Capítulo 81

¡Qué malvada y licenciosa es esta vieja era! ¡Te tragaré entero! ¡Monte Sion! ¡Levántate para aclamarme! Para la terminación de Mi plan de gestión, para el logro con éxito de Mi gran obra, ¡quién se atreve a no levantarse y aclamar! ¿Quién se atreve a no levantarse y saltar de gozo sin parar? ¡Hallarán la muerte por Mi mano! Yo llevo a cabo justicia sobre todo el mundo, sin la menor compasión ni bondad amorosa, y lo hago con total desapasionamiento. ¡Pueblos todos! ¡Levantaos para darme alabanza y gloria! Toda la gloria sin fin, de eternidad a eternidad, existe por Mi causa y la establecí Yo. ¿Quién se atrevería a tomar la gloria para sí mismo? ¿Quién se atrevería a tratar Mi gloria como una cosa material? ¡Morirán por mi mano! ¡Oh, crueles humanos! Yo os creé y proveí para vosotros, y os he liderado hasta este día, pero no sabéis lo más mínimo sobre Mí ni me amáis en absoluto. ¿Cómo puedo mostrar misericordia por vosotros de nuevo? ¿Cómo puedo salvaros? ¡Solo puedo trataros con Mi ira! Os corresponderé con destrucción y con castigo eterno. Esto es justicia; solo puede ser de esta forma.

Mi reino es sólido y firme; nunca se derrumbará. ¡Existirá hasta la eternidad! ¡Mis hijos, Mis hijos primogénitos y Mi pueblo disfrutarán de bendiciones conmigo por siempre! Los que no entiendan los asuntos espirituales y aquellos a los que no se les concedan revelaciones del Espíritu Santo serán excluidos de Mi reino tarde o temprano. No se marcharán por iniciativa propia, sino que serán obligados a ello por el gobierno de Mi vara de hierro y por Mi majestad. Además, serán echados a patadas por Mí. Aquellos que han sido poseídos durante un tiempo por espíritus malvados (es decir, desde el nacimiento), serán expuestos ahora. ¡Te expulsaré! ¿Todavía recuerdas lo que he dicho? Yo —el Dios santo y sin mancha— no moro en un templo repugnante e inmundo. Aquellos que están poseídos por los espíritus malvados saben esto por sí mismos, y no necesito aclarárselo. ¡No te he predestinado! ¡Tú eres el viejo Satanás, pero quieres infiltrarte en Mi reino! ¡De ninguna manera! ¡Yo te lo digo! Hoy te lo dejaré muy claro: a aquellos a los que Yo elegí en el momento de la creación de la humanidad, les he infundido Mi calidad y Mi carácter; por tanto, hoy solo son leales a Mí, pueden llevar una carga por la iglesia, están dispuestos a esforzarse por Mí y a ofrecerme todo su ser. Aquellos a quienes Yo no he escogido han sido, por tanto, corrompidos por Satanás hasta un cierto grado y no poseen nada de Mi calidad ni de Mi carácter. Vosotros pensáis que Mis palabras son contradictorias, pero las palabras “Estáis predestinados y escogidos por Mí, pero soportáis las consecuencias de vuestras acciones” se refieren a Satanás. Ahora explicaré un punto: hoy, los que pueden levantarse y asumir la autoridad de las iglesias, pastorearlas, ser considerados con Mi carga y cumplir funciones especiales, ninguna de estas personas está al servicio de Cristo. Todos son los que Yo he predestinado y escogido. Yo os digo esto para que no os preocupéis ni retraséis demasiado vuestro progreso en la vida. ¿Cuántos pueden obtener el estatus de hijo primogénito? ¿Será que eso sea tan fácil como obtener un diploma? ¡Imposible! Si Yo no os hubiese perfeccionado, hace mucho que habríais sido corrompidos hasta cierto grado por Satanás. Esta es la razón por la que he hecho hincapié repetidamente en que siempre cuidaré y protegeré a los leales a Mí y los escudaré del daño y el sufrimiento. Los que Yo no he predestinado son los poseídos por espíritus malignos, ellos son los insensibles, los torpes, los que están espiritualmente atrofiados y no pueden pastorear las iglesias (es decir, los que tienen entusiasmo pero no tienen claras las visiones). Debes ser apartado rápidamente de Mi vista, y cuanto más pronto mejor, no sea que me sienta asqueado y enojado al verte. Si te escapas rápidamente, recibirás menos castigo pero, cuanto más tardes, más duro será este. ¿Entiendes? ¡No actúes con tan poca vergüenza! ¡Eres depravado y estás descontrolado, no piensas y eres descuidado, y no tienes ni idea de qué clase de basura eres! ¡Estás ciego!

Todos los que ostentan el poder en Mi reino son cuidadosamente escogidos por Mí y han experimentado repetidas pruebas; nadie puede derrotarlos. Yo les he dado fuerza, así que ellos nunca caerán ni irán por mal camino. Han obtenido Mi aprobación. A partir de ahora, los hipócritas mostrarán su verdadera cara. Son capaces de hacer toda clase de cosas vergonzosas, pero finalmente no escaparán a Mi mano, que castiga e incinera a Satanás. Mi templo será santo e inmaculado. Todo él es un testimonio de Mí, una manifestación de Mí y gloria a Mi nombre. Mi templo es Mi morada eterna y el objeto de Mi amor eterno. Yo lo acaricio a menudo con la mano del amor, le traigo consuelo con el lenguaje del amor, cuido de él con los ojos del amor y lo acojo en el seno del amor, para que no caiga en las trampas de los malvados ni sea seducido por Satanás. Hoy, los que me rinden servicio pero no han sido salvados serán usados por Mí una última vez. ¿Por qué me apresuro a expulsar estas cosas de Mi reino? ¿Por qué debo sacarlas de Mi vista? ¡Las odio hasta los tuétanos! ¿Por qué no las salvo? ¿Por qué las detesto tanto? ¿Por qué debo fulminarlas? ¿Por qué debo destruirlas? (Ni una pizca de ellas puede permanecer a Mi vista, incluyendo sus cenizas). ¿Por qué? ¡Incluso el gran dragón rojo, la serpiente antigua y el viejo Satanás buscan el sustento en Mi reino sin ganárselo! ¡Dejaos de fantasías! ¡Todos ellos quedarán en nada y serán convertidos en cenizas!

Yo destruiré esta era, la transformaré en Mi reino y viviré y disfrutaré con las personas que amo por toda la eternidad. Esas cosas inmundas no deben asumir que pueden permanecer en Mi reino. ¿Pensáis que podéis pescar en aguas revueltas? ¡Olvidaos de esas fantasías! ¡No sabéis que Mis ojos lo ven todo! ¡No sabéis que todo está dispuesto por Mi mano! ¡No penséis que estáis en tan alta estima! Cada uno de vosotros debe tomar su lugar apropiado. No finjáis ser humildes (me refiero a los que son bendecidos) ni tembléis ni tengáis miedo (me refiero a los que sufren infortunios). Ahora mismo, todo el mundo debe conocerse a sí mismo en su corazón. Aunque Yo no mencione vuestro nombre, debéis seguir sintiéndoos seguros, porque Yo he dirigido Mis palabras a cada individuo. Independientemente de si sois o no Mis escogidos, Mis palabras van dirigidas a todos vuestros estados actuales. Es decir, si estáis entre Mis escogidos, entonces hablo del estado de los que Yo he escogido basándome en cómo os habéis presentado a vosotros mismos; en cuanto a los que no están entre Mis escogidos, Yo también hablo según sus estados. Por tanto, Mis palabras se han pronunciado hasta cierto punto. Cada uno debería tener un buen sentido de eso. ¡No os engañéis a vosotros mismos! ¡No temáis! Como el número de personas está limitado a solo unas pocas, ¡el engaño no funcionará! Quienquiera que Yo diga que es escogido es escogido, y por muy bueno que seas para fingir, sin Mi calidad, fracasarás. Como Yo cumplo Mi palabra, no altero Mis propios planes a la ligera; Yo hago todo lo que quiero, porque todo lo que hago es correcto, Yo soy supremo y único. ¿Tienes esto claro? ¿Entiendes?

Ahora, después de leer Mis palabras, los que hacen el mal y los que son torcidos y astutos también están trabajando duro para buscar el progreso y para hacer sus propios esfuerzos personales. Quieren pagar solo un pequeño precio para abrirse camino hacia el interior de Mi reino. ¡Deberían dejar a un lado esos pensamientos! (Estas personas no tienen esperanza porque Yo no les he dado la oportunidad de arrepentirse). Yo vigilo la puerta de Mi reino. ¿Crees que las personas pueden entrar en Mi reino como deseen? ¿Crees que Mi reino simplemente aceptará cualquier clase de chatarra? ¿Que Mi reino aceptará cualquier clase de basura inútil? ¡Estás equivocado! Hoy, los que están en el reino son los que ostentan el poder regio conmigo; Yo los he cultivado cuidadosamente. Esto no es algo que se pueda lograr simplemente queriéndolo; debes ganarte mi aprobación. Además, esto no es algo que sea debatido con nadie más, sino que Yo mismo lo dispongo. Todo lo que Yo digo se cumple. Mis misterios son revelados a quienes Yo amo. Los que hacen el mal, es decir, aquellos a quienes Yo no he escogido, no tienen derecho a recibirlos. Aunque oyeran estos misterios, no los entenderían porque Satanás ha tapado sus ojos y se ha apoderado de su corazón, ha arruinado todo su ser. ¿Por qué se dice que Mis acciones son asombrosas y sabias, y que movilizo todo lo que está a Mi servicio? Entregaré a Satanás a los que no hayan sido predestinados ni escogidos por Mí para castigarlos y corromperlos y no tendré nada que ver con su castigo; ¡así de sabio soy! ¿Quién ha pensado alguna vez en esto? Sin ningún esfuerzo en absoluto, Mi gran obra se ha cumplido, ¿no es así?

Anterior: Capítulo 80

Siguiente: Capítulo 82

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Capítulos 24 y 25

Sin una lectura minuciosa, es imposible detectar algo en las declaraciones de estos dos días; de hecho, se deberían haber realizado en un...

Capítulo 12

Cuando el relámpago surge desde el Oriente —que es, precisamente, el momento en el que comienzo a pronunciar Mis palabras—, en el momento...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp