251 La advertencia de Dios al hombre

Dios desea muchas cosas.

Él desea que te comportes de forma correcta y educada,

que seas fiel al cumplir tu deber,

que tengas verdad y humanidad,

que puedas renunciar a todo y entregarte a Dios.

Todas estas esperanzas surgen de

tus faltas y corrupción, y desobediencia.

I

Primero, examina las transgresiones.

Debes comenzar por ahí.

Examina el comportamiento y pensamientos

en tu vida que no siguen la verdad.

Lo que Dios requiere es muy sencillo,

pero no es todo lo que te pide.

No te burles ni menosprecies lo que Él te pide.

Compórtate y no rechaces esta tarea.

Dios te dice oficialmente

que a Él no le importa lo duro o bueno que sea tu trabajo,

lo cualificado o conocido que seas,

lo muy de cerca que lo sigas,

ni lo que haya mejorado tu actitud,

si no haces las cosas que Él exige,

nunca vas a lograr Su aprobación, Su aprobación.

II

Luego, para cada transgresión y rebelión,

busca una verdad que las resuelva,

reemplaza tus pensamientos, tu conducta

y tu transgresión por la práctica de la verdad.

Luego, debes vivir honestamente, y no ser astuto ni taimado.

Si puedes cumplir estas tres cosas,

eres afortunado y tus sueños se cumplirán.

Dios te dice oficialmente

que a Él no le importa lo duro o bueno que sea tu trabajo,

lo cualificado o conocido que seas,

lo muy de cerca que lo sigas,

ni lo que haya mejorado tu actitud,

si no haces las cosas que Él exige,

nunca vas a lograr Su aprobación, Su aprobación.

III

De todos modos, Su propósito

es que cumplas tus sueños y practiques tus ideales.

Él no pretende ridiculizarte.

Desecha las ideas que tenías,

lo que has planeado y calculado.

Empieza a tomarte en serio Sus exigencias.

De lo contrario, Él terminará toda Su obra

convirtiendo a todos en cenizas.

Los enemigos y aquellos que apestan

a maldad según el modelo de Satanás

no pueden entrar en Su reino ni en la era siguiente.

Dios te dice oficialmente

que a Él no le importa lo duro o bueno que sea tu trabajo,

lo cualificado o conocido que seas,

lo muy de cerca que lo sigas,

ni lo que haya mejorado tu actitud,

si no haces las cosas que Él exige,

nunca vas a lograr Su aprobación, Su aprobación.


Adaptado de ‘Las transgresiones llevarán al hombre al infierno’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 250 Nada de lo que la gente diga o haga escapa de la mirada de Dios

Siguiente: 252 Los impenitentes que están atrapados en el pecado están más allá de toda salvación

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro