aparece en el Apocalipsis. El Apocalipsis nos dice que solo el Cristo de los últimos días es digno de abrir el libro y desatar los siete sellos.

Juan tampoco escribió sobre la “declaración de los siete truenos” en el Apocalipsis. O sea, que esos misterios son cosas pendientes de que Dios las revele en los últimos días. Si restringimos el trabajo y la palabra de Dios con lo de “nadie debe añadir”, ¿cómo se va a poder abrir el libro? ¿Cómo se pueden cumplir las profecías del Apocalipsis? Ahora Dios Todopoderoso ha venido. Él ha desatado los siete sellos, abierto el libro y desvelado los misterios que la gente de eras pasadas no comprendía. Esto es la declaración de los siete truenos, y es lo que dice el Espíritu a las iglesias. esto es verdad. vamos a leer otro pasaje de la palabra de Dios Todopoderoso. “Cuando hayas terminado de leer este libro, cuando hayas experimentado cada etapa de la obra del Dios encarnado en la Era del Reino, sentirás que los deseos que has tenido durante muchos años se han realizado finalmente. Sentirás que sólo ahora has visto realmente a Dios cara a cara; sólo ahora has mirado Su semblante, oído Sus declaraciones personales, apreciado la sabiduría de Su obra, y sentido realmente cuán real y todopoderoso es. Sentirás que has obtenido muchas cosas que las personas en tiempos pasados nunca han visto o poseído. En esta ocasión, sabrás claramente qué es creer en Dios, y qué es conformarse a Su voluntad. Por supuesto, si te aferras a los puntos de vista del pasado, y rechazas o niegas la realidad de la segunda encarnación de Dios, entonces te quedarás con las manos vacías y no obtendrás nada, y en última instancia serás declarado culpable de oponerte a Dios. Los que son capaces de obedecer la verdad y someterse a la obra de Dios serán reclamados bajo el nombre del segundo Dios encarnado, el Todopoderoso. Serán capaces de aceptar la dirección personal de Dios, ganarán más verdad y más elevada, además de vida real. Contemplarán la visión que las personas del pasado nunca han visto: ‘Y me volví para ver de quién era la voz que hablaba conmigo. Y al volverme, vi siete candelabros de oro; y en medio de los candelabros, vi a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido con una túnica que le llegaba hasta los pies y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y sus cabellos eran blancos como la blanca lana, como la nieve; sus ojos eran como llama de fuego; sus pies semejantes al bronce bruñido cuando se le ha hecho refulgir en el horno, y su voz como el ruido de muchas aguas. En su mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una aguda espada de dos filos; su rostro era como el sol cuando brilla con toda su fuerza’ (Apocalipsis 1:12-16). Esta visión es la expresión de todo el carácter de Dios, y es también la expresión de la obra de Dios en Su presente encarnación. En los torrentes de castigos y juicios, el Hijo del hombre expresa Su carácter inherente por medio de declaraciones, permitiendo que todos aquellos que acepten Su castigo y juicio vean el verdadero rostro del Hijo del hombre, que es un fiel retrato del rostro del Hijo del hombre visto por Juan” (‘Prefacio’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Extracto del guion de la película de “Revelar el misterio de la Biblia”

Anterior: Pregunta 3: El Señor Jesús mismo dijo que la Biblia es Su testimonio. Por eso, nuestra creencia en el Señor debe estar basada en la Biblia. La Biblia es nuestro único camino para conocer al Señor.

Siguiente: Pregunta 5: Pablo dijo en 2 Timoteo 3:16: “Toda Escritura es inspirada por Dios […]”. Así que, lo que está escrito en la Biblia son todas las palabras de Dios. Pero algunos dicen que no todas ellas son palabras de Dios. ¿No están negando la Biblia y engañando a otros?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¿Cuáles serán las consecuencias de confiar en el conocimiento teológico de la Biblia en la fe da cada uno?

A los que solo se preocupan por las palabras de la Biblia, que no les interesa la verdad o no buscan Mis pisadas, están contra Mí, porque me limitan de acuerdo a la Biblia y me restringen dentro de la Biblia, y por eso son blasfemos en extremo hacia Mí. ¿Cómo podrían esas personas venir delante de Mí? No prestan atención a Mis hechos o a Mi voluntad o a la verdad, sino que se obsesionan con las palabras, que los matan. ¿Cómo pueden esas personas ser compatibles conmigo?

Las verdades expresadas por Dios en los últimos días son el camino de la vida eterna

Cristo de los últimos días trae la vida y trae el camino de la verdad, duradero y eterno. Esta verdad es el camino por el que el hombre obtendrá la vida, y el único camino por el cual el hombre conocerá a Dios y por el que Dios lo aprobará. Si no buscas el camino de la vida que el Cristo de los últimos días provee, entonces nunca obtendrás la aprobación de Jesús y nunca estarás calificado para entrar por la puerta del reino de los cielos, porque tú eres tanto un títere como un prisionero de la historia.

Las diferencias entre el camino del arrepentimiento y el camino de la vida eterna

Aunque Jesús hizo mucha obra entre los hombres, sólo completó la redención de toda la humanidad, se convirtió en la ofrenda por el pecado del hombre, pero no lo libró de su carácter corrupto. Salvar al hombre totalmente de la influencia de Satanás no sólo requirió a Jesús cargar con los pecados del hombre como la ofrenda por el pecado, sino también que Dios realizara una obra mayor para librar completamente al hombre de su carácter, que ha sido corrompido por Satanás.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro