Pregunta 1: La Biblia es un testimonio de la obra de Dios y ha sido de inestimable provecho para la humanidad. Leyendo la Biblia llegamos a entender que Dios es el Creador de todas las cosas, y acabamos percibiendo Sus admirables y poderosas obras y Su omnipotencia. Dado que la Biblia es un registro de la palabra de Dios y del testimonio del hombre acerca de Dios, ¿por qué no se puede recibir la vida eterna leyendo la Biblia? ¿No hay ningún camino de vida eterna en la Biblia?

Respuesta: Leyendo la Biblia hemos entendido que Dios es el Creador de todas las cosas y empezamos a reconocer sus maravillosas acciones. Esto es porque la Biblia es un relato sobre las dos primeras etapas de la obra de Dios. Es un registro de la palabra y obra de Dios y el testimonio del hombre en la Era de la Ley y la Era de la Gracia. Así que la Biblia es muy importante para nuestra fe. Piensa en ello, ¿si no fuera por la Biblia cómo podría el hombre llegar a entender la palabra del Señor y a conocerle? ¿De qué otra manera podría el hombre ser testigo de los actos de Dios y desarrollar la fe verdadera en él? Si el hombre no lee la Biblia, ¿cómo podría ofrecer el relato verdadero de todos los santos que han obedecido a Dios a través de los tiempos. Por eso leer la Biblia es esencial para practicar la fe, y ningún creyente en el Señor debería alejarse de la Biblia. Podría decirse que el que se aleja de la Biblia no puede creer en el Señor. Lo confirman las experiencias de los santos a través de los tiempos. Nadie se atreve a negar el valor y el significado de leer la Biblia al practicar la fe. Por eso todos los santos a través de los tiempos y los creyentes consideran que leer la Biblia es un asunto muy importante. Algunos llegan a afirmar que leer la Biblia y orar son tan imprescindibles como las piernas para caminar, sin alguno de los dos seríamos incapaces de ir hacia adelante. Pero Jesús Nuestro Señor dijo, “Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida” (Juan 5:39-40). Bueno, algunas personas están confundidas, piensan que como la Biblia es un registro de la palabra de Dios y un testimonio del hombre, ¡leerla debería dar la vida eterna al hombre! Entonces ¿Por qué Jesús Nuestro Señor dijo que no había vida eterna en la Biblia? En realidad, no es una idea tan complicada. Siempre que entendamos la historia interna y la esencia de la palabra y obra de Dios durante la Era de la Ley y la Era de la Gracia así como el efecto que se consigue a través de ellas, nos daremos cuenta de forma natural de por qué no se puede recibir la vida eterna leyendo la Biblia. En primer lugar, veamos la Era de la Ley. Durante esta era, Jehová estaba ocupado primordialmente en promulgar leyes, mandamientos y decretos para que el hombre los siguiera. Sus palabras eran principalmente para guiar a la humanidad, que todavía estaba en la infancia, viviera en la tierra. Estas palabras no pretendían cambiar la naturaleza de la vida del hombre. Así que las palabras de Dios durante la Era de la Ley eran para que la gente obedeciera las leyes y mandamientos. Aunque eran verdad, representaban solamente una verdad muy superficial. Durante la Era de la Gracia, la palabra y obra de Jesús Nuestro Señor se centraban en la obra de redención. Las palabras que expresó eran sobre la verdad de la redención e instaban a la gente a confesar sus pecados, a arrepentirse, a evitar pecar y hacer el mal. También enseñaban a la gente la forma correcta de orar al Señor y exigieron al hombre amar al Señor con todo su corazón y alma, amar a su prójimo como a si mismo, ser tolerante y paciente, y perdonar a los demás setenta y siete veces, etc. están todos incluidos en el camino del arrepentimiento. Así que, leyendo la Biblia, el hombre solo puede comprender la obra de Dios durante la Era de la Ley y la Era de la Gracia. Se dieron cuenta de que Dios creó todas las cosas, aprendió a vivir en la tierra y a adorar a Dios. Entendieron lo que es pecar, quién era bendecido por Dios y quién maldecido. Comprendieron cómo confesar los pecados y arrepentirse ante Dios. Aprendieron humildad, paciencia y clemencia, y que deberían llevar la cruz para seguir al Señor. Ellos mismos vieron la piedad y compasión ilimitadas de Jesús Nuestro Señor, y se dieron cuenta de que únicamente mostrándose con fe ante Jesús Nuestro Señor disfrutarían de su abundante misericordia y verdad. La palabra y obra de Dios durante la Era de la Ley y la Era de la Gracia tal y como se registran en la Biblia eran la verdad expresada por Dios según el plan para salvar a la humanidad y sus necesidades de la época. Estas verdades solo indujeron al hombre a adoptar buenos comportamientos superficiales pero fueron incapaces de solucionar las raíces pecadoras de los hombres, de cambiar su carácter vital, o de permitir que el hombre consiguiera la purificación, salvación y perfección. De este modo, la palabra expresada por Jesús Nuestro Señor durante la Era de la Gracia debe tomarse únicamente como camino para el arrepentimiento, pero no para la vida eterna. ¿cuál es entonces el camino de la vida eterna? El camino de la vida eterna es el camino de la verdad que permite al hombre vivir eternamente, o sea, que le permite expulsar las amarras y limitaciones de su naturaleza pecadora, cambiar su carácter vital y conseguir la verdad como vida, liberarse totalmente de la influencia de Satanás y ser compatible con Cristo. Permite al hombre conocer, obedecer y reverenciar a Dios hasta el punto de no volver a pecar oponiéndose o traicionándole. Solo el camino que consigue estos resultados puede llamarse camino para la vida eterna. Las personas mueren como consecuencia del pecado. Si el hombre consigue la verdad como camino de vida y se libra de la peste de sus pecados, Dios le bendecirá con la vida eterna. Así que solamente recibiendo la salvación de Dios en los últimos días puede el hombre disfrutar de la vida eterna que Dios concede a la humanidad.

Extracto del guion de la película de “¿Quién es Mi Señor?”

Anterior: Pregunta 2: Creemos que podemos alcanzar la vida eterna poniendo nuestra fe en el Señor y siguiéndolo. La palabra del Señor lo corrobora: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá, y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás” (Juan 11:25-26). “Pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en él en una fuente de agua que brota para vida eterna” (Juan 4:14). Estos pasajes son la promesa del Señor Jesús. El Señor Jesús nos puede conceder la vida eterna, el camino del Señor Jesús es el camino de la vida eterna, y la Biblia dice: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él” (Juan 3:36). ¿El Señor Jesús no es el Hijo del Hombre, no es Cristo? Nosotros podríamos recibir el camino de la vida eterna por medio de la fe en el Señor, pero vosotros dais testimonio de que Cristo de los últimos días nos traerá el camino de la vida eterna. No lo entiendo muy bien, todos somos seguidores del Señor Jesucristo. ¿Por qué no basta con esto para recibir el camino de la vida eterna? ¿Y por qué también hemos de aceptar las palabras y la obra de Cristo de los últimos días?

Siguiente: Pregunta 1: Solamente lleva algo más de una década creyendo en Dios. Todavía es novata. Yo ya he vivido más de media vida y estudié las religiones durante décadas. Con responsabilidad puedo decirle que no hay ningún Dios en este mundo ni ha habido nunca un Salvador. Todo eso de creer en Dios es demasiado confuso, muy poco práctico. Ambos somos personas instruidas y debemos examinar los asuntos en función de los hechos y la ciencia. Debemos creer en teorías científicas como el materialismo y el darwinismo, ¿Por qué hay que creer en Dios? Los comunistas sólo creemos en el ateísmo y la teoría de la evolución. Debe saber que la evolución de Darwin es una de las teorías más importantes para la humanidad de toda la historia de la ciencia. Según dicha teoría, podemos estar seguros de que todo fue creado por obra de la naturaleza. El hombre es resultado accidental del proceso biológico de evolución de la naturaleza. El hombre evolucionó a partir del simio. Esto tiene una base teórica suficiente. Demuestra que el hombre no fue creado por Dios. Las palabras de la Biblia son mitos y leyendas que no se pueden tomar en serio. Le aconsejo que se informe más sobre el materialismo y el darwinismo. Son unas teorías muy prácticas que pueden resolver dudas. Creo que, cuando lo vea claro, entenderá las creencias religiosas de forma correcta y dejará su fe ilusoria. Sólo tendrá futuro si obedece al Partido Comunista de China.

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

1. Las ovejas de Dios oyen Su voz y solo al oír la voz de Dios es posible reunirse con el Señor regresado

Aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su esencia, y aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su expresión. Haciéndose carne, Dios traerá la obra que debe hacer, y haciéndose carne expresará lo que Él es; será, asimismo, capaz de traer la verdad al hombre, de concederle vida, y de mostrarle el camino. La carne que no contiene la esencia de Dios seguramente no es el Dios encarnado; de esto no hay duda.

4. Cómo profundizan por pasos las tres etapas de obra de Dios para que las personas sean salvadas y perfeccionadas

Toda la gestión de Dios se divide en tres etapas, y en cada etapa al hombre se le hacen exigencias adecuadas. Además, a medida que las épocas pasan y avanzan, las exigencias que Dios le hace a toda la humanidad cada vez son más altas. Así, paso a paso, esta obra de la gestión de Dios alcanza su clímax, hasta que el hombre contempla el hecho de la “aparición de la Palabra en la carne”, y de esta manera las exigencias para el hombre son cada vez más altas y las exigencias para el hombre de dar testimonio cada vez son más altas…

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro