Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

872 La autoridad de Dios es real y verdadera

Velocidad

872 La autoridad de Dios es real y verdadera

I

Aunque Dios posee autoridad y poder,

Su autoridad es verdadera, no está vacía.

Esta autenticidad y realidad gradualmente se revelan

y plasman en Su creación y control

y en el proceso de gestión del hombre.

El poder y la autoridad de Dios

se revelan constantemente.

Esto muestra que Su autoridad existe,

ya que Él usa Su poder y Su autoridad

para continuar Su obra y a todo ordenar y gobernar.

Ni Sus mensajeros ni Sus ángeles

pueden sustituir Su poder.

Él es el único que ejerce poder y autoridad.

Esto no admite duda alguna de toda la humanidad.

II

Todo método, idea y detalle

del reino de Dios sobre la humanidad,

el universo y todo lo que hay en él,

toda la obra que Él realizó y Su conocimiento

son la prueba indudable y literal

de que Su poder y Su autoridad son reales,

verdaderos y no son palabras vacías.

El poder y la autoridad de Dios

se revelan constantemente.

Esto muestra que Su autoridad existe,

ya que Él usa Su poder y Su autoridad

para continuar Su obra y a todo ordenar y gobernar.

Ni Sus mensajeros ni Sus ángeles

pueden sustituir Su poder.

Él es el único que ejerce poder y autoridad.

Esto no admite duda alguna de toda la humanidad.

III

Mensajeros y ángeles parecen tener gran poder.

Quizás hicieron milagros o cosas encargadas por Dios,

pero a fin de cuentas, sólo realizaron Su comisión.

Sus actos no prueban que poseen autoridad como Dios,

ya que nada se compara a Su poder,

que crea y gobierna todo lo que fue, será y es.

Nada puede ejercer ni mostrar el poder de Dios.

El poder y la autoridad de Dios

se revelan constantemente.

Esto muestra que Su autoridad existe,

ya que Él usa Su poder y Su autoridad

para continuar Su obra y a todo ordenar y gobernar.

Ni Sus mensajeros ni Sus ángeles

pueden sustituir Su poder.

Él es el único que ejerce poder y autoridad.

Esto no admite duda alguna de toda la humanidad.

Adaptado de ‘Dios mismo, el único I’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:El efecto de comprender el carácter de Dios

Siguiente:El carácter de Dios no tolera la ofensa