Pregunta 8: Durante 2000 años, el mundo religioso ha mantenido la creencia de que la Biblia está inspirada por Dios, que es su palabra, así que la Biblia representa al Señor. El mundo religioso condenará sin ninguna duda y marcará como herejes a aquellos que nieguen que la Biblia está inspirada por Dios y que es su palabra. ¿Está mal mi comprensión de esto?

Respuesta: Mucha gente del mundo religioso cree que toda la Biblia está inspirada por Dios, y que contiene toda la palabra de Dios. ¡Es claramente una idea errónea! Todas las epístolas, experiencias y testimonios de los apóstoles que se incluyen en la Biblia son sin duda afirmaciones del autor. Está claro que la Biblia ha sido escrita por gente de diferentes edades. ¿Cómo podrían los testimonios de sus experiencias interpretarse como la palabra de Dios? Si seguimos el pensamiento del mundo religioso, todos los autores de la Biblia son hombres, pero de alguna manera sus palabras se convirtieron en las palabras de Dios. ¿Qué clase de lógica es esta? La esencia de Dios es diferente en lo fundamental a la del hombre, únicamente Dios puede expresar la palabra de Dios. Y el hombre solo puede pronunciar palabras humanas. Si insistimos que la palabra del hombre es de hecho la palabra de Dios, déjame que te pregunte, ¿los autores de la Biblia eran Dios? ¿Quién puede dar testimonio de eso? ¿Pretendían ser Dios? ¿Aseguraban que Dios inspiraba todas sus palabras? ¿Qué respondéis a esta pregunta? Si aseguras que eran Dios, te estás contradiciendo con los hechos, porque solo hay un Dios. Además, eran claramente hombres pero insistes en que son en realidad Dios. ¡Es una blasfemia contra Dios! ¡Es un pecado mortal! Aceptar que todos son hombres, pero insistir en que sus palabras son las palabras de Dios, es una distorsión de los hechos y una tergiversación. ¡Esto constituye un rechazo a Dios y una blasfemia! Porque, en la Biblia, aparte de Moisés y los profetas, Dios no autorizó a ninguno de los otros autores para transmitir la palabra de Dios. Tampoco ninguno de ellos aseguró que sus escritos estaban inspirados por Dios. El que afirme sin pruebas que esos hombres hablaban la palabra de Dios, está simplemente soltando tonterías descaradamente. Los autores del Antiguo y Nuevo Testamentos son hombres que Dios utiliza. Experimentaron la obra de Dios en aquella época. Tenían algún conocimiento de Dios, y soportaron alguna carga en sus corazones. Recopilaban sus experiencias y testimonios para escribirlos y difundirlos entre los santos e iglesias. Esto es un hecho. Pero algunos sintieron que estas experiencias y testimonios eran especialmente edificantes, más profundos que los testimonios y experiencias de los hombres corrientes, y erróneamente comenzaron a seguirles y a adorarles ciegamente, pensando que sus palabras eran expresadas por Dios porque una persona normal sería incapaz de escribir ese tipo de cosas. Así comenzaron las falacias e ideas falsas, y esas falacias e ideas falsas se expandieron por todas partes y mucha gente las aceptó. Al final, se convirtieron en los preceptos de la gente religiosa. El daño que esto ha causado es incalculable. Si Dios Todopoderoso no hubiera venido, ¿quién se hubiera dado cuenta? A pesar de que muchos dicen que todas las cosas deben ajustarse a la Biblia y a la obra de Dios, nadie intenta analizar todo esto de acuerdo a la palabra de Dios, ni siquiera intentan encontrar la verdad o escudriñar los hechos respecto a este tema.

Leamos algunos pasajes de la palabra de Dios Todopoderoso. Dios Todopoderoso dice: “Hoy, las personas creen que la Biblia es Dios, y que Él es la Biblia. Así, también creen que todas las palabras de la Biblia fueron las únicas palabras que Dios habló y que Él las pronunció todas. Los que creen en Dios piensan incluso que, aunque los sesenta y seis libros del Antiguo y el Nuevo Testamento fueron escritos por personas, fueron, todos, inspirados por Dios y son un registro de las declaraciones del Espíritu Santo. Esta es la comprensión errónea que tiene el hombre, y no es completamente acorde con los hechos. En realidad, aparte de los libros de profecía, la mayor parte del Antiguo Testamento es un registro histórico. Algunas de las epístolas del Nuevo Testamento provienen de las experiencias de las personas, y, otras, del esclarecimiento del Espíritu Santo. Las epístolas paulinas, por ejemplo, surgieron de la obra de un hombre; todas fueron resultado del esclarecimiento del Espíritu Santo y se escribieron para las iglesias, y fueron palabras de exhortación y aliento para los hermanos y hermanas de las mismas. No fueron palabras habladas por el Espíritu Santo; Pablo no podía hablar en nombre del Espíritu Santo ni era profeta, y, mucho menos, tuvo las visiones que tuvo Juan. Sus epístolas se escribieron para las iglesias de Éfeso, Filadelfia, Galacia, y otras. […] Si las personas consideran las epístolas o las palabras como las de Pablo como declaraciones del Espíritu Santo, y las adoran como a Dios, sólo puede decirse que no discriminan correctamente. Dicho con mayor severidad, ¿no es esto simplemente blasfemia? ¿Cómo podría un hombre hablar en nombre de Dios? ¿Y cómo podrían las personas postrarse ante los registros de sus epístolas y ante las palabras que habló como si fueran un libro sagrado o un libro celestial? ¿Podría el hombre pronunciar a la ligera las palabras de Dios? ¿Cómo podría un hombre hablar en nombre de Dios?”. “No todo en la Biblia es un registro de las palabras habladas personalmente por Dios. La Biblia simplemente documenta las dos etapas anteriores de la obra de Dios, de las cuales una parte es un registro de las predicciones de los profetas y, otra, las experiencias y el conocimiento escritos por personas usadas por Dios a lo largo de las eras. Las experiencias humanas están contaminadas con opiniones y conocimiento humanos, y esto es algo inevitable. En muchos de los libros de la Biblia hay nociones humanas, prejuicios humanos y el entendimiento absurdo de los humanos. Por supuesto, la mayoría de las palabras son resultado del esclarecimiento y la iluminación del Espíritu Santo, y son entendimientos correctos, pero sigue sin poderse decir que son expresiones de la verdad totalmente precisas” (‘Relativo a la Biblia (3)’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Tras leer la palabra de Dios Todopoderoso, todos podemos ver que Dios no ha inspirado la totalidad de la Biblia y no es toda la palabra de Dios. Todo el que sea un poco sagaz podrá ver enseguida qué partes de la Biblia son palabras de Dios y qué partes son palabras de los hombres. El autor de cada epístola de la Biblia está claramente identificado, y se señalan con claridad también qué partes de la Biblia contienen la palabra de Dios. ¿Y cómo es posible que la gente continúe aceptando las palabras del hombre y de Satanás como si fueran de Dios sin ni siquiera pestañear? ¿Es justa esa manera de hablar? Si algunos creyentes en el Señor continúan afirmando que las palabras de los hombres incluidas en la Biblia, son realmente la palabra de Dios, ¿cómo crees que se sentirá Dios? ¿Es justo para Dios? ¿No es una difamación, denigración y blasfemia para él? ¿Cuál es el peso de la palabra del hombre para Dios? ¿Por qué no dedicamos un momento a pensarlo? ¿Cómo puede la palabra del hombre compararse con la de Dios? La esencia del hombre y la de Dios son enormemente diferentes, así que obviamente las palabras del hombre y las de Dios están incluso más alejadas. Sí, la palabra del hombre se ajustara a la verdad, gracias a la iluminación y clarividencia del Espíritu Santo, sería un gran logro. ¿No son falacias y mentiras las palabras del hombre si la obra del Espíritu Santo no las guía? Si los creyentes en Dios no lo ven, ¡me temo que es porque solo unos estúpidos e ignorantes! Actualmente, la totalidad del mundo religioso toma las palabras de los hombres de la Biblia como las de Dios. Lo que demuestra que nadie en el mundo religioso conoce realmente a Dios. La mayoría de los líderes religiosos son fariseos hipócritas. Si los que conocen verdaderamente a Dios nunca creerían que la Biblia es una inspiración de Dios y que es su palabra. Jamás adorarían ciegamente a la Biblia ni la tratarían como si fuera Dios. El mundo religioso mantiene en todas partes que Dios inspiró la Biblia y que es su palabra, y que la Biblia puede representar a Dios. ¡Es la falsedad más absurda de todo el mundo religioso!

Extracto del guion de la película de “Quién es mi Señor”

Anterior: Pregunta 7: Predicáis que Jesús Nuestro Señor ya ha regresado y que él es Dios Todopoderoso, que ha expresado muchas verdades y está haciendo su juicio de los últimos días. Creo que es imposible. Siempre hemos asegurado que la palabra y la obra de Dios están registradas en la Biblia, y que la palabra y la obra de Dios no existen fuera de la Biblia. Creemos que la Biblia ya incluye la totalidad de la salvación de Dios, la Biblia representa a Dios. Todo el que se adhiera a la Biblia, entrará en el reino de los cielos. ¡Nuestra creencia en el Señor se basa en la Biblia, alejarse de la Biblia constituye una negación y una traición al Señor! ¿Hay algo falso en esta afirmación?

Siguiente: Pregunta 9: La Biblia es un testimonio del Señor, y los cimientos de nuestra fe. Estos dos mil años, todos los creyentes han basado su fe en la Biblia. Así que creo que la Biblia representa al Señor. Creer en el Señor significa creer en la Biblia, creer en la Biblia significa creer en el Señor. Pase lo que pase, no podemos alejarnos de la Biblia. ¿Cómo se supone que debemos practicar la fe sin la Biblia? ¿Podría incluso llamarse fe en el Señor? Dime, ¿qué hay de malo en practicar la fe de esta manera?

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

1. Qué son la encarnación y su esencia

El significado de la encarnación es que Dios aparece en la carne, y viene a obrar con semejanza de carne en medio del hombre de Su creación. Por tanto, para que Dios se encarne, primero debe hacerse carne, con una humanidad normal; esto, como mínimo, debe hacerse realidad. De hecho, la implicación de la encarnación de Dios es que Él vive y obra en la carne, Dios se hace carne en Su misma esencia, se hace hombre.

1. La causa de las tinieblas y la maldad del mundo se encuentra en la mentira y la corrupción de la humanidad a manos de Satanás

Aunque Jesús hizo mucha obra entre los hombres, sólo completó la redención de toda la humanidad, se convirtió en la ofrenda por el pecado del hombre, pero no lo libró de su carácter corrupto. Salvar al hombre totalmente de la influencia de Satanás no sólo requirió a Jesús cargar con los pecados del hombre como la ofrenda por el pecado, sino también que Dios realizara una obra mayor para librar completamente al hombre de su carácter, que ha sido corrompido por Satanás.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro