90 La palabra de Dios es autoridad y juicio

La mayoría de las personas piensan que

las palabras de Dios son sólo palabras y no hechos.

¡Están ciegas!

¿Acaso no saben que Dios es el mismo Dios fiel?

Sus palabras y hechos son simultáneos.

Esta es la verdad del mismo Dios fiel.

Cuando Dios creó todas las cosas, cuando destruye el mundo,

cuando elige completar a los hijos primogénitos,

todo se realiza con una palabra de Su boca,

porque Su palabra es juicio y autoridad,

porque Su palabra es juicio y autoridad.

Dios mismo es juicio y majestad, y esto nadie puede cambiar.

Es un lado de Sus decretos administrativos,

una forma de juzgar a las personas.

Sí, una forma que Él tiene de juzgar a todas las cosas.

Cuando Dios creó todas las cosas, cuando destruye el mundo,

cuando elige completar a los hijos primogénitos,

todo se realiza con una palabra de Su boca.

Porque Su palabra es juicio y autoridad,

porque Su palabra es juicio y autoridad.

A Sus ojos, todas las personas,

todos los asuntos y todas las cosas

están bajo Su juicio y en Sus manos.

Nada ni nadie se atreve a ser salvaje y obstinado.

Todo se cumple de acuerdo a las palabras de Dios.

Cuando Dios creó todas las cosas, cuando destruye el mundo,

cuando elige completar a los hijos primogénitos,

todo se realiza con una palabra de Su boca,

porque Su palabra es juicio y autoridad,

porque Su palabra es juicio y autoridad.

Él usa palabras para todo, no mueve ni un dedo.

Así Su omnipotencia es evidente.

Cuando Dios creó todas las cosas, cuando destruye el mundo,

cuando elige completar a los hijos primogénitos,

todo se realiza con una palabra de Su boca,

porque Su palabra es juicio y autoridad,

porque Su palabra es juicio y autoridad.

Adaptado de ‘Capítulo 103’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 89 La obra de Dios se logra con palabras

Siguiente: 91 La obra de los últimos días es principalmente ofrecerle vida al hombre

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

¿Qué sabes de la fe?

En el hombre sólo existe la palabra incierta de fe, sin embargo, el hombre no sabe qué constituye la fe, mucho menos por qué tiene fe. El...

55. Mi liberación de las ataduras

Aunque esta vez para mí el hecho de ser reemplazada fue casi como morir y mi dolor era incomparable, me sirvió de pretexto para experimentar Tu gran amor y salvación para mí. De no haber sido reemplazada en esta ocasión, seguiría viviendo dentro de mi propia noción e imaginación, con la misma forma equivocada de hacer las cosas.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp