157 El Hijo del hombre encarnado es Dios mismo

Cuando la divinidad de Dios se hizo carne y sangre,

Su presencia fue menos difusa

y el hombre se pudo acercar a Dios.

Pudo captar la voluntad de Dios y entender Su divinidad

por las palabras, actos y obras del Hijo del hombre.

Con Su humanidad,

el Hijo del hombre expresó la voluntad y divinidad de Dios,

y al mostrar Su voluntad y carácter,

reveló a la gente el Dios en el reino espiritual,

que no se puede ver ni tocar.

Vieron a un Dios de carne y hueso.

Así, el Hijo del hombre encarnado hizo que el carácter de Dios,

la identidad, y mucho más, sean humanos y tangibles.

Ya sea Su humanidad o divinidad,

no podemos negar que Él es el estado y la identidad de Dios.

Con Su humanidad,

el Hijo del hombre expresó la voluntad y divinidad de Dios,

y al mostrar Su voluntad y carácter,

reveló a la gente el Dios en el reino espiritual,

que no se puede ver ni tocar.

Vieron a un Dios de carne y hueso.

Durante ese tiempo, Dios obró y habló encarnado.

Con la identidad del Hijo del hombre,

se presentó ante la humanidad,

la cual pudo conocer las palabras y la obra de Dios,

con la humildad le mostró Su grandeza y divinidad.

El hombre siente y comprueba la realidad de Dios;

el hombre capta lo que significa.

Con Su humanidad,

el Hijo del hombre expresó la voluntad y divinidad de Dios,

y al mostrar Su voluntad y carácter,

reveló a la gente el Dios en el reino espiritual,

que no se puede ver ni tocar.

Vieron a un Dios de carne y hueso.

No importa en qué forma aparezca Dios ni desde qué perspectiva hable,

o en qué imagen se presente ante la humanidad,

Dios no representa nada que no sea Él mismo.

No puede representar a ningún ser humano ni a parte alguna de la humanidad corrupta.

Dios es Dios mismo, y esto no se puede negar.

Con Su humanidad,

el Hijo del hombre expresó la voluntad y divinidad de Dios,

y al mostrar Su voluntad y carácter,

reveló a la gente el Dios en el reino espiritual,

que no se puede ver ni tocar.

Vieron a un Dios de carne y hueso.

Adaptado de ‘La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 156 Cristo expresa todo lo que el Espíritu es

Siguiente: 158 El método y el principio de la obra de Dios en la humanidad

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

El Reino Milenario ha llegado

¿Habéis visto qué obra cumplirá Dios en este grupo de personas? Dios dijo en una ocasión que, incluso en el Reino Milenario, las personas...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp