894 Dios salva a los que adoran a Dios y rechazan el mal

I

En tiempos de Noé, la humanidad se descarrió,

mucho se corrompió y se perdió la bendición de Dios,

sin Sus promesas y cuidado.

Sin la luz de Dios, vivió en la oscuridad,

se convirtió en promiscua por naturaleza,

abandonada a una odiosa corrupción.

Sólo Noé rechazó el mal y adoró a Dios,

por eso pudo oír Su voz y oír las instrucciones de Dios,

y construir el arca como Él mandó.

Reunió criaturas de todo tipo, de toda clase y condición;

y cuando todo estaba preparado,

en el mundo Dios desató la destrucción.

II

Estaban tan perdidos que no podían

recibir las promesas de Dios.

No eran dignos de presenciar Su rostro,

tampoco podían oír Su voz

por abandonar a Dios y echar a un lado lo que les había dado.

Todas Sus enseñanzas habían olvidado.

Sólo Noé rechazó el mal y adoró a Dios,

por eso pudo oír Su voz y oír las instrucciones de Dios,

y construir el arca como Él mandó.

Reunió criaturas de todo tipo, de toda clase y condición;

y cuando todo estaba preparado,

en el mundo Dios desató la destrucción.

III

Tan grande era su depravación,

que perdieron su humanidad y su razón.

Tan extenso y desdichado fue su mal,

que se acercaron como nunca a la muerte.

Se alejaron tanto, tanto del camino de Dios,

que han caído bajo Su castigo y Su ira.

Sólo Noé rechazó el mal y adoró a Dios,

por eso pudo oír Su voz y oír las instrucciones de Dios,

y construir el arca como Él mandó.

Reunió criaturas de todo tipo, de toda clase y condición;

y cuando todo estaba preparado,

en el mundo Dios desató la destrucción.

Sólo Noé y su familia vivieron,

sólo él y siete parientes sobrevivieron,

pues Noé rechazó el mal y adoró a Jehová.

Sí, Noé rechazó el mal y adoró a Jehová.


Adaptado de ‘Dios preside el destino de toda la humanidad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 893 La autoridad de Dios es la ley celestial que Satanás no puede sobrepasar

Siguiente: 895 Dios no permite que Satanás dañe a quienes Él quiere salvar a voluntad

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 6

En los asuntos del espíritu, debes ser delicadamente sensible; a Mis palabras debes ser cuidadosamente atento. Debes aspirar al estado en...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro